Theodore A. Nott

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Theodore A. Nott

Mensaje por Theodore A. Nott el Miér Jul 27, 2011 4:50 am


DATOS BÁSICOS.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
NOMBRE COMPLETO:
Theodore Ayrton Nott

APODOS:
Theo; Nott.

EDAD:
42 años

HABILIDAD O TIPO DE MAGO:
Legeremántico y Oclumántico

TIPO DE SANGRE:
Sangre Limpia

ORIENTACIÓN SEXUAL:
Heterosexual

NACIONALIDAD:
Inglesa

OCUPACIÓN/CLUB:
Jefe del Departamento de Accidentes Mágicos y Catástrofes

DATOS DESCRIPTIVOS.

DESCRIPCIÓN FÍSICA:
Theodore mide 188 centímetros. Su piel es morena clara y parece ser resistente. Sus manos son grandes, masculinas y de aspecto fuerte. Tiene el cuerpo trabajado y se le nota a simple vista en los brazos y en el pecho, pero sin exceso. Sus ojos son de color negro y de mirada penetrante, fría. Su cabello suele llevarlo corto, aunque en algunas ocaciones lo prefiere ligeramente largo, es ondulado. Por lo general se deja la barba, le hace ver con un aspecto sexy y malo, pero siempre bien cuidada para no parecer un vagabundo. El tono de su voz es frío y parece que estuviera lleno de desprecio y veneno.
Gusta de vestir con colores oscuros, especialmente usar el negro, gris, verde y azul. Trata de estar a la moda en cuanto a la ropa mágica. Las túnicas siempre las usa negras con capucha sin punta. Sólo usa zapatos de vestir para su trabajo, cuando se encuentra en casa prefiere los deportivos.


DESCRIPCIÓN PSICOLÓGICA:
Que mala costumbre la de las personas tener prejuicios sobre alguien sin siquiera conocer a dicho sujeto. Eso le parece de lo más molesto a Theodore Nott, ¿pero saben? Nunca ha dejado que le afecte, incluso le gusta que la mayoría de la gente no sepa cómo es su verdadera personalidad, pues de lo contrario sabrían ya mucho acerca de él y resultaría algo peligroso.
Una de las cosas que ha traído con él a lo largo de su vida es que es un hombre reservado más no serio como dicen los demás. Él no tiene la necesidad de andar destapándose con todo mundo, dejando saber a los demás que dentro de él puede llegar a ser una persona demasiado extrovertida, eclipsando a su parte introvertida. Pero bueno, deben saber que es serio por varias razones y una de ellas es que le gusta observar. Siempre está atento a todo lo que pasa a su entorno, puede captar el más mínimo detalle como el de un insecto pasando de forma veloz por el suelo, manchas por aquí o por allá, todo ese tipo de detalles que para muchos son invisibles. Otra de las razones es por escuchar todo lo que pase, prefiere mil veces escuchar que hablar en una conversación pues así pone atención a todas las palabras, analizándolas y dándole algún sentido, deducir por qué se usa un tono de voz, también para descubrir gestos de su interlocutor que le digan que está mintiendo. Pero vamos… Todo esto no quiere decir que no sepa como llevar una conversación, es un hombre demasiado listo.
Y ya que se tocó el tema de su lado divertido, cuando se encuentra con personas de su total confianza puede llegar a hablar hasta por los codos, siempre y cuando se encuentre de humor para hacerlo. Sabe como divertirse, sabe como entretener a una persona y como buen padre de familia, siempre trata de dar lo mejor de si para con su esposa e hijos. Con Daphne él es demasiado romántico la mayoría de las veces, no le importa hacer el ridículo por ella, siempre le gusta tenerla alegre, haría lo que fuera por el amor de su vida. Con su primogénita el comportamiento de Theodore es… diplomática vamos, las cosas entre ellos dos son algo hostiles pero, por otro lado y con total contraste cuando se trata de su hijo es el mejor padre que pudiera existir.
Una de las características de Theodore y que él ve como una bendición es la paciencia que tiene. Difícilmente se le ve descontrolado pues no le gusta esa parte de él pues llegar a ser demasiado fea para su gusto, es como si dejaran salir de la jaula a una bestia con hambre dispuesta a matar lo primero que viera para devorar hasta saciar su hambre. Demasiado explosivo, impulsivo, en ese estado no se piensa mucho lo que dice que y sus palabras llegan a ser hirientes para quien son dirigidas.
Tiene una mentalidad purista que fue adquirida gracias a su padre, el cual fue mortífago en la era de Voldemort. Es obvio que no le gustan los magos y brujas que son de sangre sucia, detesta tener que hacer contacto visual y físico con ellos, pero no tiene opción cuando se encuentra en el ministerio pues con esas reformas que penan a los pensamiento racistas, sólo le queda la opción de sonreír de forma hipócrita mientras se muerde la lengua para no decir nada malo. Aunque es tan listo que puede despreciarlos con el buen uso de la diplomacia, cosa que se le da muy bien, sabe manejar las palabras, combinarlas a su antojo para hipnotizar al receptor, confundirlo y hacerle sentir varias emociones.
Es inteligente por naturaleza, se le da a la perfección de entender las cosas a la primera vez, quizás es por eso que le gusta observar y escuchar, para aprender aunque sea un poco más y dejar de ser un ignorante. Su filosofía en estos aspectos es de que no estudia para saber más, sino para ignorar menos y vaya que lo hace de maravilla. Nunca se puede ganar en discusiones diplomáticas con Theodore, ya que este tiene el curioso don de saber como piensan las personas después de haber conversado un par de minutos con ellas. El cuerpo dice demasiado de quien somos y Nott lo sabe muy bien.
Sabe hacer uso de la diplomática de manera perfecta. Se le da demasiado bien el ganar la confianza de las demás personas y en base a ello, pedir favores que le podían ser demasiado convenientes, además de que tener a las correctas amistades puede traer grandes beneficios a un largo plazo.


ANTECEDENTES.

HISTORIA:
42 años de vida parecen ser demasiados, tantas experiencias vividas, demasiados momentos agradables y otros no tanto. Alegrías y euforias, al igual que llantos y lágrimas. En esta vida se viene a sufrir y luchar para poder alcanzar la felicidad y Theodore sabe perfectamente eso.

El 7 de julio de hace ya muchos veranos, él llegó a este mundo en silencio, como siempre fue a la vista de los demás. Su pequeños ojos a pesar de no ver nada, estaban totalmente abiertos, negros azabache, profundos y llenos de misterio. Sus pequeñas manos estaban abiertas, como si sus diminutos dedos quisieran tocar algo que no había. Su boca estaba totalmente cerrada y sólo la abrió para bostezar ligeramente. Al principio los sanadores que atendieron el parto pensaron que no respiraba, pero se tranquilizaron cuando vieron como su barriga se inflaba ligeramente, como sus costillas se expandía apenas cuando sus pulmones se llenaban de aire. Había sido un nacimiento tranquilo, su madre apenas y se quejó, al parecer la vida del pequeño Theodore sería en silencio la mayoría del tiempo, siempre reservado y sólo hacer uso de la palabra cuando lo encontraba necesario.

Los primeros tres años de vida de Theodore fueron felices, o al menos es lo que todo niño pequeño debía merecer. De sus padre siempre recibió amor, protección y todo lo imaginable y por que no, también lo inimaginable. Pero, él no recuerda mucho de aquellos primeros años de vida, ya que a los tres años un accidente terminó con la vida de su madre. Muchas son las veces en que Theodore sueña con aquel episodio que lo marcó para siempre…

“Caminaba con mucho cuidad de no pegarse con las orillas de las mesas, con los muebles. Su andar era lento y dudoso, siempre con temor cuando se trataba de bajar las escaleras pues le parecían totalmente altos y algo le decía que la caída por ellos terminaría con mucho dolor por sobre su frágil cuerpo.

Bajó con total cuidado las escaleras que llevaban hacia el sótano de su mansión. Sus manitas estaban totalmente pegadas a la fría pared para no perder el equilibrio. Sabía que su madre bajaba a esas horas del día a ese lugar oscuro para jugar con su varita. Cuando hubo llegado al fin la vio en el centro de la habitación, su brazo estaba totalmente estirado y en su mano sujetaba su varita de forma firme.

Mama, fue lo que dijo el pequeño. Su madre lo escuchó y se sobresaltó, justo cuando un haz plateado salía de su varita, rebotando en la pared y dándole de lleno en su pecho. El rostro de dolor que puso quedaría grabado en la mente de Theodore por siempre. El pequeño sabía que algo andaba mal, se acercó a su madre y se arrodilló junto a ella. Pasó sus dedos por entre su cabello rizado, miró directamente a sus ojos que veían a la nada, toco su mejilla.

Por más que la llamó ella no respondió, por más que la movió ella no lo hizo. Esa fue la primera vez que sintió terror, no lo sabía pero lo sentía perfectamente.”

De ese triste capítulo de su vida, lo que más recuerda fue el grito que el pegó cuando supo que su madre no tenía vida más. Cuando se dio cuenta que era como aquellos insectos que el aplastaba, con aquellas arañas que muchas veces vio quietas en el patio de su mansión. Fue entonces que supo que el ser humano era demasiado frágil y que por más dureza y carácter que mostrara, al final todo lo hería.

Las cosas a partir de aquella fecha cambiaron. Su padre se volvió más y más frío con el paso del tiempo. El cariño que Theodore antes recibía iba disminuyendo. Tanto que pasó a temer la presencia de su padre, pues siempre que se encontraban solos el pequeño Nott tenía que controlarse. No podía reír demasiado fuerte con algo gracioso, no podía gritar de emoción o de miedo, tenía que comportarse o de lo contrario recibiría gritos por parte de su padre.

4 años cumplió y no recibió regalos como antes. No hubo un enorme pastel decorado con velitas, simplemente fue un día común y corriente, otro día más. Sí, Theodore sabía que su vida ya no sería lo mismo. Dejó de articular palabras salvo cuando su padre le preguntaba cosas, no hablaba con nadie y bueno, la verdad es que no había muchas personas con quien hablar. Las cosas que antes solía hacer con alegría, ahora las hacía por mera costumbre. Jugar con sus muñecos que se movían por voluntad propia ya no era divertido, volar en su pequeña escoba que lo hacía volar apenas unos centímetros por arriba del suelo ya no había mucha emoción, y si la había la reprimía.

Cuando cumplió 5 años pasaron varias cosas curiosas en su vida. Descubrió que cuando su padre llegaba con un olor extraño en su aliento, lo mejor era apartarse de él e ir inmediatamente a su habitación para hacer el dormido. Otra cosa que lo marcaron fue la de conocer a personas de su corta edad, empezó por vez primera a relacionarse con niños y niñas de familias importantes. Malfoy, Avery, Mulciber, Rosier y demás, todos del mismo nivel socioeconómico que él, todos igual de puros en sangre pero, nadie sentía lo mismo que Theodore, nadie conocía la tristeza como él.

Algo curioso que pasó fue cuando por vez primera salió de vacaciones junto a su padre. Los dos fueron de vacaciones a la calurosa Francia, a las playas. No podía negar que no la pasó bien. Sentir un sol más cálido sobre su piel, la suave arena entre los dedos de sus pies y el agua mojando su cabello. Recordaba la espuma de mar y el agua salada que de vez en cuando se metía a su boca. En esas vacaciones vio sobre la caliente arena a un pez de escamas totalmente plateadas que se movía de forma lenta, abría y cerraba la boca grande siempre de forma circular. Sus branquias se movían y sus aletas estaban totalmente pegadas a su cuerpo. No supo qué hacer en ese momento y al final no hizo nada más que observarlo. Estuvo a su lado hasta que dejó de moverse y después de eso le echó arena encima suyo, enterrándolo apenas un poco.

Llegaron 6 años y su aspecto empezó a cambiar. Era un muchacho enclenque, de aspecto conejil, siempre solitario pero con mucha curiosidad a lo que pasaba a su alrededor. Mientras más crecía todo le parecía asombroso, las pequeñas cosas que pasaban le eran totalmente interesantes, ponía ya total atención a detalles que nadie veía. Podía ver en un árbol corriente una gran maravilla, todo lo veía de forma diferente, con otro sentido.
Y con esa curiosidad también llegó algo que hasta la fecha no se había atrevido hacer. Mientras más curioso se volvía, mientras saciaba aquella sed de conocimiento, más se cuestionaba el comportamiento de su padre. Ahora con cada negación el pequeño le contestaba con un por que no, con cada orden que recibía Theodore respondía con un porqué desafiante.

“Ya vete a dormir Theodore que quiero estar solo, le dijo su padre que empezaba a servirse whiskey de fuego en un vaso con dos hielos. El pequeño sabía que tenía que obedecer sin decir nada, pero esta vez sería diferente, No quiero, respondió sin dudar, quería saber que pasaría si desafiaba a su padre. Su padre le gritó que se fuera pero el hijo volvió a responder de forma negativa. Lo que siguió fue horrible de verdad, y le quedó muy claro que no se cuestionaban las palabras de su padre o sería obligado a hacer las cosas con un Imperio”

A la edad de 7 años la magia que habitaba dentro de él se hizo presente. Lo recuerda bastante bien, pues fue la primera vez que sintió un verdadero castigo por parte de su padre. Se encontraba en la habitación de su padre, en la cama para ser más precisos, sobre sus piernas había un álbum de fotografías que estaba repleto de imágenes de su madre. Siempre que podía lo sacaba del lugar de donde su padre lo guardaba con recelo. Sus ojos negros veían a su madre sonriendo y algo caliente empezó a nacer desde su pecho, sentía que las lágrimas le inundaban los ojos y de pronto, el álbum estaba en llamas. Lo arrojó de forma inmediata y cayó en la alfombra. Salió corriendo y se encerró en su habitación, no salió para nada y se escondió debajo de su cama cuando su padre llegó a casa.

Los gritos de furia del señor no se hicieron esperar, las palabras cargadas de enojo sólo pronunciaban el nombre del niño. Escucho pisadas que se acercaban, sabía que haberse encerrado no servía de nada, ya que con la magia su padre podía abrir rápidamente la puerta, y así lo hizo. Salió al primer llamado de su padre que ya estaba dentro, su varita estaba fuera. Fue jalado de su brazo hasta la habitación de su padre y estando allí vio en el suelo un gran agujero en la alfombra y alrededor de esto cenizas de papel. No había quedado nada del álbum. Lo que a continuación pasó fueron apenas 5 segundos de total dolor en todo el cuerpo, pero esos escasos segundos fueron una eternidad para Theodore. Ahora cada vez que se portaba mal recibía un Crucio como castigo.

Los años que siguieron hasta que cumplió 11 años no fueron para nada sorprendentes, o al menos para Theodore fueron de lo más normal. Sabía como comportarse con su padre, algunas veces lo hacía enojar pero ya se había acostumbrado a sus castigos de tortura, de hecho cuando el rayo rojo lo golpeaba ya no gritaba, se tragaba sus gritos pues sabia que de nada servía gritar.

Un buen día llegó la esperada carta que anunciaba que había sido elegido para estudiar en el mejor colegio de magia de Inglaterra. La verdad es que no fue mucha sorpresa. Antes de que la lechuza llegara, él ya había leído algunas cosas sobre Hogwarts, además de que siempre anhelo estar en la casa de Slytherin, puesto que era todo lo que él era. Ser sangre limpia era algo esencial en la vida, ser reconocido por eso era de real importancia. Sí, ahora el pequeño Theodore tenía las mismas ideas que su familia. Purista.
Justo un día antes de que se subiera al tren escarlata que lo llevaría a Hogwarts, él y su padre fueron hasta el famoso Callejón Diagon, en donde visitaron su bóveda en Gringotts, la cual era enorme y estaba llena de oro y muchas otras cosas. Le compraron su lechuza negra, sus libros de primera mano, el uniforme y más cosas. Su varita fue comprada en Ollivanders, donde el viejo que le pareció de lo más loco, le dio su varita que hasta ahora sigue llevando con él.

Su vida en Hogwarts no fue muy diferente a como lo era antes de entrar al colegio. Nunca se le dio eso de socializar con los demás, aunque lo hacía cuando era necesario. Se podría decir que hizo “amigos” los cuales sus padres eran amigos de su padre. Lo rescatable de la etapa de Theodore en Hogwarts es que siempre estuvo enamorado de una rubia, pero a la cual nunca se atrevió a hablarle.

Cuando estuvo en quinto año fue cuando se soltó más y empezó a socializar más con sus compañeros. Salía de juerga con ellos, se metía en varios problemas de vez en cuando. En sexto probó por primera vez el cigarro, al principio le pareció asqueroso y un mal hábito, pero con el tiempo le encontraría el gusto. También a esa edad fue cuando se puso las peores borracheras de su vida.

Su desempeño escolar fue excelente, siempre fue de mente brillante y demasiado ambiciosa. Inteligente por naturaleza no necesitaba pasarse los días encerrado en la biblioteca para estudiar. Siempre se le dio eso de entender las cosas a la primera, lo único que hacía pare reforzar sus conocimientos era leer un poco acerca del tema y listo.

Quizás de los momentos más significativos de su vida fueron cuando su padre se declaró proactivo a la causa del Señor Tenebroso. Theodore se sentía orgulloso de su padre, sabía que lo todo lo que hacía era correcto. Exterminar a los hijos de muggles era una tarea que sólo ellos podían hacer. Esperaba que todo saliera bien y en un futuro no muy lejano, poder unirse a las filas, aportar a la causa algo con su mente brillante.

Cumplió 17 años y con ello su último año en Hogwarts. Vivió todos los acontecimientos que estuvieron relacionados con Harry Potter y sus amigos, no estuvo presente en la batalla en Hogwarts puesto que no iba a arriesgar su vida, necesitaba ayudar, al menos, en preservar la buena sangre. Cuando todo aquello terminó se decepcionó un poco cuando Voldemort fue derrotado por su propia maldición. Todo lo que pasó a continuación fue crear toda una red de mentiras que su padre no fuera arrestado por los aurores, torcieron la verdad y así Theodore Senior evitó Azkaban aunque, su reputación se vio afectada considerablemente y con ellos, también la de su familia. Ahora Era obligación de Theodore la de recuperar aquel respeto que tenían entre la sociedad mágica, y lo hizo cuando al final le declaró su amor a Daphne Greengrass.

Cuando terminó sus estudios se dedicó a hacer pequeños trabajos para el Ministerio de Magia. La poca reputación que aún tenía su apellido fue usada para poder ir escalando poco a poco, aunque en un principio muchos magos y brujas no confiaron en él, ya que pensaban que tenía las mismas ideas puristas de su padre. Claro que las tenía, pero desde que se crearon aquellas reformas que penaban ese tipo de comportamiento racista, pues tenía que tragarse su asco hacia aquellos impuros.

Se casó con Daphne Greengrass y de su matrimonio nació Cassandra. Los primeros años de la niña fueron los más alegres para Theodore. La amaba más que a nada en el mundo, quería ser para ella un padre ejemplar. Quería educarla lo mejor posible, haría de ella a una mujer perfecta. Pero a realidad es que nunca se imaginó que su hija tomaría decisiones totalmente diferentes. Los cambios en ella fueron tan marcados que dejó de verla con mucho cariño, sabía que no podía seguir viendo en ella a una Nott ejemplar y, después de todo, ahora tenía otro hijo ya. Theodore Jr. ahora llevaba sobre sus hombros el peso del apellido, al ser varón había nacido con varios privilegios que Cassandra no tenía. Ahora sería Theodore Jr. quien llevaría más en alto el antiguo y sagrado apellido.

Junto a su esposa inculcó en Cassandra y Theodore Jr. el pensamiento purista. Todas aquellas ideologías que Theodre Senior había plantado en él. No se daría por vencido en corregir el comportamiento rebelde de su hija, haría todo lo posible, aunque fuera a escondidas, que la pureza de la sangre volviera a ser reconocida como la mejor de las virtudes en el mundo mágico.

La generación de su padre, que ahora habitaba encerrado en su habitación, había llegado a su fin. Ahora era momento de que Theodore y sus amigos tomaran las riendas del destino del mundo mágico en Inglaterra.


FAMILIARES:


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Sr. Nott
Padre de Theodore y ex mortífago. Trató a su único hijo con todas las tradiciones de las familias de sanre limpia. Theodore lo respeta y a la vez le teme. Siente hacia él una especia de mezcla entre amor y odio. Gracias al viejo Nott, Ayrton es el hombre que es gracias a su padre.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Daphne Greengrass
Se conocían desde que ambos estaban en Hogwarts y Theodore siempre estuvo enamorado de ella, pero ya fue cuando terminaron sus estudios cuando Nott le declaró su amor, cual siendo su sorpresa que Daphne tenía los mismos sentimientos hacia él. Es la mujer de su vida y su más grande amor, su esposa y madre de sus dos hijos.
Son cómplices y ambos comparten diversas ideas que sus familias han seguido por generaciones, entre ellas la pureza de la sangre. Confía plenamente en ella, lo que hace que los secretos no existan entre ambos.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Cassandra W. Nott
Primogénita y principal dolor de cabeza. La relación que tiene con Cassandra es simplemente un desastre. Pareciera que su hija quiere hacer que todo lo que Theodore ha logrado en su vida se deshaga en unos simples momentos. No entiende el por qué Cassandra se comporta de esa manera teniéndolo todo como su apellido, poder en la sangre y mucho, mucho dinero. Algunas veces le gustaría estrangularla pero al final es su hija y la ama, aunque ella piense que no es así. Lo único que quiere para su hija es una vida como debe ser.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Theodore Jr Nott
Su segundo hijo y su mayor orgullo. Sabe que puede inculcar en él las ideología puristas. Lo ama y lo prefiere más que a Cassandra. Está seguro que su hijo sería lo que su hija no podrá llegar a ser. Su relación de ambos es realmente buena, Theodore gusta pasar tiempo con su hijo para compartir diversas cosas.


OTROS DATOS DE INTERÉS.

NIVEL ECONÓMICO:
Alto. ¿Justificar? ¿Acaso el apellido no lo dice todo?

GUSTOS:


Daphne, su esposa.
Sus hijos.
Tabaco.
Wisky.
Café caliente sin azúcar.
Leer.
Diplomacia.
Política.
Purismo.
Quidditch.
Su trabajo.
Los días con lluvia.
Las noches con luna.
El mar.

ODIOS:


El comportamiento de su hija.
Los hijos de muggles.
Los Potter.
Los Weasley.
El té caliente.
La mediocridad.
Malos modales.
Arrugas en la ropa, en especial en las camisas.
El calor sofocante.

MANÍAS:


Cuando está a punto de atacar, sus labios dibujan una sonrisa de lado.
Se muerde los nudillos cuando está nervioso por algo malo, o por algo que le preocupe.
Se lame sus labios cuando está por hacer uso de las palabras como arma, como si probara el veneno que está por salir.

BOGGART:
Su familia muerta.

VARITA:
35 centímetros, madera de espino, nucleo de corazón de dragón, especialidad en transformaciones y poderosa para duelos.

CURIOSIDADES:
Alérgico a los chabacanos.
Si se viera frente al Oesed se vería a él de niño, sonriendo y con su madre abrazándolo. Su padre no está presente.
avatar
Theodore A. Nott
Puesto en el Ministerio
Neo-Mortífago

Mensajes : 68
Puntos de Canje : 36295
Fecha de inscripción : 19/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Theodore A. Nott

Mensaje por Voldemort Returns el Jue Jul 28, 2011 1:31 am

FICHA ACEPTADA.
Bienvenido.
avatar
Voldemort Returns

Mensajes : 151
Puntos de Canje : 36830
Fecha de inscripción : 15/03/2011

Ver perfil de usuario http://voldemortreturns.foros-invision.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.