Primera reunión de la Nueva Orden del Fénix.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Primera reunión de la Nueva Orden del Fénix.

Mensaje por Ron B. Weasley el Mar Ago 09, 2011 12:12 pm

Aclaración:
*No hay orden de post, pero solo se podrá postear una vez hasta que Ronald Weasley vuelva a postear.
*Recuerda poner entre paréntesis con las personas que interactuas para evitar mayores enredos.
*Dentro de una semana se celebrará la fiesta de Halloween on-rol, por ende la directora McGongall les ha dado libre a todos sus estudiantes éste fin de semana para que puedan escoger un buen disfraz. Se aprovechará ésta instancia para hacer la reunión y que no se sospeche de una desaparición masiva de los alumnos.
*Para más información; Leer las reglas.
Sabado 22 de Octubre, por la mañana.

Aquello era cada vez más complicado, no había momento alguno del día en que Ronald no se - torturara la mente intentando buscar soluciones, planes, ataques y amparos que ayudaran la situación actual del mundo mágico, que acaparaba a todos y aún había muchos magos y brujos que estaban cegados de lo que los rodeaba, absolutamente tercos en su mirada clausurada y obstinada, alejada completamente de la realidad. De por sí su mentalidad estaba fuera de sus casillas en aquellos días, pero había empeorado con la charla que había tenido con su querido ahijado, James. Él le había enviado una carta expresando con urgencia que debían hablar, y Ronald no se había tardado mucho en aparecer en Hogwarts para tener una conversación privada con su sobrino. No iba a negar que tenía ciertas dudas sobre la visión de aquella muchacha, Nott, y su expresión dubitativa y perpleja lo expresaba claramente. James, y no era de esperar menos del primogénito del niño que sobrevivió, no tardó en dar sus fundamentos y sus explicaciones del por qué confiaba tanto en esa chica, y que el pánico en sus ojos jamás había podido ser fingido de esa forma. Ronald creía en James más que en ninguno de los otros miembros de la Orden, de hecho a muchos de ellos no lo conocía. Esa problemática lo había llevado a noches de insomnio, a más de una discusión con Hermione por sus nervios y su malhumor, y a una clara confusión y desconcentración en su cotidianidad. Necesitaban con urgencia una reunión de la Nueva Orden del Fénix, cuanto antes, aunque mientras más lo pensaba le encontraba una dificultad, en particular el transporte que tendrían los alumnos. ¡Merlín! Él no estaba preparado para pensar tantas cosas a la vez, para eso estaba su querida Mione, a la cual le debía unas cuantas disculpas.

Tras tener esa larga conversación con su castaña, la pareja viajó a Hogwarts a hablar con Minerva, la directora del colegio. Habían acordado así, todos los miembros de la Orden que aún estudiaran en Hogwarts se trasladarían el cuarto sábado del mes de Octubre a través de la chimenea del despacho de la directora, hacia La Madriguera que era el único sitio lo suficientemente grande, con la suficiente facilidad para asegurar y que les era próximo a la mayoría de los miembros a la hora de entrenar. La excusa perfecta era un fin de semana libre para todos, y así nadie sospecharía nada, incluso los que estaban en las filas de los mortífagos. Porque Ron estaba seguro de que así era, como lo había sido en su época de colegio también. Así que ese era el plan maestro, la única estrategia que les quedaba. Los mayores enseñarían a los menores para de alguna forma estabilizarse, era su oportunidad para estar preparados para todo lo que viniese y en particular a ese ataque de Hogsmeade. Ronald ya le había prohibido terminantemente a Hugo y a Rosie salir del castillo para las excursiones, pero por lo menos Rosie estaba bastante lejos de acatar sus órdenes. Éso sólo aumentaba la alteración que el pelirrojo cargaba, y que apenas podía calmar Hermione.

Eran los primeros en haber llegado, él y su esposa. Sus padres los habían recibido como siempre, de esa manera sobreprotectora y abrumadora que tenía Molly, y de la forma amable y serena de Arthur. Ronald los saludó a ambos con alegría ligera, sus nervios lo controlaban en demasía, entraron todos al Hogar y mientras los ancianos tomaban su siesta vespertina temprana, Herms y él preparaban todos los maniquíes, algunos animales enjaulados, y ciertos elementos más de ayuda. Su castaña se quedó terminando los arreglos que sólo a ella podían quedarle a la perfección, mientras él visitaba, como siempre en cada una de sus visitas, su habitación en particular, que por más polvo que cargara siempre sería la misma, con el mismo eslogan de los Chudley Cannons colgado en la pared. Ron sonrió recargado en el marco de la puerta, esperando paciente por primera vez desde que habían pisado La Madriguera la llegada de los demás.


Última edición por Ron B. Weasley el Vie Ago 26, 2011 4:26 pm, editado 1 vez
avatar
Ron B. Weasley
Dueño de Sortilegios Weasley

Mensajes : 20
Puntos de Canje : 36485
Fecha de inscripción : 03/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera reunión de la Nueva Orden del Fénix.

Mensaje por Hermione J. Weasley el Mar Ago 09, 2011 1:48 pm

Sería un fin de semana complicado. Hermione ya se lo veía venir. No sólo debería lidiar con lo que significaba buscar la mejor forma de enfrentar lo que se venía, sino también debería estar preocupada de la comitiva de adolescentes que pasarían la tarde bajo su supervisión. Por suerte su suegra la ayudaría en ello, pues nadie imponía más respecto frente a un grupo de jóvenes revoltosos que Molly Weasley. Hasta James se quedaba quieto cuando su abuela mandaba un grito.

Afinando los últimos detalles - como la guía de hechizos a prácticar y con qué hacerlo-, Hermione estaba sentada en una silla frente a la larga mesa de la cocina de La Madriguera. A su lado había una taza de café recién hecho, y su contenido humeaba desde su interior. De pronto se quedó quieta recordando los nombres que James les había entregado. Había pasado toda una tarde de trabajo investigando sobre aquellos alumnos. Minerva la había ayudado, brindándole datos al respecto y comentándole cómo se proyectaba cada uno de aquellos chicos en su vida diaria en Hogwarts.

De sus sobrinos sólo habían dos en la lista: James y Roxanne. Ambos eran Gryffindor hasta la médula, y por eso a Hermione no le parecía extraño que sus nombres se asomaran en la lista. Además estaba Teddy, quien era casi un sobrino más para la Familia, y su hija Rose, quien sabía que apoyaría la causa. También estaba la novia de James, una chica que se parecía a Ginny, según decía Minerva, por lo que su valentía sería todo un aporte. A Hermione le sorprendió ver que no habían más Gryffindor involucrados, sino dos chicas de Ravenclaw- una de ellas Allie Moore, a quien ya conocía desde la época en que era novia de Albus-, y otros chicos de Durmstrang, en los que destacaba el hijo mayor de Viktor Krum, a quien Hermione le interesaba conocer. Si era la mitad de valiente que su padre ese chico podría ser parte importante de la Orden. De Slytherin sólo podía apreciar el nombre de la chica Nott, la cual era la causante de aquel apuro por realizar la reunión. Hermione nunca había creído en las profecías y esas parafernalias, por lo que desconfiaba de esa chica, por más que James jurara que era leal a la causa. Y finalmente uno que otro adulto se había sumado a las listas, invitados por ella misma o por su esposo. Estaba segura de cada uno de ellos, pues eran chicos jóvenes que querían luchar por un mundo mejor donde no se mantuviera ese miedo de cada instante.

Un suspiro se escapó de los labios de Hermione al terminar de repasar mentalmente la lista de los convocados. El reloj marcaba la hora exacta de la llegada-. ¡Ron, ya es hora!- exclamó sin pararse. En cualquier momento Minerva seguida de sus alumnos llegaría a La Madriguera.
avatar
Hermione J. Weasley
Puesto en el Ministerio

Mensajes : 56
Puntos de Canje : 36235
Fecha de inscripción : 30/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera reunión de la Nueva Orden del Fénix.

Mensaje por Minerva McGonagall el Mar Ago 09, 2011 3:18 pm

Minerva McGonagall admiraba las manecillas del reloj que se movían para llegar pronto a la hora acordada con el matrimonio Weasley. Estaba de pie frente a la chimenea, esperando la llegada de los alumnos que la acompañarían en dicha jornada hacia lo que era la nueva Orden del Fénix. Al pensar en aquello la imagen de Albus Dumbledore pasó por su cabeza, y por lo mismo alzó la mirada hacia el cuadro donde el antiguo Director la miraba.
- Son chicos valientes- le comentó el cuadro como si le estuviera leyendo los pensamientos. Minerva temía por aquellos jóvenes, pues ellos ni se imaginaban cuánto podían sufrir si una nueva Guerra se desataba.
- Lo sé, eso es lo que más me preocupa- le respondió recordando la última Guerra vivida en los muros de ese Colegio. La muerte había expandido su manto sin discriminación alguna, pero eran sobretodo los valientes los que más pasaban peligro. Solían ser a su vez los más impulsivos.
La puerta de su despacho se abrió y Minerva giró su cabeza para ver entrar a James Potter, quien venía junto a su prima Roxanne y la señorita Bauer-. Buenos días- saludó la directora con su gesto serio, mirando a aquellos jóvenes que arriesgaban su vida por una causa más noble, tal como en su época algunos alumnos se habían atrevido a hacer. El ver a esos Gryffindor le llenaba de orgullo, a pesar de los riesgos.
Al minuto después aparecieron unas alumnas de Ravenclaw, y tras ellas unos chicos de Durmstrang entre los que reconoció al hijo de Viktor Krum, pues Hermione había hecho hincapié en aquel muchacho cuando le preguntó por los miembros de la Orden.
El reloj dio la hora y Minerva McGonagall fue entregando un puñado de Polvos Flú a sus alumnos-. Digan fuerte y claro: ¡La Madriguera!- les señaló esperando que fueran pasando en orden, comenzando por James Potter, y seguido por los demás. Sin embargo alguien de la lista faltaba, y justo cuando Petar Krum salía de la oficina con un grito grave y rudo, la puerta se volvió a abrir y la alumna de Slytherin apareció tras ella-. Aprenda a ser puntual, señorita Nott- fueron las palabras de la Directora al observar a una de sus alumnas que habían pasado largas temporadas en su oficina. Le entregó un puñado de polvos y le repitió las instrucciones.
- Buena suerte- dijo el retrato de Albus Dumbledore mirando a la actual Directora de Hogwart cuando volvió a quedar sola en el despacho-. Gracias, la necesitaremos- respondió la mujer, lanzando el polvo y gritando a todo pulmón ¡La Madriguera!.
avatar
Minerva McGonagall

Mensajes : 5
Puntos de Canje : 35195
Fecha de inscripción : 23/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera reunión de la Nueva Orden del Fénix.

Mensaje por Ted R. Lupin el Miér Ago 10, 2011 3:02 am

Por todo lo que estaba pasando parecía que el mund entero sabía que él era miembro de la Órden del Fénix o mínimo que él estaba apurado por largarse, para lo que fuera. Jamás habían llegado tantos memos a su escritorio, ni tantos problemas habían surgido dentro de las paredes del ministerio como para demorarlo como esa tarde. Ted debía marcharse para donde lo esperaban con urgencia pero el mundo estaba complotado en su contra para que no fuera así. El castaño no había podido desaparecerse de allí en la última hora y media y sabái que pronto los niños de Hogwarts que eran sus nuevos compañeros se reunirían allí también y él necesitaba estar. Finalmente Ted pudo aprovechar un momento de descuido del mundo para salir huyendo de la oficina de aurores y salió por donde la cabina de teléfono roja luego de marcar su clave. Una vez en donde el callejón él respiró el hedor del lugar antes de hacer una mueca y desaparecerse dejando en su lugar una gran nube de polvo plateado. Era un suertudo experto de la aparición, la magia le corría en los genes.

¡PUM! Todos los presentes se dieron la vuelta para ver la gran nube gris plata que apareció en donde la pequeña y abarrotada sala de la Madriguera. Algunos alumnos comentaron entre sí pero nadi le quitó los ojos de encima a Ted quien había aparecido a un lado de la señora McGonagall quien no parecía haberse sorprendido para nada con su abrupta aparición ¿y por qué lo haría si ella había sido quien lo había instruido de esa forma? No había razones. Ted sonrió apenas de medio lado, en una forma de pediro disculpas por el susto que había causado, porque a pesar de que nadie hubiera dicho nada había varias que se habían aferrados a sus varitas y otros tantos que se habían llevado una mano al pecho, esperando el infarto. Ted alzó una mano como para saludar al público en general antes de quitarse el pesado saco de abrigo que llevaba puesto. Su mirada se paseó por la habitación pero Victoire no estaba allí, lo cual lo hacia feliz porque no quería arriesgarla a esa locura.

- Buenos días, supongo que no ha sido la mejr manera de entrar. La próxima tocaré el tiembre..- dij de forma relajada antes de arrojar su saco a donde el respaldo de una silla mientras caminaba entre los alumnos a donde sus tíos Ron y Hermione a quienes quería saludar primero. Lo que ellos dos estaban haciendo era algo titánico y Ted no podía ser más feliz al pertenercer a la mítica Orden del Fénix, la misma a la que habían pertenecido sus padres.. y por la que habían muerto. Ted contuvo el aire un segundo cuando esa idea desgarró dentro de él pero no dejó que eso se interpusiera cuando abrazó a su tía Hermione- Siento la tardanza, caos en la oficina..- explicó sin detalle alguno.
avatar
Ted R. Lupin

Mensajes : 10
Puntos de Canje : 36086
Fecha de inscripción : 25/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera reunión de la Nueva Orden del Fénix.

Mensaje por Lilliam B. Whyte el Miér Ago 10, 2011 4:53 pm

[Se menciona a Henry en la primera parte, segunda parte los presentes]


La pequeña pelirroja había estado ocupada trabajando demás en el ministerio el último mes, había notado ciertos cambios en algunos miembros de su equipo de trabajo que la hacían repensarse las coas varias veces hasta que vio a Henry, se acercó a saludarlo y a intercambiar algunos "chismes" como de costumbre hasta que este se despidió dándole un papelito que la hizo prometer abrir hasta que estuviera en su casa, las ganas de saber de que se trataba casi la hace romper su promesa sin embargo resistió valientemente hasta llegar a su apartamento, donde primeramente había puesto a hacer café a lo muggle para luego sentarse en su sofá con una taza inmensa de café y unas galletas, mientras leía una nota escrita con la pulcra letra de su mejor amigo.

"Debido a tiempos oscuros se esta levantando una nueva orden del fénix, debes asistir pequeña, desplázate vía red flu desde tu casa para más seguridad a la madriguera es la casa de los padres de Ronald Weasley... Te quiero mariposita"

La pequeña releyó varias veces la nota hasta tener claro que era lo que tenía que hacer, espero ansiosamente el día, teniendo el menos contacto posible con cualquier persona que le resultara medianamente sospechosa por miedo a dejar ver alguna cosa, la chica era demasiado transparente ella misma lo sabía. Paso toda la semana pensando en que haría, hasta que ropa.

El día por fin había llegado, la pequeña se levanto muy entusiasta y empezó a hacer las cosas que hacía con normalidad hasta que su reloj de pared le anuncio que era hora de partir, se puso una chaqueta de cuero que se había mandado a comprar en par con Cassie, sobre los leggins de color negro y una camisera de color verde que hacía un contraste con su cabello, se amarró este último en una coleta, y soltó el polvo en su chimenea mientras decía con claridad. -La madriguera- la chica solo sintió el tironazo típico de la chimenea para luego sentir como sus botas de invierno de color verde a juego con su camisa aterrizaron sobre un piso de madera que pertenecía a una casita de aspecto muy humilde una sonrisa ilumino el rostro de la pequeña, llevaba el papel firmado por Henry en su mano por aquello de que alguien dudase de ella, aunque había visto varias veces a la señora Weasley, y creía que ella confiaba en la pequeña ojiclaro. -Buenas soy Lilliam Whyte, amiga de Henry el mismo me invito a la reunión- Dijo sonriendoles a todos los presentes con afecto.

No estaba segura de tener que contarles aún acerca de su don y que debido a esto era que la pequeña había deseado integrarse a la reunión, y como ella misma había visto con claridad como sería un pelirrojo el que tomaría el mando de la misma, decidió que eso no era importante, se acerco levemente a los participantes parándose frente a Hermione, acercándose para darle un suave abrazo, era claro que siempre había admirado a esos héroes y tenerlos cerca era lo más impresionante que le había pasado. -Hola señora Weasley- Hizo lo mismo al acercarse a Ron con excepción de que a él por respeto le extendió la mano. Al ver a la profesora Minerva sintió que las lágrimas llegaban a su rostro por la memoria de tantos años en Hogwarts. -Directora- Dijo sin poder resistirle a darle un abrazo aunque no estuviera acostumbrada a esas cosas. Por último saludo a un chico que estaba ahí que había visto antes lo reconoció no solo por trabajar ambos en el ministerio, sino por algunos años aunque pocos que habían vivido en el mismo castillo. -Hola Lupin- Dijo tranquilamente, habiendo terminado de saludar a todos los adultos, para dirigir su mirada a donde estaban los más chicos, dislumbrando un cabello rubio que caía en cascadas que era de su consentida que estaba algo alejada del resto, se disculpo con los adultos acercándose al grupo de chicos.

-Hola enanos- Dijo con una sonrisota en su rostro, mientras veía al mayor de los Potter que eran los únicos conocidos. -Soy Lilliam, Lily para todos ustedes- Les sonrió saludando a cada uno de los chiquitenes presentes con un beso en la mejilla, al llegar donde James no dudo en sacarle la lengua antes, se habían visto antes y se agradaban de primera entrada. Les sonrió suavemente mientras miraba hacia un rincón especifico.

Se disculpo con un movimiento de cabeza, mientras se dirigía a la más aislada de todos. -¿Que clase de educación tienes que no saludas a la persona que más te adora en este mundo?- Dijo mientras abrazaba a la pequeña Cass pasando sus manos por el cabello rubio platino de su pequeña como consolándola, a ellas las unían tantas cosas, desde su don, hasta sus padres trogloditas. -Me alegra tanto que estés aquí pequeña, te quiero tanto- Dijo meciéndose ambas con un leve movimiento. -Todo estará bien, estaré contigo todo el tiempo, lo prometo- Dijo mientras pasaba sobre los hombros de la pequeña su brazo para traerla al resto del grupo, debía lograr que Cass se sintiera cómoda.
avatar
Lilliam B. Whyte

Mensajes : 90
Puntos de Canje : 36282
Fecha de inscripción : 13/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera reunión de la Nueva Orden del Fénix.

Mensaje por Allie Moore el Miér Ago 10, 2011 5:23 pm

[mencion a Rose y Mell, Luego Ted y Lily]

Ya me habían llegado las instrucciones para lo que James había dicho, entraba nerviosa, no por mi... ya que más que nunca deseaba ser fuerte, ser algo que mi padre me pedía a gritos, cada ves que miraba la marca que estaba en mi hombro, mirando eso en el espejo me termine de vestir, andaba con el brasier solamente unos leggins de jeans, siempre me gustaba usarlo, ya que me dejaban estar en completa liberta, mucho mas que los jeans de verdad, las zapatillas convers negras que tan bien me acomodaban y encima una camisa a cuadros de la gama de los azules... peine el cabello negro largo y me lo sujete con una liga, pero cambie de opinión ya que hacia tiempo que no estaba en la madriguera... así que empecé haciéndome una trenza maría, finalmente me salí del dormitorio encontrándome en el camino a Rose y Mell, asentí con la cabeza segura cuando las chicas me miraron, finalizando con una sonrisa amable y confiada.

Nos dirigimos al despacho de la directora, alcance a ver a un grupo que entro antes, seguro se trataba de los chicos de Gryffindor, me sonreí metiendo las manos en los bolsillos de mi camiseta, dejando que la camisa a cuadros se levantara un poco. Cuando entramos la directora nos recibió, junto con los otros alumnos, y después de nosotros llegaron más, esperamos a que estuvieron todos y James fue el primero en irse, yo sonreí cuando me dio los polvos y con la vos firme pronuncie el lugar al que nos dirigíamos. El viaje fue como siempre, muy malo para los mareos, pero me sentía reconfortada al estar en esa casa, me encantaba el olor que tenia impregnado en sus paredes. Salude al tío Ron como solía llamarlo y la talentosa Hermione, los salude a ambos e incluso al chico que no conocía.. o no recordaba, pero su cara me parecía familiar, seguro que de alguna comida en casa de los Potter, luego de eso me quede solamente esperando hasta que llego una pelirroja que en principio confundí con algún familiar de los Weasley pero no, era otra persona.. me agrado su alegría, así que le sonreí de buena gana cuando nos saludo a todos, pero cuando la tuve cerca reconoci su rostro del profeta.. la habían llamado loca, luego el reportaje lleno mi cabeza... en un principio pensé que era así pero luego de leer dos veces me dí cuenta de que el profeta estaba equivocado más si ella había sido invitada a participar aquí.

Esto más parecía una reunión de amigos, pero veníamos a algo que era mucho más peligroso.. si sumaba esto a las otras cosas que había hecho, seguro que a Albert le daría un infarto, lo bueno es que había hecho un juramento de no revelar nada de esto... sino me veria en la obligación, como una buena hija de contarle.


Última edición por Allie Moore el Jue Ago 11, 2011 1:50 am, editado 1 vez
avatar
Allie Moore
PREFECTO/A DE RAVENCLAW
PREFECTO/A DE RAVENCLAW

Mensajes : 625
Puntos de Canje : 34621
Fecha de inscripción : 24/03/2011
Edad : 29
Localización : in a lonly place ~

Ver perfil de usuario http://usu-arlet.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera reunión de la Nueva Orden del Fénix.

Mensaje por Voldemort Returns el Jue Ago 11, 2011 12:19 am

Nota: La administración quiere aclarar que la señorita Liliam B. White debe de ser reconocida por todos pues en la edición del profeta y el quisquilloso que será subida próximamente hacen referencia a ella con respecto a los acontecimientos ocurridos en la fiesta del ministerio, la cual llegará a su punto pic a más tardar ésta noche. (Todo ésto ocurrió hace una semana en tiempo on-rol). Para dar una idea, el Profeta la ha tachado de loca y el Quisquilloso la a nombrado como la nueva vidente de la época.
avatar
Voldemort Returns

Mensajes : 151
Puntos de Canje : 36860
Fecha de inscripción : 15/03/2011

Ver perfil de usuario http://voldemortreturns.foros-invision.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera reunión de la Nueva Orden del Fénix.

Mensaje por James S. Potter el Jue Ago 11, 2011 12:55 am

Interactua con Everleigh, Roxanne, sus tíos, Ted y Lilian. Se nombra a Allie, Cassie, Mel, Rose y McGonagall.

- Y así fue como me libré de siete Slytherin a la vez... - alardeaba James Sirius Potter a su pareja y su prima y mejor amiga. Lo increíble es que cada palabra que salía de su boca era cierta, aunque quizás había exagerado y en vez de siete habían sido tres, pero de igual modo era una hazaña que gustaba de recordar cuando contaba sus centenares de anécdotas. Abrazado de su chica entraron al despacho de McGonagall esperando a que los demás llegaran. Luego de saludar a la directora de Hogwarts su mirada divagó por los cuadros y entre ellos vio a uno que llamó en demasía su atención; era él, él era la silueta que se había aparecido aquella noche en el bosque prohibido y había salvado a él y a su hermano de una muerte segura a manos de las garras y colmillos de un hombre lobo. No tuvo tiempo para preguntar o hablar con dicho retrato pues los demás alumnos fueron llegando. Uno a uno las mismas personas que él había invitado a unirse hicieron aparición. James sonreía, agradeciendo a sus amigos la valentía, y se sintió especialmente agradecido cuando Allie y Melanie llegaron junto a su prima Rose, no obstante ya era hora de partir y Cassandra Nott no había llegado. Su sonrisa se desvaneció y se sintió completamente defraudado. Después de todo por lo que habían pasado...

La directora dio las indicaciones y él fue el primero en teletransportarse hasta la Madriguera. Se desvaneció en la chimenea y apareció en la pequeña, sucia y estrecha chimenea de lo que él podía llamar; Su hogar. Abrazó a sus tios y abuelos con fuerza. Siendo consciente de que su padre no estaría con ellos en aquella reunión y solo ellos eran el pilar de cual podía aferrarse. Los demás alumnos llegaron detrás de él y entre sonrisas compartieron con los presentes. - Tio Ron, Tio Geroge, Tia Mione, Tatas, les presento a Everleigh Bauer, mi pareja - presentó a su chica con amplia sonrisa-, me hubiera gustado presentarla en una situación más ortodoxa, pero con nuestra familia eso es algo complicado - rió, y volteó esperando a que su pareja se presentara con sus tíos y abuelos. Ahora su rostro reflejó sorpresa, pero de una forma que le agradó bastante, pues vio entrar por dicha chimenea a la rubia, a su amiga, Cassandra Nott. Quiso acercarse a saludarla pero los recuerdos de los acontecimientos recién pasados se lo impidieron, al parecer en ésta ocasión estaría sola.

La profesora fue la última en llegar y de la nada se apareció una sombra, plateada y brillante. James afirmó su varita con fuerza, pero su mano se relajó a ver que solo era su máximo exponente a seguir, su amigo, su ídolo; Ted Lupin. Lo abrazó con fuerza, con más de la que hubiera querido y besó su rostro con insistencia sosteniendo su nuca para que no se le escapara. - muack, muack, Teddyto de mi corazón, muack, muack, que bueno que estas aquí, te extraño tanto por las noches - bromeó tratando de avergonzarlo como siempre gustaba de hacer. Despues de todo él aún no había madurado lo suficiente como para dejar de jugarle bromas a su amigo. Por último la secretaría sexy del ministerio apareció. Aclaró que había sido invitada por el profesor de Duelos, y al escuchar su nombre su mirada se fue directo en el encuentro de su pareja, como si el hecho de nombrarlo hiciera que ella se volara a su encuentro y lo dejara a él plantado como había ocurrido en más de una ocasión. - Hola "la secretaría loca del ministerio" - rodó sus ojos. Le conocía, sabía que era una chica agradable, y también había leído la edición del profeta en que la tacharon de loca por predecir lo ocurrido en la fiesta del ministerio. Muchos magos murieron ése día, y el profeta no hacía más que vendarse los ojos. Vio como Lily se aferraba a Cassandra y le daba apoyo. Aquello le dejó más tranquilo e hizo que se sintiera más aliviado. Quizás no estaría tan sola. Ya todo estaba listo, solo faltaba que su tío Ron diera a conocer el siguiente paso.


A legal kiss never worth as much as a stolen kiss.

Their Daring, Nerve and Chivalry set Gryffindors Apart:





avatar
James S. Potter
GRYFFINDOR
GRYFFINDOR

Mensajes : 918
Puntos de Canje : 34428
Fecha de inscripción : 16/03/2011
Localización : En Sortilegios Weasley.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera reunión de la Nueva Orden del Fénix.

Mensaje por Henry St. Jones el Jue Ago 11, 2011 3:07 am

[Interacción directa con Lilli y Cass. Saludos a todos los presentes]

Después de despedirse de su mejor amiga, rezando para que se aguantara hasta llegar a su departamento para abrir el dichoso papelito - y así ningún ojo curioso pudiera enterarse de lo que había escrito - siguió en el ministerio por un tiempo más hasta dejar todo en orden, el hecho de estar trabajando en Hogwarts como profesor no lo había privado de sus tareas como Auror, ¿cómo podía abandonar el trabajo que tanto había anhelado desde que tenía uso de razón? Además, por otro lado, aquellas visitas fugaces al ministerio le proporcionaban unas gratas horas junto a Max, pues después de que ambos se sinceraran, el pasar sólo las tardes juntos se le estaba haciendo muy poco al juguetón profesor de Duelos, quién se pegaría al castaño si es que pudiera... lástima que toda la situación tuviera que ser un hermoso secreto.

Guardó el último expediente que había alcanzado a archivar percatándose de que ya era hora de hacerse presente en la madriguera, al tiempo que se ponía a pensar en las instrucciones que le había dado a su mariposita, sabía que era algo arriesgado de su parte invitar a alguien sin la autorización del señor Weasley, sin embargo el mundo mágico estaba pasando por un momento delicado y no se podía dejar pasar cualquier tipo de ayuda confiable, eso sin mencionar que el enterarse de la cualidad de su amiga en la fiesta a beneficio de las familias afectadas por el ataque, había provocado que el licántropo siempre prestara más atención, de lo que ya lo hacía, a las palabras de Lilliam, el profeta podía llamarla "loca" o como quisiera, mas Henry había crecido junto a esa pequeña pelirroja y podía asegurar que era de todo, menos lo que ese diario expresaba.

Salió del ministerio dirigiéndose a las chimeneas que lo condujeron directamente a su casa, podría haber ido a la madriguera de inmediato, pero no quiso arriesgarse, ¿paranoia? No se podía asegurar con certeza, pero si es que lo era debía agradecer que la tuviera, pues eso lo había mantenido vivo todos estos años.
Dejó el saco del terno colgado en las perchas que estaban a un lado de la puerta de entrada, para luego dar media vuelta con sus pies y aparecer en la madriguera, no se había percatado de ver el tiempo en las noticias matutinas, sin embargo el muchacho tenía demasiada calor como para cubrir su torso con algo más que camisa y corbata, de hecho si no fuera porque le gustaba estar presentable, hubiese ido con unos pantalones cortos y una playera sin mangas.

- Buenos días - saludo a todos los presentes notando todos rostros conocidos - Señor y señora Weasley - sonrío con un leve asentimiento de cabeza. Se percató, fugazmente, de una cabellera rubia la cual no hizo más que saludar como a todo el resto sin dejar en claro que la conocía más allá de la sala de clases, no quería que los alumnos se sintieran en desventaja por la amistad que tenía con su pequeña Everleigh, además, por la personalidad del joven Potter, el auror estaba seguro que era capaz de lanzar cualquier comentario inapropiado si es que miraba a su novia más de la cuenta.

Sin dejar de sonreír dirigió sus pasos hacia la pelirroja más llamativa que estaba en el lugar junto a una adolescente, que si bien no estaba en su clase, la conocía muy bien, pues Lilli no paraba de hablar de ella - Hola, hermosa - saludó a su mejor amiga con entusiasmo besando una de sus mejillas, para luego mirar a Cassandra - Buenos días, Cassandra - le sonrío, sabía que nunca habían interactuado, mas el licántropo creía conocerla de toda la vida, aunque si se ponía a pensar en la familia de la que provenía, era bastante curioso que la rubia estuviera rodeada de gente que, estaba seguro, sus padres no aprobarían. - ¿Llegaron hace mucho? - se dirigió esta vez a ambas, tratando de no demostrar demasiado lo ansioso que estaba porque comenzara aquella reunión, pues sabía que no podía ser tan poca la gente que estuviera interesada en formar parte de la nueva orden, así que no le quedaba otra que saber esperar-
avatar
Henry St. Jones
Profesor/a del Club de duelo
Auror

Mensajes : 361
Puntos de Canje : 36381
Fecha de inscripción : 24/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera reunión de la Nueva Orden del Fénix.

Mensaje por Rose J. Weasley el Jue Ago 11, 2011 4:10 am

{Menciones; Melanie A. McKing, Allie Moore, Ron & Hermione Weasley, presentes.}

Le había llegado una lechuza muy temprano, sus padres le daban instrucciones claras y precisas: 'Ten cuidado en el viaje', 'No dejes que Hugo te siga', 'Nadie debe verte'. Rodó los ojos con una sonrisa, aún no asumían que ya estaba grande y podía valerse por sí misma. Su primo James ya le había dicho todo lo que debía saber y se sentía bastante preparada para afrontar lo que viniera. Jamás había sentido tanto orgullo, sus padres eran grandes referentes del cambio y los amaba por su valentía; siempre habían destacado por sus hazañas pero ahora más que nunca sentía que era parte de ello. Se levantó apresuradamente y se arregló lo mejor que pudo, sus padres debían comprobar con sus ojos lo bien que se encontraba. Odiaba que Hugo no pudiera ir, sabía que su hermano estaba de su parte y se sentiría más orgulloso que nadie de estar allí. Suspiró y corrió hacia la habitación de las chicas de quinto, su mejor amiga yacía dormida aún. - Anie, Anie... - susurró, meciendo un poco su cama. No debía levantar sospechas ni despertar al resto. - Anie, ya es hora. - sonrió cuando su amiga abrió los ojos, y salió de allí para que se arreglara. En la Sala Común el ambiente era silencioso y frío, típico de una mañana libre. Sonrió a un joven que pasaba con rapidez, seguramente estaba desesperado por conseguir su disfraz y aprovecharía cada minuto para conseguir el mejor. ¡Ay! la estupidez humana. Tomó el brazo de Anie cuando se le unió y ambas se dirigieron al despacho de la directora.

En el camino divisó a Allie, a quien le sonrió con complicidad, todas sabían dónde iban. El despacho ya estaba concurrido cuando llegaron y ahora, los nervios eran cada vez más notorios. Gryffindor, Ravenclaw, Durmstrang y hasta una Slytherin se encontraban allí. Hubiese querido que fueran más alumnos, pero dadas las circunstancias así era mejor, por algo se debía comenzar. Intentó relajarse y escuchar cada palabra que pronunciaba Minerva, era bastante sencillo pero al más mínimo error todo quedaría en la nada. Tomó los polvos flú con una sonrisa, iría a la casa que tanto amaba y que tantos recuerdos tenía. Los nervios se habían desvanecido al comprender que vería a sus padres, tíos y abuelos. Apenas escuchó cómo el cuadro de Dumbledore les enviaba suerte, estaba bastante concentrada y nada la podía inmutar. Minerva, James y otros alumnos ya habían partido. Observó con una sonrisa a Anie y se puso en posición, respiró profundo y gritó tan fuerte como pudo. - ¡La Madriguera! - intentó pronunciarlo lo más claro que pudo, lo que más temía de los polvos flú era que la dejaran en algún lugar desconocido.

En cosa de segundos se encontró en la estrecha chimenea que conocía desde hace dieciséis años. Rió al comprobar que todos estaban allí; corrió hacia sus padres y los abrazó como si el mundo se fuera a acabar. - Los quiero tanto.- estaba muy orgullosa de sus padres. Los extrañaba, en tiempos como aquellos le hacían mucha falta, pero no mostraría debilidad ante ellos. - Como amo este lugar. - sonrió con amplitud abrazando a sus abuelos. Se sentía más cómoda que nunca y sabía que James estaba igual que ella en esos instantes. Saludó a los demás presentes con una sonrisa amistosa y se acomodó en un sillón cercano, sabía que dentro de nada llegarían más personas y el lugar estaría repleto. En esos instantes el lugar más seguro en el mundo mágico era La Madriguera, y Hogwarts claramente. Nada sucedería allí, estaban a salvo. Observó con tranquilidad a su padre, se dirigiría a los presentes en cualquier momento y quería guardar sus palabras como un tesoro. Jamás lograría ser como Ron o Hermione, eran los mejores padres del mundo y las mejores personas que conocía. Ordenó su cabello observando cómo de a poco llegaban nuevos temerarios miembros.



Rose Jean Weasley
POOLS OF SORROW WAVES OF JOY
ARE DRIFTING THROUGH MY OPEN MIND
Ravenclaw Pride:

avatar
Rose J. Weasley
PREFECTO/A DE RAVENCLAW
PREFECTO/A DE RAVENCLAW

Mensajes : 42
Puntos de Canje : 34682
Fecha de inscripción : 29/07/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera reunión de la Nueva Orden del Fénix.

Mensaje por Everleigh Bauer el Jue Ago 11, 2011 4:12 am

[James Sirius, Señores Weasley, Henry <3]

James la había pasado a buscar muy temprano por donde la sala común porque sabía que eso de la puntualidad inglesa no era una virtud que ella poseyera. Everleigh y James se habían dirigido como quien no quiere la cosa al despacho de la directora encontrándose allí con un gran grupo de alumnos que los esperaban expectantemente. Ella se apartó apenas de su compañero para escuchar lo que la directora quería decirles y asintió entrando por la chimenea luego de que James desapareciera. La rubia sintió como James la tironeaba suavemente de la mano cuando llegó para presentarla a sus tíos y abuelos, sintiendo que un suave rubor teñía sus mejillas ante el evento. Eso era algo nuevo para ella. Con toda su cordialidad y una sonrisa amable ella se presentó como Everleigh Liet Bauer, siempre usaba su nombre entero. Una bruma plateada inundó la habitación haciendo que ella aferrara con una mano la mano de James y que con la otra sujetara su varita, lista para enfrentar lo que fuera. Que no fue necesario porque quien apareció era amigo de la casa según lo que veía y más que nada de su novio por como James se le tiró encima para besuquearlo.

Una cabeza castaña capturó toda su atención sin poder evitarlo. Everleigh hizo una mueca al ver que él no se acercaba a saludarla por lo que soltó suavemente a James y fue a buscarlo. Hacia unos cuantos días que no sabía mucho de su amigo, desde que él le había confesado eso de su pequeño drama peludo y ella no soportaba tenerlo así de lejos. Everleigh lo jaló de la mano para llamar su atención y con un pequeño puchero se abrazó a su cintura y dejó un cálido beso en la parte baja de su mandibula. Un gesto que parecía más de una hermana pequeña que de una amante. Y eso era lo que ella era a fin de cuentas, su hermana pequeña. La rubia le sonrió a Henry de manera cariñosa y dulce. Sino fuera por lo brazos de James Sirius ella no tendría un mejor lugar en el mundo que los de Henry. La rubia miró un momento a las mujeres a las que le había arrebatado a Henry momentáneamente, las conocía a pesar de no haberlas visto nunca. Henry ya se las había nombrado y una era White, a ella si la conocía. Los celos afloraron en ella, no podía evitarlo. La rubia miró a su mejor amigo.

- Me tienes abandonada.. - le dijo a modo de reproche antes de soltarlo y volver a donde James Sirius para que no iniciara una nueva guerra mágica. Sabia como era de celoso su novio y que a pesar de que Henry era gay eso no hacia que los celos de James menguaran. Everleigh se sonrió ladeadamente al ver la reacción de Lupin hijo ante los besuqueos de su novio y como ambos dos se tonteaban y reían. Le encantaba ver a su moreno así de contento.


Everleigh Liet Bauer



avatar
Everleigh Bauer
GRYFFINDOR
GRYFFINDOR

Mensajes : 141
Puntos de Canje : 36483
Fecha de inscripción : 21/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera reunión de la Nueva Orden del Fénix.

Mensaje por Cassandra Nott el Jue Ago 11, 2011 5:37 am

{Hermione, James, Ever, Nerdys, Ly y Henry}

¡Atrasada! Eso le pasaba por asistir a las fiestas que organizaban los Slytherin en la sala común. ¿Pero cómo negarse? Si al fin y al cabo no había fiesta si ella no se presentaba. Pero por lo mismo se había despertado tarde, y se había dado cuenta que aún no había justificado que se ausentaría ese día con Addy, quien se percataría de inmediato de aquello.

Se metió a la ducha rápidamente intentando no hacer mucho ruido. Por suerte sus compañeras de habitación dormían profundamente, pues varías aún debían estar fermentado el alcohol ingerido la noche anterior. Salió de la ducha y tomó de sobe su baúl lo primero que encontró limpio: su uniforme de entrenamiento de Quidditch. Sin importarle el frío que podría hacer, se puso los pantalones cortos verdes y la camiseta que tenía estampada la camiseta de su casa. Quizás no era la mejor opción para ir a una casa tradicional de Gryffindors, pero a Cassandra Nott eso no le importaba. Después de ponerse las zapatillas negras, agarrar su varita y guardarla dentro del bolsillo de la chaqueta de cuero que Ly le había regalado, y con la que se cubriría del frío; se acercó a la cama de Addy y se inclinó hacia su oído.

- Addy...- la despertó sacudiéndola un poco. Su amiga abrió los ojos, y su rostro denotaba una incipiente jaqueca-. Addy, debo juntarme con James. Cubre mis espaldas- señaló sin ocurrírsele mejor excusa, y le apretó una mejilla antes de salir. No se volteó al escuchar como su amiga la llamaba entre gritos desde la alcoba.

Cuando llegó al despacho de McGonagall se alivió al ver que aún estaba la Directora ahí. Pretendía excusarse
diciendo algo sobre lo difícil que era su situación al ser Slytherin, pero la Directora no le dio tiempo, y le señaló la chimenea. Fue en el preciso momento que sus dedos acariciaron los polvos flú, y que su mente imaginó la Madriguera, que deseó que Albus estuviera con ella. Sabía que sería una extraña en esa casa sin él.

Como si fuera jalada por una fuerza extraordinaria aparecí en la Chimenea de La Madriguera. Mis ojos reconocieron ese lugar de la vez anterior que había estado ahí: para el cumpleaños de Hermione Weasley. Y justamente con los primeros ojos que me encontré al mirar fueron con los de ella, quien no parecía tenerme mucho agrado.

Dando un paso a un lado mientras arreglaba mi cabello en una cola alta, observé a James. Sus ojos se encontraron con los míos durante un segundo, y no me pasó desapercibido que su mano sujetaba la de la rubia fea esa. Hice un gesto de desagrado sin poder evitarlo. Pensar que por culpa de él estaba aquí, y era primera vez que me encontraba tan cerca suyo después de nuestra última charla. Pensar en ello me provocó un nudo en el estómago, y ladeé mi rostro para percatarme quien más estaba en la orden. ¡Fantástico! El trío de Nerdas eran parte de la acción. Definitivamente esa tarde sería muy aburrida, pues debería soportar las miradas de desaprobación y las conversaciones poco importantes que esas tres de seguro tendrían. ¡Cuánto deseaba que Addy, Scor o Albus estuvieran ahí! Al menos eso me aseguraría un poco de diversión.

Apartada y admirando las fotos sobre la chimenea, mandé un salto cuando vi a un chico llegar. No lo conocía para nada, pero al parecer James sí. No podía negar que me pareció bastante atractivo. Luego de él una cabellera roja que conocía a la perfección llegó. Sonreí de inmediato, y casi me avalancé sobre ella cuando se acercó a mí-. ¡Ly!- exclamé recibiendo su abrazo-. Pensé que sería la foreveralone de la tarde- le murmuré al oído, riendo luego, y dejando de lado aquella incomodidad que había sentido en un principio-. Así que la vidente de la época, ¿eh?- le pregunté en tono de sorna, relacionado a lo que habían dicho de ella los medios. Me alegraba que al menos una publicación hablara a su favor.

A nosotras se acercó entonces el profesor de duelo. Sabía que Ly y ella eran amigos, pues mi amiga pelirroja tenía una foto con él en el escritorio de su oficina. Le sonreí de forma amable, sintiéndome más acogida en ese extraño círculo de personas, y lo saludé-. Buenos días, Profesor-, para luego mirar otra vez más a Ly y fijarme en que llevábamos la misma chaqueta-. Somos tan vidente que hasta nos vestimos igual- le señalé riendo estruendosamente, notando como la Señora Weasley me miraba de reojo. Al parecer me tendría que ganar la confianza de los líderes de ese grupo, porque claramente no les agradaba para nada.




No por miedo a errar vas a dejar de jugar

]
¿Quién soy? & ¿Quieres conocerme?

Spoiler:
avatar
Cassandra Nott
SLYTHERIN
SLYTHERIN

Mensajes : 703
Puntos de Canje : 36341
Fecha de inscripción : 19/03/2011
Localización : En un lugar que nunca adivinarás

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera reunión de la Nueva Orden del Fénix.

Mensaje por Melanie A. McKing el Jue Ago 11, 2011 7:00 am

{Interacción con Rose Weasley, Allie Moore y algunos presentes. Mención a Melissa McKing}

Soñaba. Estaba siendo perseguida por algo o alguien, y no tenía la velocidad necesaria para escapar. Cuando loquesea estuvo por atraparme, sentí un pequeño zarandeo y como un susurro la llamaba. -No, hoy no- dije aún más dormida que despierta. Volví a oir mi nombre, y reconocí la voz de mi mejor amiga -Voy- dije, alargando la palabra y mirando a Rose, sonriendole. No tenía ánimos de levantarme, pero tampoco de volver a soñar eso. Me paré de la cama, ladeé el cuerpo y me estiré. Con precaución de no despertar a mis compañeras, me acerqué a mi clóset, en donde ya estaba mi ropa a primera vista con solo abrirlo. Lo dejé en la cama y me fuí a duchar... No tardé más de 5 minutos. Me vestí con rapidez, con mi pantalón de mezclilla y una blusa de manga corta, y me peiné el cabello en dos coletas, pero me veía demaciado infantil. Me despeiné y arreglé mi cabello. Sabía que mi pesadilla era ocasionada por el nervio de la reunión, desde que James me había invitado a ella no había soñado nada demasiado lindo. Me coloqué una chaqueta azul y salí de la habitación sin hacer ruido. Ro me esperaba abajo, le sonreí cuando se levantó y nos fuimos tomadas del brazo. -Aún tengo sueño, no dormí muy bien, Ro. Estoy nerviosa... No, no tengo miedo, pero estoy nerviosa... Es decir, es la primera vez que voy a una reunión en la que mi familia no está...- le conté casi en un susurro junto a su oído. Ni siquiera Melissa iba a ir, y mi única compañía cercana sería Rose. Me abrasé más a su brazo cuando apareció Allie, la saludé con una sonrisa y asintiendo con la cabeza como diciendo 'Estamos listas'. Nos fuimos juntas hacia el despacho de la directora.

Cuando entramos, ya había un grupo de Gryffindor ahí, saludé a los tres con la mano desde lejos, por fin soltando a Rose. Reconocí solo a dos de ellos, a James y a Roxanne, pero no a la otra chica... Solo sabía que tenía algo con James, pero ni siquiera sabía su nombre. Al poco tiempo llegaron otros alumnos, que tampoco reconocí. La profesora McGonagall nos dió indicaciones y la seguimos. Yo fui la última de las Ravenclaw en entrar, grité -¡La madriguera!- con fuerza, y al segundo sentía los jalones y mareos del transportarse por magia. Al llegar, salí de la chimenea y saludé a los presentes, tal vez no como los demás lo hacían, pero sí con mi mano y presentándome -Melanie McKing, un gusto- fui saludando a todos, y luego me fui a sentar junto a Rose, con prisa. Realmente me había puesto un poco roja por la pena de estar ahí... Me sentía algo diferente ahí, y me escondí detrás de mi amiga... No conocía a los que estaban ahí, no a la mayoría, y estar ahí sin mínimo mi gemela me hacía sentir desnuda en cierto punto. Al poco tiempo un chico apareció, me asusté un poco, pero metí la mano en el bolsillo de la chaqueta para agarrar la varita oculta. Afortunadamente parecía que lo conocían, y no pude evitar sonreír y poner una cara de asco a la vez que James besuqueaba al chico que había llegado. Solté la varita y me relajé.

Llegó otra chica, que la reconocí solo por el profeta. La chica parecía agradable, no como la loca que decían que era en ese pedazo de pergamino. Le sonreí y la saludé, pero luego me quedé quieta en mi asiento, y empezé a jugar con un mechón de mi cabello, y solté un suspiro con la esperanza de que eso me tranquilizara. Apareció otro muchacho, pero ya no volteé a verlo, en cambio de eso miré a Rose, que con su gesto de tranquilidad me la transmitió a mi. Sabía que no tenía nada por lo cual temer, pero a la vez no evitaba preocuparme... Era la primera vez que me había puesto así desde los ataques, y sabía que Ro lo notaba, pero no dije nada, sabía que esta vez habíamos intercambiado los papeles: La nerviosa antes era ella, pero ahora ella parecía segura, estaba en casa. Yo no estaba insegura, pero los nervios no los puedo evitar.







Melanie Ann McKing

Just an Odd Girl ! ···:

{·M·}




avatar
Melanie A. McKing
RAVENCLAW
RAVENCLAW

Mensajes : 296
Puntos de Canje : 35701
Fecha de inscripción : 24/03/2011
Edad : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera reunión de la Nueva Orden del Fénix.

Mensaje por Fred Weasley el Vie Ago 12, 2011 5:10 pm

[Caminando a Hogsmeade. Interactuando con Caleb White. Mención de Hermione Weasley]

Pasos rápidos pero firmes. Caminaba junto a Caleb hasta el despacho de la profesora McGonagall. Aún no podía comprender como fue que se me pudo haber olvidado que la reunión de la Orden del Féniz, se llevaría a cabo ese mismo día. Pero lo que más me encabronaba, era que James no había tenido la maldita ocurrencia de avisarme que se largaba ya. Sabía que no había confirmado mi entrada a la secta del bien, pero al menos pudo haberme preguntado si entraría. –Pero ya verá ese miserable cuando lo tenga besando de mis puños– dije más para mí que el chico que caminaba a mi lado. –Tu también tienes la culpa por no haberme despertado...– dije viéndolo de manera peligrosa –Algo me dice que sabías que era hoy a esta hora– le reclamé, –¡No, no digas nada que tus titubeos me desesperan!– sentencié. Claro que no me desesperaban, sino que me hacían gracia, sólo que ahora no estaba de muy buen humor.

Habíamos perdidos la chimenea de la directora, lo que significaba que tendríamos que aparecernos en los lindes de La Madriguera. Para nuestra mala suerte, íbamos a tener que aterrizar en los pantanos, pues era los únicos lugares donde no había sortilegios de protección. De otra cosa que también me tendría que cuidar, sería de la tía Hermione. Una mujer de lo más genial, pero peor que un dragón hambriento cuando se enojaba; ya podía escuchar sus regaños al verme allí sin estar en la lista. –Quizás si le sonrío lindo me perdone– pensé en voz alta y mirando de reojo a Caleb. Le conté sobre cómo era la tía Mione, y que sin importar qué pasara, no le tuviera miedo. –No esta terrible como parece– dije encogiéndome de hombros.

El castillo ya estaba muy atrás, y el pueblo de Hogsmeade estaba cada vez más cerca. Teníamos que estar bien adentrados en el pueblo, en algún callejón solitario para que nadie nos viera irnos, pues sería extraño que dos alumnos se fueran así como si nada de Hogwarts. –Espérame aquí cara de bobo– le dije a Caleb, dejándolo atrás para entrar a Honeydukes. Llevaría unas golosinas a la reunión para que fuera un poco más amena y disfrutaran de la buena plática que seguro los adultos nos darían. Sarcasmo por supuesto.

[La Madriguera. Interactuando con todos]

Fueron apenas un par de minutos cuando ya salía con un bolsa en la mano derecha. Caleb seguí a allí y con un gesto con la cabeza le dije que me siguiera. –Caeremos sobre agua... Trata de no perder el equilibrio cuando lleguemos– le dije estirando mi mano izquierda hacia él para que la tomara y poder desaparecernos de allí. Cuando su mano tocó la mía, mis dedos se cerraron en la suya y en menos de medio segundo, ya no estábamos más en el sucio callejón de Hogsmeade. Ahora estábamos con los pies bajo el agua y un montón de maleza por todos lados. Solté a Caleb de la mano y empecé a caminar por un camino estrecho. –Vamos, no está lejos– le dije para que me siguiera.

Algunos metros después la gran Madriguera se pareció frente a nuestros ojos. Tenía el mismo aspecto de siempre y una sonrisa iluminaba mi rostro. Ese lugar estaba lleno de encantadores recuerdos donde toda la familia estaba en ellos. Los mejores momentos de mi vida había sido en ellos, además de que las mejores comidas las había probado en la mesa de allí. Nadie cocinaba mejor que la abuela Molly. –Llegamos– dije deteniéndonos en la puerta principal. Tragué duró y sin pensarlo dos veces abrí la puerta con brusquedad. –HOLA FAMILIA– dije entrando y corriendo para abrazar al abuelo Arthur que cada vez tenía menos cabello. –Y hola chusma– dije viendo a los que no eran Weasley. –Tía Mione, te traje tus dulces favoritos de Honeydukes– le dije acercándome un poco a ella, sonriendo de oreja a oreja –Todos para ti solita–. Estaba nervioso.





avatar
Fred Weasley
GRYFFINDOR
GRYFFINDOR

Mensajes : 62
Puntos de Canje : 36570
Fecha de inscripción : 25/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera reunión de la Nueva Orden del Fénix.

Mensaje por Caleb White el Vie Ago 12, 2011 6:07 pm

Quizá fue un juego del destino, quizá fue complot de alguna persona que quería jugarnos una broma. Muchas suposiciones pero la verdad era que Fred y yo habíamos despertado tarde por lo cual estábamos bastante retrasados para la reunión. Por mi parte me había arreglado como podía. Me encontraba caminando junto a la persona con la cual nos habíamos retrasados, a paso apurado tratamos de llegar al despacho de la directora del castillo esperando que los demás todavía no hayan partido hacia la reunión. Para nuestra suerte… ya habían partido por lo cual íbamos a tener que buscar otra forma de llegar… pero yo no tenía idea del lugar en el cual se juntarían los miembros de la Orden. Fred halaba bastante enfadado ¿Sera el humor de las mañanas? Bueno ante sus palabras agache la cabeza y cuando iba a hablar fue mejor no hacerlo porque seguramente iba a titubear. Trato de no reírme de aquel enojo, sobre todo por lo de que no hablara si iba a tartamudear, me pareció algo gracioso.

Seguí a Weasley porque sinceramente no tenía idea de que hacer ya que habíamos llegado tarde. No era tan tonto como para saber que ahora íbamos a tener que buscar otra forma de llegar y esa forma seguramente estaba en Hogsmeade. Me miro de reojo hablándome de su tía que no conocía pero me había hablado – Seguramente te recibirá con bastante cariño – Dije con una sonrisa aunque no sabía como Hermione trataba a sus sobrinos.

Seguimos caminando ya por los callejones aunque creo que íbamos con algo de cautela, ambos… porque ya era sospechoso salir del castillo dos alumnos. En fin al parecer nadie nos estaba siguiendo, confiaba en mi percepción y la astucia de Fred que se detuvo en una tienda haciendo que lo espere – Esta bien – Conteste bastante bajito esperándolo fuera sin saber que tramaba o que hacia dentro de ese lugar. En fin solo fueron unos minutos, no mucho. Al salir me hizo se gesto con la cabeza indicando que lo siguiera. Extendió su mano para que la tomara – Bien, gracias por avisarme tratare de no ponerme en ridículo cayendo. – Reí un poco para luego tomar su mano y aparecer en otro lugar.

De un momento a otro estábamos en un pantano en el cual casi pierdo el equilibrio por dejar los pies flojos pero reaccione a tiempo antes de caer. Mies pies estaban hundidos en algo que era agua con maleza y un fondo lodoso que por suerte no era muy profundo. Era hora de continuar por lo cual seguí a mi compañero guía por estos lares.

La Madriguera imponente se poso frente a nosotros para que entráramos. Era la primera vez que iba a estar en un evento de tal importancia por lo cual me emocionaba, me hacia poner nervioso pero a la vez me daba más confianza en mí mismo por estar gente a personas de características peculiarmente geniales. Entramos y mire hacia dentro un gran número de personas ya se encontraban en ese lugar. Simplemente agache mi cabeza con timidez pero no era hora de ser tímido, yo y mi tonta forma de ser. En fin di unos pasos hacia dentro pero previo a entrar seque un poco mis pies. Alce la mirada para saludar a todos – Ho… hola… So… soy Caleb White – Me presente ante la gente que no me conocía y yo no conocía a ellos luego de que Fred saludo a todo mundo y familiar – Pe… perdón la demora nuestro sentido de la hora fallo – Estaba loco por seguir tartamudeando, titubeando de esa forma pero poco a poco se me iba a ir seguramente, cuando esos nervios traicioneros se vayan. Vamos pero era una reunión de la Orden Del Fénix ¿Cómo no estar nervioso? Lo admito, a veces deliro.
avatar
Caleb White
GRYFFINDOR
GRYFFINDOR

Mensajes : 60
Puntos de Canje : 34601
Fecha de inscripción : 02/08/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera reunión de la Nueva Orden del Fénix.

Mensaje por Ron B. Weasley el Vie Ago 26, 2011 6:31 pm

[Interacción con James, Everleigh, Henry, Rose, Lylliam, Fred, Ted, y por último en general.]

Confiaba en que todo lo que refería a organización sería llevado a cabo por su esposa; él se había ofrecido a ayudarla y de hecho, de algo haber servido, pero la realidad era que él no era el cerebro de la situación y que no tenía las mismas ideas deslumbrantes que Hermione tenía. Gracias a ella esa reunión sería realmente fructífera, de eso no dudaba en lo absoluto. Escuchó la voz de la castaña en los pisos de abajo, y saliendo de su ensimismamiento mental dejó atrás la que en algún momento había sido su habitación, dedicándose a bajar las escaleras tras cerrar la puerta a sus espaldas. Al bajar las escaleras, James acababa de aparecer en la sala, siendo el primero en aparecer en la sala.

Abrazó a James con una sonrisa amplia en los labios, palmeando contento la espalda de su ahijado. James era su orgullo, era su ahijado, el primogénito de su hermana y su mejor amigo, y con él tenía un trato especial, una conexión que tenía sólo con Roxy, con Fred, y quizás con la pequeña Lily Luna. Los alumnos iban llegando y una muchacha rubia se aproximó a su ahijado justo en el momento en que él la presentaba. ¿James tenía una pareja formal? ¿Desde cuándo? ¿No que era el mujeriego del castillo o algo como eso? – Estamos acostumbrados a tu interés por luchar contra lo ortodoxo, James, no te alarmes. – comentó irónico, divertido con el comentario inadecuado de su sobrino pero que dadas las consecuencias era bien recibido de todas formas. – Bienvenida a la familia, Everleigh - la recibió alegre, pero aún con su expresión un tanto tosca y seria. Era complicado dibujar una sonrisa creíble y hacer como si nada pasara, pero a la vez tampoco era eso lo que debían hacer, concientizar era el principal cometido.

Henry se apareció en la sala de estar cuando ya todos los alumnos habían terminado de aparecer, incluso Minerva se dejaba ver entre todas las cabecitas adolescentes. Él saludó con cortesía como siempre, Ron dibujó una corta sonrisa para luego extender el brazo y estrechar su mano en forma de saludo con más confianza. El pelirrojo quería que todos se sintieran cómodos ese día, nada de elegancia y educación extrema; de ser algo más natural, sus enseñanzas podrían llegar a ser mucho más fáciles de captar y poner a prueba.

Su pequeña hija se hizo paso entre los estudiantes, fue fácil encontrarla porque ella era el retrato de su madre a su edad. Rosie los abrazó a la vez, expresando su cariño de manera espontánea. Ellos también la extrañaban, de hecho Ronald era bastante molesto a la hora de enviarles cartas a sus hijos y eso, en particular a su pequeña. – Y nosotros a ti, ¿todo está bien hija? – le preguntó separándose y tomándola por los hombros con suavidad, dirigiéndose directamente a sus ojos con las cejas en alto, como si así pudiese comprobar que decía la verdad, algo que por medio de cartas era imposible.

Una neblina apareció en ese momento y Ron y Hermione dejaron de hablar con su hija para observar quién era, aunque el ojiazul ya tenía en mente una posibilidad. Teddy estaba allí, haciendo presencia como sólo él sabía hacer. Le sonrió a ese miembro más de la familia, y lo saludó con confianza luego de que éste abrazara a su esposa y se disculpara por su tardanza. Ya iban llegando todos, Lylliam se acercó a ellos y también se presentó con más confianza hacia Hermione, ofreciéndole su mano luego. El pelirrojo sonrió de cierta forma halagado por aquella educación, más con una exclamación como que no era necesario, saludó a la pelirroja como era correspondiente, para luego frotar su espalda alta como si de un tío más se tratase. – Espero que estés bien, Lylliam, hoy tendremos mucho trabajo que hacer. – agregó con naturalidad, observando cómo los últimos alumnos llegaban. El mocoso de Fred había abierto la puerta y entraba corriendo hacia su padre. – Desastre, ten cuidado de no romper nada – le dijo al pasar a su lado, solía llamarlo así pues siendo hijo de George Weasley, Fred era un simple y completo desastre. Ron negó con la cabeza mientras chasqueaba la lengua, riendo ligeramente, su familia nunca cambiaría y no había nada que lo enorgulleciera más. Se sentía más tranquilo de una u otra forma, no existían tantos nervios en su interior ni tantas dudas carcomían su cerebro. La calidez que llenaba a La Madriguera volvía a hacer efecto en él, esa cordialidad que sólo en ese hogar se presentaba de esa manera.

Carraspeó junto a su esposa, tras enviarle una mirada cómplice en señal de que ya era la hora de empezar. La idea era entrenar hasta el mediodía, detenerse a almorzar y luego seguir por la tarde con el entrenamiento. Estaba seguro que llegarían más personas con el pasar de los minutos, pero ya eran suficientes y antes de que se armara un jaleo inútil prefería iniciar la perorata. – Buenos días a todos – saludó, fielmente de pie junto a Mione quien estaba para ayudarlo a aclarar puntos inmediatos. – Ya sabemos por qué estamos aquí, así que no creo que entremos en detalles minuciosos sobre eso – Ronald hacía uno que otro movimiento con sus manos mientras explicaba, seguro en lo que decía, posando su mirada en todos los alumnos que estaban más cercanos a él y a quienes tenía en primer plano - Debemos saber que nos preparamos para algo más que relevante y peligroso, y que tenemos que luchar para mantener al mundo mágico como en los últimos años, aunque es algo que ya se nos está yendo de las manos. – Miró a Ted y a Henry con una sonrisa entre irónica y nerviosa, ellos trabajaban en el Ministerio y sabían que ya todo era un desastre allí. El mundo mágico había colapsado, había sido demostrado en la fiesta para adultos organizada hacía dos fines de semana atrás. – Estoy personalmente orgulloso de los que están aquí presentes, aunque seamos diez, doce, no es lo que importa. Y aunque una cantidad no gana una batalla, ya verán que con el pasar de las semanas se irán uniendo más personas. No sé qué estarán pensando, qué nivel de esperanza tienen o cuanto temor sienten. Pero tienen que tener dos ideas fijas en la mente: La esperanza es lo último que se pierde, y es imposible sentir miedo. Quien es realmente valiente no es el que carece de miedo, sino el que no tiene, y lo supera. Están conscientes de ello aunque quizás no lo sepan, pues fueron suficientemente valientes como para estar aquí hoy, y ahora, ¡basta de monólogos que me aburrí de mi mismo! – Sacudió sus manos cayendo en cuenta que ya había dicho lo que debía, que aunque sus palabras no eran las mejores, esperaba que cada invitado las comprendería y las sintiera en carne propia. – Preséntense, por favor, queremos saber los nombres de cada uno y también el por qué de que decidiesen unirse a esta Nueva Orden del Fénix – Ronald esperaba conocer a cada uno de los jóvenes estudiantes, quería escucharlos en su momento de plena sinceridad, quería saber cómo se sentía cada uno aunque se lo dijesen con unas simples palabras. Los estudiantes fueron presentándose de a poco y explayándose, el pelirrojo intentó guardar cada uno de sus rostros en la mente, sorprendiéndose más de algunos que de otros. Tras presentarse, incluso los adultos que estaban allí presentes, su esposa y él explicaron a todos que debían hacer un juramento, la existencia de la Orden del Fénix debía mantenerse en silencio si querían que realmente tuviese una finalidad, incluso Ronald iba a atreverse a decir que si no estaban allí por intenciones sinceras, dieran la vuelta y se retiraran, pero tras escuchar sus confesiones se vio imposibilitado de hacerlo. Ronald los dejó a todos con Hermione explicando cómo entrenarían ese día, mientras se retiraba al exterior para ver que todo estuviese en su correspondiente lugar, los muñecos de prueba, las zonas de entrenamiento marcadas con líneas de colores tonificados para que dividiesen sus secciones, entre otras. Esperaba no decepcionar a los estudiantes ni a los otros miembros de la Orden, el pelirrojo no era el liderazgo personificado pues para eso siempre había estado Harry, e incluso Hermione. Ronald frunció el ceño al pensar en su mejor amigo, mientras oía a su mujer en el interior del hogar todavía. No debía darse ni tiempo a pensar en ello, sabía que la culpa era el sentimiento que más le nublaba la vista, y en ese día en particular no podía ni permitírselo.
avatar
Ron B. Weasley
Dueño de Sortilegios Weasley

Mensajes : 20
Puntos de Canje : 36485
Fecha de inscripción : 03/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera reunión de la Nueva Orden del Fénix.

Mensaje por Hermione J. Weasley el Sáb Ago 27, 2011 4:21 am

Hermione se puso de pie y le dio un sorbo a su café. Sabía que ese día necesitaría energía, pues sería una larga tarde. Escuchó a Ron bajar hacia el segundo piso. Lo observó llegar hacia ella y le sonrió levemente, ambos necesitarían infundirse ánimo para la tarea que ahora comenzarían.
El primero en llegar fue James, quien estaba encargado en reclutar dentro de Hogwart. Hermione no estaba del todo segura si haberle encargado dicha tarea a James había sido buena idea, pues si se sufría alguna traición de seguro se sentiría culpable. Sin embargo aquella decisión ya había sido tomada, y nadie mejor que un alumno para juzgar a sus propios pares.

- Un gusto- dijo cuando su sobrino presentó a su novia, mirándola detenidamente. Temía que James hubiese confiado en ella sólo por algo sentimental, y no por las convicciones de la chica. Mas al mirar sus ojos le pareció que era una chica segura, y eso le agradó, así que dibujó una sonrisa en sus labios. Seguidos de ello comenzaron a aparecer los siguientes alumnos, presentándose mientras llegaba a través de la chimenea. Reconoció el cabello de su hija entre los presentes y recibió su abrazo estrechándola entre los suyos-. Y nosotros a ti- dijo de forma cariñosa, mirando a su hija y sintiendo de pronto una punzada en su pecho. ¿Y si la ponía en peligro?. Si a Rose le pasaba algo ella no se lo podría perdonar. Mas pronto debió concentrarse en una chica que se presentaba. Melanie, compañera de su hija, y luego Allie, a quien ya conocía. Les dirigió una nueva sonrisa y elevó su mirada, contando cuántos alumnos ya había en la sala. Notó que la Abuela Weasley estaba nerviosa, pero feliz, de seguro pensando cuánto debía cocinar para la hora de almuerzo con todos esos chicos presentes.

Una nube la distrajo y vio llegar a Teddy, quien como siempre hacía una entrada que rompía esquemas. Tras él llegaron dos adultos más. Por un lado Henry, a quien ya conocía, y por otro Lilliam, una chica que trabaja en el Ministerio para Daphne Nott. Nada peor que tener que soportar a esa estirada como jefa.

Cuando ya creyó que todos estaban ahí, y se disponía a acercarse a su marido para que les diera la bienvenida, escuchó que la puerta se abría. Sin pensarlo dos veces sacó su varita de su bolsillo, y con unos reflejos sorprendentes se volteó lista para cualquier cosa. Cual fue su sorpresa al ver a uno de sus sobrinos que no estaba en la lista entregada por James, acompañado de un chico que no lo conocía ni en pintura-. Fred, ¿se puede saber qué haces aquí si no estás en la lista?- lo regañó cuando el pelirrojo se acercó a ella, tratando de conquistarla con dulces-. ¿Cómo supiste de la reunión, y por qué no viniste con el resto, de querer venir?- le preguntó mirándolo con severidad. No le gustaba que la sacaran de sus esquemas, y Fred había hecho eso. Sin embargo sabía que tanto regaño atrasaría la reunión, así que antes de que su sobrino respondiera, miró a los presentes y luego al hijo de George-. Después me responderás. Anda junto al resto- señaló finalmente-. Y usted también, joven White. Ya tendrán tiempo de explicarse- añadió, manteniéndose de pie junto a su esposo y escuchando sus palabras.
No podía negar que el discurso de Ron la llenó de orgullo. Su esposo habló de forma magnífica, y ello demostraba cuánto había madurado con los años. Como una adolescente enamorada miró el perfil de Ron y sonrió, con el pecho inflado de saber que el hombre a su lado era suyo. Cuando Ron terminó de hablar e interpeló a los jóvenes para que dijeran el motivo de su estancia ahí, Hermione dirigió su mirada hacia los alumnos, muy interesada en saber por qué estaban ahí, unos más que otro.

Cuando todos terminaron de hablar y responder a la pregunta de Ron, su mirada se detuvo un segundo en la muchacha de Slytherin. Recordó lo que le había revelado James sobre las visiones de la joven Nott, y alzó su voz ante los presente-. Jóvenes, hoy estamos aquí para que aprendan cómo defenderse y cómo nos organizaremos. Esta es una Organización absolutamente secreta, y es por ello tan importante el juramento que harán a continuación. Recuerden que ninguna palabra de esto puede salir de aquí. Además que de los alumnos sólo James reclutará a quienes se quieran unir, así que los demás no estén comentando. Si creen que alguien pueda querer unirse a la causa, díganle a James y que él sea el nexo entre nosotros y los nuevos- explicó primero con ese tono de sabionda que había mantenido desde sus años escolares. Ron había salido de la habitación, y ahora era ella quien estaba encargada de las siguientes instrucciones-. Primero quiero que todos levante su varita y repitan conmigo- la misma Hermione alzó su varita, y esperó a que todos los presentes hicieran lo mismo-. Juro lealtad a la Orden del Fenix- comenzó a decir, pausando para que los demás repitieran-, amor por la causa, y prometo luchar por y para el bien. Desde hoy pertenezco a esta orden, poniendo mi vida al servicio del bien, impidiendo que cualquier suceso me haga traicionar el juramente de secretismo que ahora convoco. ¡Aux letum secretarum!- finalizó, saliendo de su varita un rayo de luz roja resplandeciente que se unió en el centro con los rayos de las demás varitas. Todos fueron iluminados por esa luz como si el mismo sol hubiese entrado en la sala, y Hermione cerró los ojos un momento para luego volver a abrirlo y notar alrededor de todos los presentes un aura dorada que, de un segundo a otro, se extinguió-. Con el juramento ya hecho quiero informarles algo importante, lo que fue el causante del apuro de esta reunión-. Hermione siguió con su tono serio y miró a James. De seguro su sobrino ya sabía de qué estaba hablando-. La joven Cassandra Nott tuvo una visión- dijo mirándola con firmeza. Al observarla así notó que se parecía mucho a su madre. Claro que su madre jamás lucharía por una causa como esa-. Dicha visión nos anunció un futuro ataque en Hogsmeade. Y para dicho ataque ustedes deben estar preparados- anunció mirando a todos los presentes y sintiéndose algo incómoda, pues ella nunca había creído realmente en esas cosas. Al menos no hasta que había oído la Profecía de Lilliam y había vivido el terremoto en el Ministerio-. Así que antes de almuerzo trabajaremos en el patio en sus ataques y sus defensas. La Profesora McGonagall los separará en pareja para tal efecto- dijo finalmente mirando a la vieja Directora y haciendo un asentimiento de cabeza, para luego voltearse y caminar hacia el patio, donde Ron estaba arreglando todo para aquellos momentos.
avatar
Hermione J. Weasley
Puesto en el Ministerio

Mensajes : 56
Puntos de Canje : 36235
Fecha de inscripción : 30/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera reunión de la Nueva Orden del Fénix.

Mensaje por Minerva McGonagall el Sáb Ago 27, 2011 5:36 am

Para Minerva McGonagall siempre era un agrado estar en la Madriguera. Desde que era una jovencita había tratado con los Weasleys, y por ello estaba familiarizada a su forma de vivir, siempre tan acogedora y caótica.
Saludó a Arthur y a Molly Weasley de forma cordial, y así mismo a Ron y a Hermione, antes de situarse en un rincón para observar cómo era dirigida la reunión. Conociendo a Hermione Weasley ya tenía todo planeado para el día, pues siempre Hermione había sido una perfeccionista. No por nada había sido la mejor alumna de su generación.
Uno a uno fueron llegando los convocados. Y también se colaron un par más, a quienes Minerva le lanzó una seria mirada. ¿Cómo habían hecho esos dos para salir del colegio? Más tarde les vendría una seria interrogación a puertas cerradas en su oficina. No le parecía correcto saber que habían alumnos que salían de Hogwart sin su permiso. Pues así como podían salir, también podían entrar, y ello significaba que algo estaba fallando en la seguridad del Colegio.
Volcando su atención en las palabras de quienes, hace unos cuantos años atrás, habían sido sus alumnos, asintió ante la sabiduría demostrada por Ron, y siguió los pasos del juramento enseñado por Hermione, repitiendo tras ella y alzando la varita. Reconocía en ese hechizo una variación del juramento inquebrantable. Hermione jamás pondría como castigo la muerte, pero se preguntaba cuál sería la consecuencia si alguien rompía la promesa. De seguro sólo Hermione tenía la respuesta a ello.
- Alumnos y jóvenes- llamó cuando Hermione le cedió la palabra. Acomodó sus lentes sobre el puente de su nariz y observó a los presentes-. Los señores Weasley le irán enseñando los hechizos a probar, mientras ustedes se dividirán en parejas ya establecidas. La joven Whyte con Teddy Lupin y yo practicaré con el señor Henry. En los alumnos, James Potter junto a la joven McKing. Moore con Nott, Roxanne junto a Petar Krum. Rose Weasley con White. Bauer y Fred Weasley. Espero que todos den lo mejor de sí- dijo mirándolos con seriedad y volteándose-. Ahora síganme al patio y cada uno póngase frente a su pareja. Ya comenzaremos- concluyó con autoridad, caminando hacia el patio y guiando a sus alumnos al inicio de la aventura.
avatar
Minerva McGonagall

Mensajes : 5
Puntos de Canje : 35195
Fecha de inscripción : 23/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera reunión de la Nueva Orden del Fénix.

Mensaje por James S. Potter el Dom Ene 01, 2012 4:56 am

A mis oídos llegaron, como un murmullo, las palabras de Rose, y de la nada me vi asintiendo. El amor que cada uno de los miembros de la familia sentía por la madriguera era evidenciable en la sonrisa de cada uno. Noté como Ev se separa de mi para hacercarse a saludar al profesorsito del CLub de Duelos. Aún no me entraba en la cabeza por qué tanta muestra de cariño para con St. Jones. Ni que fuera su hermano. Volvió a mi lado y tomé su mano con fuerza, fulminando con la mirada al auror. Por suerte, atrasados como siempre, llegaron Fred y Caleb. Aquello hizo que mi sonrisa burlona volviera a aparecer, sobre todo después de la reprimenda que le dio tía Mione. Ni los dulces lo salvaron ésta vez.

- ¿Ves Fred? eso te pasa por tener al bobo de Caleb durmiendo en tu cama - me mofé dando paso a las palabras del tío Ron. Su pregunta fue clara, y cuando terminó aclaré mi garganta, siendo el primero en presentarme para animar a los demás a que lo hicieran. - Bueno, todo los presentes, sin exepción me conocen, por lo que seré breve. Soy James Potter, y estoy aquí para que las oscuras manos del ministerio dejen de conspirar en contra de los muggles y el mundo magico, como lo han hecho éste última tiempo. No quiero ver Hogwarts destruido como lo hicieron con los demás colegios... - mi mano se aferró aún con más fuerza a la de Ev. No podía quedarme de brazos cruzados y esperar a ver que algo malo se pasase a mis seres queridos. Ya era hora de que alguien pusiera un alto a todo ésto. Y estaba seguro que el tío Ron, la tía Mione y la directora McGonagall lo conseguirían.

Una vez todos se presentaron y dejaron en claro sus motivos para entrar a la Orden del Fenix, tía Mione nos hizo hacer el juramento de lealta para con la causa. Saqué mi varita como lo indicaba y repetí sus palabras, al igual que todos. Ya todos eran miembros oficiales de la orden del fenix, ya nadía podía retracatarse, no cabía espacio para el temor, ni mucho menos para la desconfianza entre los miembros. Debían confiar en todos, incluso si alguien no era de su agrado. Si no conseguiamos creer en nosotros mismos, no llegaríamos a ningún lado.

Tía Mione explicó tambien, textualmente, la visión que Cassie había tenido. Por inercia, cuando nombraron su nombre, solté la mano de mi novia, y mis pasos me guiaron sin poder evitarlo hasta su lado. Posé una mano en su hombro dandole mi voto de confianza. - Y yo creo en ella - añadí, dejando en claro que si alguien desconfiaba en ella, tambien tendría que desconfiar en mi. No me limité a observar si alguien tenía indicios de desconfiar siquiera en Cassandra, pues mi mirada estaba fija en ella. La directora Mcgonagall dio las indicaciones. Desordené los cabellos de Melanie cuando estuve a su lado. - Ahora si me las pagarás todas, McKing - bromeé mientras saliamos hasta el patio donde todo estaría preparado.

El entrenamiento fue bastante más interesante de lo que esperaba. Melanie no lo hacía nada de mal, y debo confesar que me hizo sudar la gota gorda en más de una ocasión. Aunque claramente me era difcil concentrar con Everlight desemvolviendose junto a mi, además de ver como Cassandra y Allie se sacaban los ojos y lanzaban hechizos como fuera una batalla de vida o muerte. Ambas lo hacian muy bien, y al final del día sabía que serviría para poder unirnos. O al menos tenía la esperanza de ello. Supongo que tendría que esperar más tiempo para poder medirme con Teddy, aquel era mi sueño, pues siempre le he admirado.


A legal kiss never worth as much as a stolen kiss.

Their Daring, Nerve and Chivalry set Gryffindors Apart:





avatar
James S. Potter
GRYFFINDOR
GRYFFINDOR

Mensajes : 918
Puntos de Canje : 34428
Fecha de inscripción : 16/03/2011
Localización : En Sortilegios Weasley.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera reunión de la Nueva Orden del Fénix.

Mensaje por Cassandra Nott el Dom Ene 08, 2012 1:55 am

Casi creo en un inminente peligro cuando la puerta de La Madriguera se abre y veo entrar a Fred y a Caleb, el chico tímido de Gryffindor. No me extrañó que Hermione Weasley los regañara, pues según Albus su tía tenía un pésimo sentido del humor, y al parecer no se había equivocado. Luego de dicho acontecimiento fue Ron Weasley quien tomó la palabra. Era un hombre bastante alto, y tenía en su voz una agradable calidez al hablar, algo que su hija definitivamente no había heredado. Asentí conforme su discurso y luego esperé que comenzaran las presentaciones, hasta que finalmente llegó mi turno.

- Soy Cassandra Nott- dije mi nombre alzando el mentón de forma orgullosa. No me podía dejar amedrentar por ser la única Slytherin del lugar-. Voy en sexto año y pertenezco a la Casa de Slytherin- dije con un tono de voz que reflejaba lo obvio de esas palabras. ¡Por Merlín, si mi camiseta tenía el estampe de mi casa!-. Llegué a esta organización a través de James- en ese minuto lo miré por un intenso segundo-. Y estoy aquí porque no creo en las ideas impuestas por el capricho de algunos, menos aún de aquellos que son capaces de dañar a sus más cercanos por lograr su cometido- dije recordando a mi padre, y arrugando por ello un poco el ceño. Mi mirada se dirigió entonces a Hermione Weasley-. Y sí, tengo dones videntes- agregué intuyendo lo que venía a continuación. Dejando que un pequeño silencio invadiera la sala luego de mi discurso.

A continuación fue Hermione Weasley quien tomó la palabra. Alcé mi varita según sus instrucciones y di paso al juramento preguntándome cual sería su efecto si se rompiera. Nadie parecía estar preocupado de ello, y eso me hizo reconocer en el grupo de personas que me rodeaba una verdadera fe por la causa que ahora me disponía a seguir. ¿Sería ese el camino correcto para mí? me pregunté. Mi mirada se dirigió a James, y sentí como mi pecho se agitaba un momento. Era primera vez que estábamos cerca desde nuestra última conversación, y aún tenía grabado en mis labios el sabor de su beso bajo la lluvia. Agité la cabeza.

Escuché como mi apellido era pronunciado. Miré a Hermione Weasley y me paré más derecha que de costumbre. sosteniendo su mirada. Una mano entonces se apoyó en mi hombro, y me ladeé para ver a James. Le sonreí agradecida por su voto de confianza, y tuve unas enormes ganas de entrelazar sus dedos con los míos para que no se fuera. Pero sabía que no importaba qué tan lejos James pudiera estar físicamente de mí. Él siempre estaría a mi lado de una u otra manera, por lo que lo dejé marchar.

No pude evitar poner un gesto de disgusto cuando la profesora McGonagall anunció quién sería mi pareja de duelo-. Oh, Nerdy, el destino quiere enfrentarnos- le dije en un tono de burla cuando la tuve frente a mí, ya en el patio, lista para la acción. Que tenía ganas de mandarle un hechizo bravo y dejarla fuera de combate, no había duda. Pero no estaba del todo segura que esa fuera una buena estrategia. Se suponía que en este lugar todos luchábamos por la misma causa. ¡Por Merlín, ahora algo más que enemistad me unía a la nerdy número uno del planeta! Que fastidio. Sin embargo, a pesar de mi intento de no pasar de la línea, a lo largo del duelo los hechizos fueron subiendo de tono. Pero la Nerdy no era tan Nerd por nada, y supo responder y atacar, algo que me sorprendió. Quizás era la primera faceta de ella que no encontraba del todo aburrida. Ya para el final del duelo mi cabello estaba despeinado y una sonrisa bailaba en mi rostro. Nos habíamos hecho uno que otro rasmillón una a la otra, pero nada grave-. Parece que haz aprendido bien tus lecciones, nerdy- dije con sorna, esperando como los demás la próxima instrucción. Aún no me sentía del todo cómoda en ese lugar, pero poco a poco comenzaba a comprender que era mejor estar preparada para los acontecimientos futuros, ¿y qué mejor que un héroe de guerra te dijera que hacer?. Por primera vez estaba dispuesta en seguir unas cuantas instrucciones.




No por miedo a errar vas a dejar de jugar

]
¿Quién soy? & ¿Quieres conocerme?

Spoiler:
avatar
Cassandra Nott
SLYTHERIN
SLYTHERIN

Mensajes : 703
Puntos de Canje : 36341
Fecha de inscripción : 19/03/2011
Localización : En un lugar que nunca adivinarás

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera reunión de la Nueva Orden del Fénix.

Mensaje por Allie Moore el Dom Ene 08, 2012 2:21 pm

Ponía atención a las personas, intentaba estar presenta en cuerpo y mente pero algo me estaba distrayendo… no podía dejar de lado mi parte más sensible en todo este asunto. Yo era muggle en muchos aspecto a pesar de que mi herencia de sangre me diera otro estatus, ahora que estaba aquí sentía que todos los peligros vividos y leídos en los diarios eran más tangibles, estando en frente del a directora, de los aurores… ya no cabía una mínima duda, los tiempos en que podíamos planear cosas para el futuro se desmoronaban. Sonreí de todas formas al ver como regañaban a los retrasados, Fred con su imparable sentido del humor y mi pequeño calabacín… estaba tan cohibido como siempre, me le hubiera acercado pero no era el momento ni el lugar para ser amorosa. Para mi sorpresa no fue la única cosa que llamo mi atención, en cuando el señor Weasley termino de hablar la madre de Fred nos advirtió de las vías para ingresar a la orden, no cualquiera podía venir y meterse en el grupo y creo que era lo más sano para todos… algunas personas eran buenas pero en sus momentos decadentes se volvían débiles… junte un poco de aire en mis pulmones, James se había presentado como siempre… con ese encanto de charlatán, me hacía reír un poco lo cual era bueno, Cass sin embargo me generaba tantas contradicciones… si estaba aquí debía respetarla… pero lo que hizo con Albus, no era mi deber juzgarla, sin embargo sentía algo de recelo contra ella.

-Mi nombre es Allie Moore de la casa ravenclaw- sonreí levemente mirando Caleb y a mis compañeras de casa.-es mi último año en Hogwarts, James me hablo de la Orden y no pude pasarla por alto. Mi familia es muggle...- pensar en Albert me alegraba y entristecia.- despues de todo lo que ha pasado aquí y en otros lugares.- me referia al ataque en el bosque, a las escuelas extranjeras… el ministerio.- simplemente no puedo quedarme sin hacer algo… - era tan simple como reconocer el dia de la noche. No podíamos evitar lo que venía pero si podíamos hacer algo para que no resultáramos tan lastimados… familias, amigos… todo lo que nos rodeo y nos convirtió en quienes éramos ahora, todo es se veía amenazado.

Mi presentación fue casi tan breve como la de algunos, con el tiempo en contra la Sra. Weasley nos pidió que tomáramos nuestras varitas, quizás fue el único instante en que dude… los juramentos eran cosa sería no se iba por el mundo realizándolos y luego quebrándolos, pero tenía que hacerlo, si llegaba a mentirle a quien amaba para cuidarlo… eso era lo correcto. Mis ojos azules miraron la empuñadura de mi varita… si mi padre o mi madre estuvieran vivos me apoyarían… el mismo Albert dijo que la usencia de su hermano fue para protegerlo, entonces… este era mi camino. Pronuncie cada palabra con el corazón con la plena seguridad que no iba a darle la espalda a la orden, a mis compañeros, mis amigos… incluso a los que no lo eran, pero estaban luchando por la misma causa.
Pero como todo en la vida es curioso, la directora hizo el par más impar de toda la sala… ¿justamente a nosotras dos?, Cassandra Nott, la chica dorada de Slytherin. Camine hacia ella con un malestar creciendo en la boca de mi estomago… no estaba en armonía conmigo misma para aguantarme sus pesadeces, pero tenía que hacer el intento… y como predije, apenas me tuvo en frente comenzó con sus palabrerías.

-nunca me han gustado los enfrentamientos…- le respondía apacible en el comienzo, pero con la clara idea que esto no era un juego y que si estaba aquí debía tomarme las cosas en sería aunque no personales. Primero intente ir despacio con ella… sin embargo su personalidad atropellarte se presento en el duelo y los hechizo pronto se me fueron de las manos, no podía dejar que ella me ganara porque de ser un combate real yo iba resultar muerta. Me puse sería y empecé a responderle como debía, con la fuerza y la destreza que mis conocimientos me permitían aunque con la inexperiencia de los combates. Al cabo de un rato nuestro duelo acabo con nosotras algo magulladas, ella despeinada y yo agitada por el esfuerzo… me daba cuenta de que estaba pensando demasiado, debía ser más natural.-siempre aprendo mis lecciones...-le respondí –gracias por el duelo...- le dije para ponerme de frente a la próxima pareja.- evitaba pensar en algo, quiera ver como se movían los próximos, mi habilidad estaba en observar y aprender.-
avatar
Allie Moore
PREFECTO/A DE RAVENCLAW
PREFECTO/A DE RAVENCLAW

Mensajes : 625
Puntos de Canje : 34621
Fecha de inscripción : 24/03/2011
Edad : 29
Localización : in a lonly place ~

Ver perfil de usuario http://usu-arlet.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera reunión de la Nueva Orden del Fénix.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.