Cursilerías absurdas {Anie}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cursilerías absurdas {Anie}

Mensaje por Rose J. Weasley el Sáb Jul 30, 2011 4:25 pm

Esa había sido una mañana agotadora. Clases de pociones, transformaciones y encantamientos, tener que lidiar con los deberes de su hermano, todo le había pasado la cuenta. Adoraba tener cosas que hacer y dedicar sus ratos libres a estudiar y ampliar sus conocimientos, pero ese no era su día y estaba odiando el tener que asistir a su próxima clase. Respiró profundamente y bajó los escalones, tenía un tiempo libre y lo aprovecharía de la mejor forma. Era lógico, necesitaba un leve descanso, desconectarse de la rutina y dar nuevos aires a su día. Dejó de lado todos aquellos lugares que formaban parte del castillo y salió al exterior, amaba pasar tiempo bajo la sombra de un árbol y hacer...nada. Caminó con lentitud hasta la entrada de Hogwarts, ya allí decidiría qué sería mejor. Hace mucho tiempo que no salía, vivía ensimismada en sus libros, idealizando cosas y olvidándose del resto. Se cruzó de brazos y miró a todos lados como buscando algo. Vacío. Todo el lugar estaba desolado. Seguramente a esas horas todos se encontraban en sus respectivas clases, sí, eso era algo muy probable. Se quedó parada allí un rato, su cabeza retumbaba y no la dejaba pensar con claridad. ¡Maldito cansancio! no la dejaba ser ella en esos momentos. Agradecía que nadie estuviese allí para verla en su faceta menos conocida. Dio unos pocos pasos hasta decidir ir donde sus pies la guiaran. Sería algo así como una aventura, vería qué cosas salían de aquello e improvisaría.

Su inconsciente le gritaba que en vez de vagar por allí debía ir a la biblioteca, o repasar para los siguientes meses. Todo era lejano y resonaba como un vano eco. Ya sabía donde sus pies la guiaban, un lugar conocido y amado por ella. Había pasado más tardes ahí que en ningún otro exterior de Hogwarts, se había acostumbrado a leer un libro bajo la sombra de un árbol cada tarde pero con el tiempo esta costumbre había disminuido notoriamente. El Lago. Adoraba sentir la brisa por las tardes y sentir el ruido de la corriente guiando las aguas. Se podían aprender muchas cosas del lago con tan solo observarlo un momento. En esos instantes no llevaba un libro con ella, por lo que podría apreciar de mejor forma el paisaje, todos los alrededores y las formas que dibujaban las nubes. 'Cursilerías absurdas' según Rose que a veces le gustaba apreciar. Ése se estaba transformando en uno de esos días que quieres soltarte y ser alguien normal. No es que Rose no fuera como el resto, simplemente se prohibía muchas cosas a veces y olvidaba lo más importante: vivir.

Buscó su árbol preferido, ese que estaba un poco oculto del resto y donde podía ser ella misma sin temor a que alguien la descubriera. Se sentó a su sombra observando el horizonte, sabía que en esos instantes muchas cosas estaban pasando tras esas montañas y le impacientaba el estar allí, tan tranquila y paciente. Escondió su cabeza entre sus rodillas, debía calmarse y dejar que las cosas tomaran su rumbo en paz. No sacaba nada con impacientarse y sufrir por cosas que aún no pasaban. Suspiró; en verdad debía relajarse. Muchas cosas estaban ocurriendo al mismo tiempo, todo iba con rapidez y se agolpaba de forma indebida en su cabeza, nada se detendría hasta que todo fuera tal y como era antes. Hasta entonces se quedaría allí, escondida en su querido árbol, donde sabía que podía pensar tranquila y sin que nadie le reprochara sus ideales. - Todo estará bien. - se dijo a sí misma con la intención de que eso la calmara. Su voz en el lugar era diferente, llegaba a ser casi débil.

No dejaría que los sucesos ocurridos el último tiempo la perturbaran. Estaba allí, en su lugar preferido y debía aprovechar ese tiempo libre que tenía. No pensaría en esas estupideces horrorosas hasta que se diera la ocasión, sólo ocasionaba que su mente trabaja más deprisa y no pudiera concentrarse. Debía estar bien para rendir sus exámenes y el tema no hacía más que perjudicarla. Todo estaría bien mientras estuviera en Hogwarts, mientras estuviera allí y se relajara.





Rose Jean Weasley
POOLS OF SORROW WAVES OF JOY
ARE DRIFTING THROUGH MY OPEN MIND
Ravenclaw Pride:

avatar
Rose J. Weasley
PREFECTO/A DE RAVENCLAW
PREFECTO/A DE RAVENCLAW

Mensajes : 42
Puntos de Canje : 34682
Fecha de inscripción : 29/07/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cursilerías absurdas {Anie}

Mensaje por Melanie A. McKing el Dom Jul 31, 2011 8:13 am

Si bien, yo no era el tipo de chica que le gustan los lugares cerrados, y mucho menos teniendo un acosador detrás de mi... No era precisamente un acoso, bueno... No a mi, al menos no directo. Nubeno estaba de nuevo al acecho de mis orejas, y salí corriendo del salón de Transformaciones al ver como veía mis orejas. Él más que nadie sabía que me molestaba que intentaran tocarlas y eran mi punto débil, además... ¿No se pudo haber conformado con haberlas tocado el otro día en la biblioteca? ¡Ah, no! Pero el niño seguía pidiendo su juguete. No se la iba a dar fácil llendo a la Sala Común de Ravenclaw, un espacio cerrado igual a presa fácil... Bien, podría haber corrido haciabla habitación de chicas pero daba igual, estaría esperando. Al salir al exterior, una tibia brisa rozó mi rostro y yo cerré mis ojos para disfrutarla más, cuando esta cesó volví mi mirada para asegurarme que no me seguía, y heché a correr en dirección al lago.

Nunca habría preferido el estar junto a un lago donde hay un monstruo marino a estar junto al Sauce Boxeador, no me daba miedo el Calamar Gigante, la única diferencia es que no podía agarrar agua del lago aunque sea para simplemente tocarla sin el miedo de que me jale el calamar. Me inqué en la orilla del lago, y me recliné un poco, vi mi reflejo: ¡Vaya desorden! Con la huída, había olvidado por completo que mi cabello no había querido reaccionar muy bien al cepillo esta mañana, y había intentado de todo para que se aplacara: Nada funcionó. Mi cabello estaba esponjoso, no me estorbaba pero igual era un desorden, ya que el pobre intento de hacerme un par de trenzas no lo había mejorado, ya que estas tenian pelitos saliendo de donde se entrelazaban.

Me aproximé cautelosa al lago, tomé un puñado de agua con ambas manos, mojé mis trenzas y salí corriendo hacia atrás. Me alejé bastante... ¿Veinte metros, quizá?. No sabía, las distancias no eran mi fuerte, pero la que había recorrido fue suficiente para que con voltear deparar que no estaba sola en el lago. Creía que no había nadie... Al menos no en el exterior, si no en sus Salas Comúnes, Biblioteca, o dondequiera. Lo que me extraño más no fue eso, si no la persona que estaba sentada bajo la sombra de aquel árbol. No puede evitar levantar mi ceja y demostrar mi duda con ese gesto. Luego sonreí, me abrí camino en zigzag para ir hacia ella, procurando que no me viera y poder llegar por detrás. Cuando casi logré mi objetivo, tropezé con mi propio pie y fui a dar junto a ella, sobre mis rodillas, evitando con mis brazos y manos el que mi torzo y cara no se estrellaran contra el suelo. No había provocado más que un gritito sordo al tropezar. Sonrojada por lo sucedido, me levanté riendo y me senté junto a ella, aún sin dejar de reir por mi torpeza, cuando por fin pude hablar (como unos dos minutos después), dije:

-¡Sorpresa!- me limpié las lágrimas que habían salido de mis ojos al reir tanto y apretar muy fuerte mis párpados, aun con una ligera risa. Inhalé profundamente y la volteé a ver -Bien, ¿Rose Weasley en el exterior de Hogwarts, sin un libro o pergamino? O mejor dicho, ¿Rose Weasley fuera de la biblioteca en un tiempo libre?- bromeé, levantando una ceja, la derecha, cada que iniciaba una pregunta -Esto es nuevo, Rosie.- le puse una mano en la frente -¿Estás enferma?- reí, retiré mi mano y cambié mi posición: De estar sentada como una damisela sobre un caballo, a mis piernas estiradas cruzadas por los tobillos, haciendo mi torzo hacia atrás y utilizando mis brazos para sostenerme, pero hechando también la cabeza hacia atrás y ladeándola a la derecha, donde estaba Rose, sonriéndole -Fuera de bromas, ¿Qué haces aquí afuera tan solita? Oh, ¿No querrás pasar un rato a solas? ¡Claro!- me di una pequeña palmada en la frente -¿Quieres que me vaya, Ro? No me molestaría- dije, poniendo mi cabeza y torzo derechos y apuntando con mi dedo pulgar hacia el castillo.







Melanie Ann McKing

Just an Odd Girl ! ···:

{·M·}




avatar
Melanie A. McKing
RAVENCLAW
RAVENCLAW

Mensajes : 296
Puntos de Canje : 35701
Fecha de inscripción : 24/03/2011
Edad : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cursilerías absurdas {Anie}

Mensaje por Rose J. Weasley el Dom Jul 31, 2011 10:37 am

Apoyó su cabeza en el árbol e intentó de una vez por todas relajarse, las cosas no le estaban saliendo bien desde que todo eso había comenzado y sin dudas, debía dar vuelta a la página. Observó el cielo y las nubes que se amontonaban en el gran espacio azulado, todas tenías diversas formas y se dirigían a un lugar en específico: eran libres. Era extraño, pero Rose quería más que nunca ser una nube, correr feliz con el viento en busca de la tan anhelada libertad. Estaba siendo muy frecuente que las personas quisieran huir de Hogwarts, nada era como antes, todos estaban atemorizados. Debían soportar cada mañana las lecturas al periódico que no hacía más que traer malas noticias y augurios bastante trágicos. Muchos creían que esos eran sólo inventos, pero Rose sabía que era cierto e incluso más terrible. No era un rumor el que el 'Profeta' escondía información, todos lo sabían pero no querían oír. Esa mañana no había si quiera intentado abrir su periódico, prefería estar desinformada a estar nerviosa todo el tiempo. Sus padres eran valientes y estaban bien en casa, pero aún con ello nada le aseguraba que no corrían riesgo. Cerró los ojos y dejó que la brisa hiciera lo suyo en su cabello, no tenía otra opción que esperar. Esperar una señal.

Pociones, transformaciones y encantamientos. No se había dado cuenta cuán rápido había ido su mañana, había tenido dos exámenes y una especie de 'práctica' referida a mezclas nuevas y más complicadas en la oscura mazmorra de pociones. Su caldero había resonado más veces que nunca en seis años, pero había aprobado con honores; nada extraño viniendo de Rose. Todos creían que su mente estaba enfocada sólo en los estudios y materias impartidas en Hogwarts, pero la verdad es que no estaba siendo así desde hace algún tiempo. Temía el volverse débil y no apta para ser la mejor de la clase, acaso ¿el mundo se estaba viniendo contra ella? Todo le resultaba bastante injusto y muy poco lógico. ¡Vamos! que era inteligente y no podía creer en cosas absurdas como esas. Sus manos habían estado arrancando hierba del suelo sin darse cuenta, tenía mucha presión en sus hombros y debía sacarlo todo de una vez. No era suficiente el escribirle cartas a sus padres contando todo eso que no le gustaba, pero últimamente en Hogwarts todos estaban convencido de que el mundo iba bien. Estupidez humana. Maldita y horrorosa estupidez humana.

Abrió los ojos de una vez. Un ruido la había sacado de sus pensamientos y hacía que inconscientemente volteara la cabeza. Todo estaba vacío. Seguramente, era una vez más obra de su imaginación, cansancio y presión. - ¿Hay alguien ahí? - preguntó en voz alta pero no obtuvo respuesta. Sólo eran alucinaciones, probablemente debería volver dentro, buscar un libro e ir a la biblioteca. Cerró los ojos nuevamente e intento guardar silencio para apreciar mejor los sonidos y el ritmo que llevaba el lago, era todo tan pacífico. Le habría gustado tener a alguien allí con ella para apreciar todo aquello pero era absolutamente imposible, todos se encontraban en clases y fuera del alcance de aquel precioso y mágico lugar. Era una tonta. Una verdadera tonta por haberse privado algunas tardes de ir a ese lugar, a su sector favorito y poco concurrido. Contaría hasta diez y volvería al interior del castillo, no le hacía bien pensar tantas cosas solitariamente, de hecho le hacía daño. Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve...

Ahora el ruido se había triplicado y ya no podía estar imaginándolo. Abrió los ojos y observó a - ¿Anie? - no tenía la certeza de que fuera su amiga hasta que la escuchó gritar 'Sorpresa'. Rió un momento, no era extraño ver a Melanie corriendo por allí y tropezando con alguna rama o cosa en el suelo. Eran amigas de hace mucho y se sentía en confianza, muy en confianza a decir verdad. - ¿Estás bien? Debes tener más cuidado, puedes dañarte. - dijo intentando ayudarla. Rose tampoco solía ser muy coordinada, por lo mismo siempre estaba fijándose en las cosas que pisaba. No era timidez el caminar mirando sus zapatos, era precaución. - Sólo... vine donde mis pies me guiaron. No tengo mucho que hacer y creí que sería una buena idea. Ya sabes, relajarme y esas cosas. - se encogió de hombros intentando dar una buena explicación. ¿Buena explicación? no se necesitaban explicaciones para salir e ir a pasar una tarde al lago. Bueno, ella era Rose y era demasiado poco común. En esos instantes alguien que la necesitaba buscaría en la biblioteca, en la Sala de Estudios, en el Gran Comedor o en la Sala Común, pero en el Lago, jamás. Era un beneficio el dar a entender ser predecible, porque Rose no lo era en cierta forma. Para nada. - No. Sólo estaba aquí pensando cosas absurdas, lo típico. - comentó riendo para darle un toque más casual. Odiaba siempre poner el tema de los ataques, resultaba ser incómodo y agotador. - Puedes quedarte, Anie. Sería bastante agradable. - sonrió con la mejor de sus sonrisas. Era su mejor amiga y la necesitaba allí en esos momentos.



Rose Jean Weasley
POOLS OF SORROW WAVES OF JOY
ARE DRIFTING THROUGH MY OPEN MIND
Ravenclaw Pride:

avatar
Rose J. Weasley
PREFECTO/A DE RAVENCLAW
PREFECTO/A DE RAVENCLAW

Mensajes : 42
Puntos de Canje : 34682
Fecha de inscripción : 29/07/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cursilerías absurdas {Anie}

Mensaje por Melanie A. McKing el Mar Ago 02, 2011 8:17 am

-¿Bien? Estoy más que bien- reí de nuevo, mientras me acordaba de revisar mis rodillas y verificar que en mis manos no se hubiese enterrado alguna piedra o quedado pegado un pasto. En mi mano derecha solo había una piedrita clavada, y en mi rodilla izquierda un leve rasguño, el cual empezé a revisar y jugar mientras hablaba -Sabes bien que he sufrido peores... ¿Recuerdas que hace dos veranos me caí de las escaleras, y solo me lastimé la pierna?- dije sonriente, señalando a mi pantorrilla derecha -Nada que no se arregle fácilmente... Aprendí a no estar más con agujetas sin amarrar- mi sonrisa estaba en mi rostro aún, era cierto: yo había sufrido muchas caídas, pero siempre me reía de ellas... De todas formas, no seria lo más grave que me ocurriera, como que una vez una bludger casi me golpeó la cabeza, recuerdo que esa vez muchos revisaban si no tenía rajada al menos un centímetro de nuca, pero ese era el precio de ser bateadora y no me importaba correrlo... No mucho.

Miré a Rose a los ojos, contenta de que saliera un poco al aire libre, ya era tiempo de eso, siempre lo había dicho, pero nunca imaginé verla por ahí, tan lejos... Posiblemente el lago estaba en la posición 250 de 'Los 100 lugares donde encontrarías a Rose Jean Weasley', posiblemente el 101 seria 'En el marco de una de las puertas de Hogwarts' o 'Una ventana'. Ya no continué pensando en ello un minuto después de haberla mirado, algo había diferente en ella y me lo decía su mirada, así que fruncí el ceño intentando sonsacarles más información pero en vano, sus ojos se negaban a decirmelo, lo único que me decían es que algo no iba bien, y si no podía sacarles algo a ellos, se lo sacaría a su boca:

-¿Qué sucede, Ro? ¿Porqué esa mirada?- dije, cambiando mi tono: de un tono juguetón, dulce, risueño y amistoso, a uno serio, que incitaba a no mentir pero a la vez no intimidaba puesto que era el tipo de voz que solo se utilizaba en temas serios, importantes y fúnebres, un tono de preocupación a la vez, pero sin demostrarlo tanto. -Y no me vayas a decir 'Nada', que no me la trago... Te conosco lo suficiente como para saber cuando mientes- mi mirada también era seria, pero no fuerte, todo lo contrario, incitaba confianza -¿Puedo saberlo? Sabes que te puedo y quiero ayudar en todo, si me dejas, claro... Y que tambien puedes contarme lo que sea... ¿Para que somos las amigas?- le puse una mano en el hombro, volviendo a formar una sonrisa.







Melanie Ann McKing

Just an Odd Girl ! ···:

{·M·}




avatar
Melanie A. McKing
RAVENCLAW
RAVENCLAW

Mensajes : 296
Puntos de Canje : 35701
Fecha de inscripción : 24/03/2011
Edad : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cursilerías absurdas {Anie}

Mensaje por Rose J. Weasley el Dom Ago 07, 2011 5:37 am

Sonrió un momento, era bien sabido que ambas no tenían coordinación y que más de una caída habían tenido en el castillo. Observó con cuidado la rodilla de Anie, era impresionante, jamás acababa con un rasguño grande. Sus rodillas debían estar bastante acostumbradas para no reaccionar de otra forma ante tal caída. Rió un momento recordando 'esa' caída de verano, había sido alarmante, todos los alumnos de Hogwarts observando y Anie ni siquiera se inmutó. - Esa vez fue increíblemente extraño. Si alguien más hubiese caído habría terminado en la enfermería y con licencia de más de un mes. - Rose había tenido varias caídas, pero ni una parecida a las de su amiga. Lo más grande que había sufrido, era haberse caído en la lechucería rodando por las escaleras. Esa vez sólo había quedado con un par de moretones, no más y no menos. Lo que pasaba con ella era que sus caídas generalmente resultaban escandalosas y todo el mundo acababa muerto de la risa. - Cada caída tiene una lección, es algo así como una ley. - con las caídas había aprendido a no pensar algo importante mientras iba a un lugar lejano, o no hablar mientras corría. Eran cosas que evitaba y que le habían ahorrado varias visitas al piso.

De hecho, al venir al lago debía tener ciertos cuidados con las raíces y cosas que pudiesen haber en el suelo. Era práctico. Se ahorraba las risas e insultos del resto, algo típico de los alumnos de años superiores. Esas últimas semanas no había visto a tantas personas, había estado bastante tiempo en la biblioteca con su vista pegada a los libros, en la lechucería leyendo cartas o en el Gran Comedor hablando con gente de su casa. Nada fuera de lo normal. Todos veían en sus prácticas una actitud rutinaria y monótona, pero era relativamente falso. Rose se las ingeniaba para hacer más divertido todo -a su manera-, pocos lo entendían pero según ella no sabían mirar más allá de las apariencias. No cambiaba mucho los lugares que visitaba, pero ese día había sido la excepción: el lago. Hasta su amiga Anie se extrañaba de verla ahí, si otra persona la hubiera visto la habría confundido o seguramente no habría dado crédito a lo observado. Pero allí estaba, con ansias de que el lugar le diera una nueva perspectiva de la situación actual que sufría el mundo mágico.

Movió su cabeza aturdida. Anie lo había notado y era muy obvio, la conocía mucho más que otras personas y sabía qué iba bien y qué iba mal. La adoraba pero, no quería que se preocupara por cosas que la mantenían tan aturdida. - Sólo estoy preocupada, es eso. - se encogió de hombros sin darle mayor importancia. La verdad era esa, su preocupación de a poco le iba pasando la cuenta y lo había notado hace poco. No veía que muchos alumnos más lo hicieran y le preocupaba de cierta forma. Era común sentirse inútil respecto al tema, ¿qué podía hacer para cambiarlo? la respuesta era clara y no le agradaba para nada. - Es... por todo lo que está pasando. No entiendo cómo pueden ocurrir tantas injusticias en el mundo y tengo rabia. - se cruzó de brazos apoyando más la cabeza en el tronco del árbol. Odiaba sentir rabia, la hacía ver débil y diminuta. Pero estaba con Anie, y podía confiar plenamente en ella. - Me asusta. En cualquier minuto podría pasar en Hogwarts, y no estoy limpia del todo. - estaba orgullosa de ser mestiza y afrontaría lo que fuese por serlo, pero...su hermano. Era lo que más le dolía en momentos así. Y que alumnos de Hogwarts lo estuvieran aprobando lo hacía más terrible aún.



Rose Jean Weasley
POOLS OF SORROW WAVES OF JOY
ARE DRIFTING THROUGH MY OPEN MIND
Ravenclaw Pride:

avatar
Rose J. Weasley
PREFECTO/A DE RAVENCLAW
PREFECTO/A DE RAVENCLAW

Mensajes : 42
Puntos de Canje : 34682
Fecha de inscripción : 29/07/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cursilerías absurdas {Anie}

Mensaje por Melanie A. McKing el Mar Ago 09, 2011 1:26 pm

Ya no dije nada de las caídas, pero realmente Rose tenia razón, aunque yo no habia aprendido nadamás que aguantar los golpes. Ella no me contó al principio lo que tenía, y le respondí un -¿Solo eso?- y al fin ella me contó, y yo la escuché atenta. -Rosie, todos estamos afectados, entiendo tu rabia. Mi hermana estaba en Beauxbatons, no te imaginas como me sentí al oir 'Murieron varios estudiantes' y el temor cuando me imaginé a mi melliza muerta. Afortunadamente ella está bien, y me alegro de tenerla aqui por que ahora la puedo cuidar de cerca pero nada se comparará a eso... No te lo deseo, ni a ti, ni a nadie... Ni siquiera a mi peor enemigo- miraba hacia al lago mientras contaba como habia sentido en el ataque a Beauxbatons, mi mirada estaba como ida y tenia una ligera sonrisa ladeada que no mostraba felicidad, si no es que ocultaba una mueca de tristeza y preocupación -Además, tal vez no estás limpia, y eso... Incluso los sangre limpia estan en peligro... Ya sabes, yo también soy una 'Traidora de la sangre', como dicen esos imbéciles. Además, estoy casi muy segura de que aqui estamos muy seguros... Casi. Vamos, Ro... Temo por todos igual que tú, pero lo único que podemos hacer es estar preparados si llega a suceder, cuidarnos a nosotros mismos y a los que podamos...- esta vez la volteé a ver, con un gesto que decía 'Estoy preocupada igual que tú' pero a la vez decía 'Tranquila, esperemos que todo este bien'







Melanie Ann McKing

Just an Odd Girl ! ···:

{·M·}




avatar
Melanie A. McKing
RAVENCLAW
RAVENCLAW

Mensajes : 296
Puntos de Canje : 35701
Fecha de inscripción : 24/03/2011
Edad : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cursilerías absurdas {Anie}

Mensaje por Rose J. Weasley el Jue Ago 11, 2011 1:04 pm

Sus palabras la tranquilizaron en parte. Anie sabía cómo llegar hasta Rose y poder hacer cambiar todas esas vibras negativas que nada bien le hacían. Suspiró asintiendo a sus palabras, era momento de dar vuelta la página y surgir de todo eso. ¿Para qué seguir pensando cosas malas? sólo conseguiría amargarse y adelantarse a hechos que quizás jamás ocurrieran. Abrazó a su mejor amiga, sabía que había sido muy fuerte para afrontar todo lo de su hermana y le tenía admiración por eso. Veía en Melanie una persona más que fuerte para su edad, era única y valiente. - Fuiste tan valiente, Anie. - sonrió, volviendo a su posición inicial. No habría podido soportar el temor de perder a Hugo, de hecho, este era su mayor miedo -boggart-. El amor que existía entre hermanos era inexplicable y por lo mismo tampoco le daba a nadie el dolor vivido por su amiga. Pero en esos momentos, estar en el lago era lo mejor, le entregaba tranquilidad y quietud. Jamás había creído los rumores del calamar gigante, por lo que veía en el lugar un sitio seguro. - Gracias por venir siempre en el momento preciso. - sonrió más aún, era cierto. Anie siempre estaba en el momento indicado; Telepatía o cosas raras, se le podía llamar como fuese, pero algo tenían en común.

El alivio la invadía y por fin podía tener un momento de paz, hace días que no se encontraba en circunstancias como esas, se lo atribuía a que no había tenido la oportunidad de contarle a nadie lo sucedido. Tenía la confianza de que estaban seguras allí, nada podría pasar en esos instantes y aprovecharía momentos como ese lo más posible. - Deberíamos hacer algo divertido. - se enderezó un poco más. Hace mucho que no salía y ahora estaba allí, no se quedaría de brazos cruzados sin hacer nada. - Sé que es raro pero, hay que desconectarse un poco de toda la mala vibra que ronda en el castillo. - se encogió de hombros, no sabía qué debía hacer, sólo quería divertirse y relajarse. En momentos como ese hasta volar en escoba habría podido, y considerando que odiaba el Quidditch eso era mucho. Observó un momento el cielo, las formas de las nubes se iban desvaneciendo de a poco, y las que había observado un instante atrás ya dejaban el cielo viajando hacia otros lugares desconocidos. Eran horas libres, todo estaba tranquilo y en paz. Era perfecto para olvidar por unos instantes la amargura que estaba ocurriendo en esos instantes fuera de los terrenos de Hogwarts.



Rose Jean Weasley
POOLS OF SORROW WAVES OF JOY
ARE DRIFTING THROUGH MY OPEN MIND
Ravenclaw Pride:

avatar
Rose J. Weasley
PREFECTO/A DE RAVENCLAW
PREFECTO/A DE RAVENCLAW

Mensajes : 42
Puntos de Canje : 34682
Fecha de inscripción : 29/07/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cursilerías absurdas {Anie}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.