Sintiéndose horrible (Isabelle V.)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sintiéndose horrible (Isabelle V.)

Mensaje por Septimus S. Prince* el Vie Ago 26, 2011 12:03 pm

Los gritos resonaban en aquella habitación de San Mungo. Los intestinos le ardían. Septimus se recostó con dificultad, sintiendo un tremendo dolor en el abdomen, haciendo que cerrara los ojos con fuerza y se cruzara de brazos sobre su vientre, gimiendo levemente del daño que aquella poción todavía le infligía. Cuando se estabilizó levantó la vista hacia la habitación en la que llevaba como un día entero descansando, sin la vista de un médico o de la enfermera de turno que lo acomodara, y aquello le enfadaba. Era ya entrada la noche, la luna se observaba por la ventana del habitáculo y todos los objetos se reflejaban de forma siniestra.

Podía observar una pancarta colocada en la pared, un "Espero que te recuperes pronto" que su hermana Eileen le había traído durante un tiempo de visita aquella tarde, habiéndose fugado del colegio para ver como se encontraba su querido e indefenso hermano. A su lado, un vaso de agua medio lleno y una caja de bombones que también le había traído su hermana como regalo. ¿Podría alimentarse en aquella condición? ¿O sería aún peor? Sólo sabía que se mantendría en aquel lugar por un par de días más y que debía alimentarse de algo si quería sobrevivir. En la oscuridad de su cuarto, con cuidado de no forzar mucho su abdomen, abrió la caja de bombones y se llevó uno a la boca. Masticó el chocolate, dejándose sentir en su paladar; una buena sensación. Sus manos descansaron sobre sus piernas cruzadas bajo la manta de su cama. El dolor parecía remitir y eso estaba bien. ¿Pero cómo demonios había llegado a estar interno en San Mungo?

Ni el mismo lo recuerda, sus recuerdos todavía son un trazo borroso, pero sabe que ingirió cierta poción que quizás no había sido tan bien preparada. -Qué has hecho Sept.- dijo en un tono un tanto malgastado y dolido. -Has fallado en una poción...- no podía ser, él tenía que ser el mejor en pociones, no podía permitirse aquel fallo. Y entonces el dolor llegó de nuevo, como si una oleada de fuego recorriera su estómago y subiera poco a poco por su esófago. -Me pasé con la coclearia, estoy más que seguro.- de nuevo reclinado, brazos cerrados sobre su vientre, haciendo fuerza hacia dentro. Un pequeño grito de dolor se le escapa y una mano busca acallar aquel sonido en la silenciosa noche de San Mungo.

Es entonces cuando una luz lo molesta, el lugar ahora está iluminado y sus ojos se entrecierran en la maraña de pelo que constituye su cabello. Se tiene que adecuar a la nueva luz entrante y también a la existencia de alguien más que ha entrado en su cuarto a aquella hora.
avatar
Septimus S. Prince*

Mensajes : 77
Puntos de Canje : 34297
Fecha de inscripción : 24/08/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sintiéndose horrible (Isabelle V.)

Mensaje por Isabelle Vanderwall el Vie Ago 26, 2011 12:32 pm

-Listo…..listo…- los pergaminos se deslizaban de una mano a la otra, a Isabelle le parecía increíble la cantidad de pacientes que habían en San Mungo, aquel día en particular estaba exhausta de tanto trabajo.

Soltó un suspiro recostándose a la pared por unos minutos mientras cerraba los ojos. Además de los tratamientos que debía revisar, tenía que quedarse a cubrir toda la noche. No le molestaba su trabajo, adoraba lo que hacía pero la falta de sueño y las continuas pesadillas hacían que pesara más sobre sus hombros aquel turno de noche.

-Debería comer algo- susurro para sí misma recordando que hacia horas que no ingería bocado pero el hambre se hacía ausente cada vez más a menudo. Deseo por unos instantes que su lobo estuviera ahí, a su lado pero luego de tomar una bocanada de aire se incorporó prestándole atención nuevamente a los pergaminos.

Camino unos cuantos pasos y de repente se detuvo al escuchar un grito. Frunció el ceño y se dirigió a la habitación de la cual había salido el sonido, recordando vagamente que un chico de Hogwarts había sido colocado allí por haber ingerido una poción.

-¿Te ocurre algo?- preguntó mientras encendía las luces de la habitación para luego acercarse a él y posar sus ojos en el muchacho, revisando algún signo de alarma que pudiera encontrar.
avatar
Isabelle Vanderwall

Mensajes : 26
Puntos de Canje : 35562
Fecha de inscripción : 31/05/2011
Localización : Asteroide B 612

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sintiéndose horrible (Isabelle V.)

Mensaje por Septimus S. Prince* el Vie Ago 26, 2011 1:08 pm

Los ojos se adecuaron a la intensidad lumínica de la habitación y pudo distinguir a una joven con pergaminos en las manos. La pregunta de ella lo pilló un tanto desprevenido. Un "eh?" salió de sus secos labios y rápidamente se precipitó en dar una respuesta para que no se viera obligada a preguntarle de nuevo.

-Efectos secundarios, quizás la recuperación...- dice con una voz un tanto débil mientras se recuesta de nuevo un poco en su cama, apoyando la espalda en la mullida y suave almohada del lugar, mientras su mirada la observa a ella bajo sus desordenados cabellos. -Siento todavía quemazones internos, dolores localizados en el estómago y esófago...- intentó expresarse de la forma más clara, seria y concisa posible. Podía tener dieciséis años, pero él se consideraba ya todo un adulto hecho y derecho, que sabía valerse por si mismo y reprimir su dolor de forma contenida.

Y otra oleada le hizo incorporarse y retorcerse. Evitando el contacto visual, cerrando tan fuerte ambos ojos que una lágrima se escapaba por su derecho. -Quizás no fue buena idea tomar uno de los bombones...- dijo en una voz más quebrada, realmente se sentía jodido. -Oh, mierda.- se maldijo, se maldijo a sí mismo, a la maldita poción y a su nefasta actuación en pociones. ¿Cómo demonios quería llegar a ser como su tío si a la primera de cambio acababa en San Mungo?

Ríe negando con la cabeza, ahora algo irónico, no se quiere mostrar débil, nunca ha querido y menos delante de una profesional de San Mungo que venía en busca de la fuente de aquellos gritos mudos y enrabietados. -Soy un maldito imbécil.- todavía en aquel tono de risa, negando con la cabeza, completamente decepcionado consigo mismo, pero a la vez demasiado duro como para hacerse la víctima, el dolido o el indefenso. -Creo que el dolor remitirá.- mentira, aquella noche iba a ser larga y dolida, lo presentía. Iba a ser algo divertido. ¿Donde se encontraba morfina cuando uno necesitaba abrazarse al sueño con tal desesperación?

avatar
Septimus S. Prince*

Mensajes : 77
Puntos de Canje : 34297
Fecha de inscripción : 24/08/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sintiéndose horrible (Isabelle V.)

Mensaje por Isabelle Vanderwall el Vie Ago 26, 2011 2:00 pm


-¿Efectos segundarios?- repitió ante la respuesta del chico mientras lo observaba recostarse a su cama. Opto por dejar los pergaminos en una silla cercana y escuchar atentamente las siguientes palabras del muchacho.

- Tranquilo, es normal que sientas esa sensación- apenas menciono percatándose de la forma en que el describía aquellos síntomas con facilidad, estaba segura de que otra persona hubiera utilizado palabras diferentes. ¿Quizás el muchacho era ayudante de sanador como había sido ella durante sus años en el colegio?
Antes de formularse alguna otra hipótesis el chico se incorporó y comenzó a retorcerse y esta vez Isabelle se acercó hasta su cama para colocar una mano sobre su hombro sin embargo levanto una ceja sorprendida ante la mención de los chocolates.

-¿Comiste bombones?- preguntó en tono acusatorio girando su mirada hacia la caja que se encontraba al lado de la mesa.

-Tranquilo- volvió a repetir ante su “Oh, mierda” e inmediatamente hurgo entre sus bolsillos delanteros de la bata blanca para sacar un diminuto frasco de esta. Tomo el vaso de agua que se encontraba a su lado y vertió sobre estas tres gotas del contenido del frasco.

Antes de ofrecerle el vaso al muchacho observo su reacción con interés ¿se estaba riendo de sí mismo? Vale, y ella creía que era rara, ahora si lo había visto todo.

-El dolor remitirá si bebes esto- y le alcanzo el vaso depositándolo de forma obligatoria en su mano derecha.
Suspiró cansada dejándose caer en una esquina de la cama…..volvió a observar los bombones y por primera vez en esa noche sonrió.




avatar
Isabelle Vanderwall

Mensajes : 26
Puntos de Canje : 35562
Fecha de inscripción : 31/05/2011
Localización : Asteroide B 612

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sintiéndose horrible (Isabelle V.)

Mensaje por Septimus S. Prince* el Vie Ago 26, 2011 9:38 pm

Las palabras de ella consiguieron tranquilizarlo un poco; era normal aquella sensación, no es que se estuviera muriendo, ni cosas por el estilo. Simplemente era aquel típico dolor punzante de persona que ha ingerido una poción mal preparada y ahora se retuerce de dolor hasta que se recupere. -La próxima vez que realice una poción me lo replantearé dos veces antes de tomarla...- nota mental, con aquella voz tan quejada y malgastada.

Y otra oleada de dolor le sobreviene de forma instantánea, haciéndole cerrar de nuevo los ojos y apretar sus dientes con fuerza, ésta vez siquiera se dedica a posicionar sus brazos cruzados sobre su vientre, sino que espera con los ojos cerrados hasta que el dolor de nuevo desvanezca. Según el tono de ella podía concretar que la idea de los bombones había sido nefasta.

-Sí, mi hermana me los trajo y entendí que se le había dado permiso para entregármelos porque no harían daño a mi sistema digestivo.- comentó, ciertamente lógico, pero a la vez recriminando a todo médico de por allí, por el mero hecho de que nadie le había advertido del peligro de aquellos chocolates del demonio.

Las palabras de ella hicieron que levantara la vista y la observara detenidamente, preparando una solución acuosa con la que pretendía mitigar los males del muchacho, según creía. Su mano derecha no tuvo siquiera que alcanzar el vaso pues ella se encargó de entregárselo y se sentó en una esquina de la cama, sonriendo. El chico se obligó a relajar su posición y le otorgó una risueña y algo débil sonrisa. -¿Tiene algún efecto secundario éste remedio?- preguntó, pero recordando el intenso dolor apuró a terminar aquella solución antes de que siquiera ella dijera nada.

-Gracias.- finalmente añadió, observándola con sus semi-ocultos ojos. Allí se encontraba, sonriendo mientras observaba la caja de bombones. El chico tomó dicho objeto y se lo extendió a ella. - ¿Quiere uno?- con educación, nunca la perdía, o casi nunca. -No puedo comerlos por lo que veo.- comentó con una sonrisa, quitando cierta tensión a aquel asunto.
avatar
Septimus S. Prince*

Mensajes : 77
Puntos de Canje : 34297
Fecha de inscripción : 24/08/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sintiéndose horrible (Isabelle V.)

Mensaje por Isabelle Vanderwall el Vie Ago 26, 2011 11:45 pm


Le sonrió amablemente cuando le ofreció uno de sus bombones, la verdad si ella hubiera estado en su lugar con el dolor punzante igual hubiera comido chocolates, le encantaban.

-Gracias- agradeció tomando uno y llevándoselo a la boca, mientras masticaba reflexiono sobre las palabras de él dichas antes de los bombones y su hermana.

- Generalmente los familiares y amigos regalan todo tipo de cosas, algunas útiles y otras no tanto. La segunda opción es la que más abunda. Nosotros no podemos prohibirles hasta cierto punto que tipo de presente o no dejen en la habitación. Lo que si dejamos claro es lo que puede o no puede hacer el paciente, en este caso tú. De todas maneras lo que importa es el gesto, imagino que de todas las cosas lo que más se aprecian son las vivitas. Estar encerrado solo en este cuarto no es agradable, menos para un adolescente - coloco sus manos dentro del bolsillo de la bata y continúo explicándole al chico.

-Al parecer te gustan las pociones ¿no? ¿Imagina que le pasaría a una poción mal realizada si agregaras otro ingrediente totalmente inadecuado para ella? No crees que quedaría peor?- preguntó señalando con la vista los bombones para que el muchacho entendiera.

- Tu sistema digestivo se encuentra dañado y necesita reposo para recuperarse, en estos momentos solo debes tomar líquidos que son lo más sencillo de procesar para él sino dolerá más aún-

Saco de su bolsillo el pequeño frasco y lo hizo levitar hasta la mesa que se encontraba próxima a ellos.

-Ese remedio disminuirá el dolor y ayudara a reparar el daño realizado a tu sistema digestivo, debes tomar tres gotas con agua dos veces al día- mencionó con seriedad –De todas formas me encargaré de que alguien se acerque a tu habitación para administrártelo-

Volvió a sonreír y esta vez su pregunta fue en un tono amable.
-¿Cuál es tu nombre?-
avatar
Isabelle Vanderwall

Mensajes : 26
Puntos de Canje : 35562
Fecha de inscripción : 31/05/2011
Localización : Asteroide B 612

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sintiéndose horrible (Isabelle V.)

Mensaje por Septimus S. Prince* el Sáb Ago 27, 2011 9:07 am

-De nada.- respondió lo más amable y recompuesto que pudo, todavía aquella sonrisa un tanto pesada en los labios, su mirada ofuscada por su largo cabello. El silencio se hizo en el lugar mientras ella masticaba el chocolate y Septimus llevaba el vaso a sus labios de nuevo, dando otro lento trago mientras mantenía su vista en ella. Es verdad, si bien el regalo de su hermana había resultado ser nefasto y un potenciador del propio dolor que ya experimentaba en sus intestinos, ella había venido a hacerle compañía y había estado allí durante unas largas tres horas y media antes de volver de forma obligada al colegio.

-Tiene razón.- dijo con el respeto que aquella mujer se merecía como profesional. -Lo agradable de todo es que me estuvo haciendo compañía mucho tiempo.- sonrió, haciendo que sus ojos se achinaran levemente, mostrando unas pálidas ojeras, producto de la enfermedad. Pero entonces analizó las palabras de ella; ¿Adolescente? ¡Tenía ya diecisiete años! ¡Se considera ya un hombre hecho y derecho además de autosuficiente en todos los términos! La seriedad volvió a su rostro y se reincorporó de forma más firme, mostrándose más adulto con cierta sutileza.

Escuchó las palabras de ella; tenía razón, sin duda. -Está bien, entonces digamos que ahora mismo soy una probeta andante, y por lo tanto, si añado cualquier ingrediente, tendrá cierta reacción inesperada.- se afirmó a si mismo. - Suena lógico.- se encogió de hombros y asintió con la cabeza. Aquellos dos movimientos fueron culminantes y una ola de dolor apareció por su cuerpo pero rápidamente se mitigó, desapareciendo, dejando un pequeño escalofrío que le hizo encoger la cabeza. Parecía ser que aquella medicina realizaba bien su función. El chico abrió con fuerza los cansados ojos, impresionado por el rápido efecto. Disminuía muy bien el dolor.

-¿Sólo líquidos?- injusto, aquello le parecía injusto. - ¿Y sabe cuando podré finalmente comer algo... consistente?- preguntó con un halo de esperanza en el rostro. Ojalá la respuesta fuera pronto.

-Tranquila, no se moleste, yo mismo podré suministrarme la medicina. Creo que soy capaz de realizar esa sencilla mezcla.- su error en pociones seguía allí, pero la disolución de una mezcla en agua no parecía demasiado difícil para alguien como él. Más aún cuando esa mezcla era la que le proporcionaba bienestar en aquel momento. Entonces ella volvió a sonreír y preguntó de forma amable, algo para él trivial.

-Septimus.- la voz más recompuesta y seria que podía encontrar. -¿Tú?- una sonrisa tranquila pero todavía cansada se escapó de los labios al preguntar.
avatar
Septimus S. Prince*

Mensajes : 77
Puntos de Canje : 34297
Fecha de inscripción : 24/08/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sintiéndose horrible (Isabelle V.)

Mensaje por Isabelle Vanderwall el Sáb Ago 27, 2011 11:03 am


Sonrió ante la idea de la probeta andante…aquel chico un sentido del humor algo extraño, se burlaba de sí mismo todo el tiempo o al menos eso es lo que le parecía.

Decidió responderle rápidamente la pregunta sobre la comida para que no albergara esperanzas.

- Deberás esperar al menos dos días para ingerir algo consistente, no creo que con esos dolores te apetezca comer - volvió a observarlo esta vez más detenidamente, le parecía divertido la forma en que el cabello del muchacho casi ocultaba sus ojos.

- Con respecto a la medicina. El hecho que te la preparen no es porque tú no seas capaz de realizarlo por ti mismo sino porque hay que evaluar tu estado constantemente. Saber cómo vas evolucionando, para eso estamos aquí ¿no?- señaló con una mano a su alrededor dándole a entender que debía someterse a que tanto sanadores como medimagos estuvieran chequeándolo todo el tiempo.

Escucho el nombre del chico atenta y luego contesto ante su “¿Tú?”.

-Isabelle- mencionó con amabilidad. Sin embargo algo en la forma de ser de aquel chico la intrigaba. Parecía como si tratara de ser responsable y serio todo el tiempo, como si quisiera demostrarle algo a los demás.

-¿Estás muy apurado por regresar a Howgarts?- preguntó con curiosidad. Isabelle había estado en una situación similar a la del chico cuando tenía catorce años recordaba que llego a odiar cada centímetro de pared de San Mungo, incluso a los sanadores de allí que la trataban como si fuera algo delicado y roto, también se había causado daño a ella misma como Septimus la diferencia es que ella lo había hecho intencionalmente. Sin embargo recordaba también que luego de salir de allí volver al colegio se convirtió en un suplicio. Quizás porque no tenía tantos amigos o tal vez porque se sentía demasiado sola.

avatar
Isabelle Vanderwall

Mensajes : 26
Puntos de Canje : 35562
Fecha de inscripción : 31/05/2011
Localización : Asteroide B 612

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sintiéndose horrible (Isabelle V.)

Mensaje por Septimus S. Prince* el Dom Ago 28, 2011 1:37 pm

Y su imaginada y pronta recuperación fue disipada por las palabras de aquella mujer que le afirmó que no podría comer algo sólido hasta pasados al menos dos días, quizás más. Asintió, algo dolido porque realmente se moría de hambre, pero a la vez no quería experimentar de nuevo aquellos dolores que ahora no eran más que momentos incómodos en su vientre. Además pudo entender que, si bien era una persona completamente autosuficiente, requería de la ayuda de un especialista para poder comprobar la mejoría y, según pudo derivar, subir o bajar la dosis de aquella mezcla.

-Está bien, dejaré que miréis por mi, que me cuidéis y proporcionéis solución a mis problemas de salud.- afirmó finalmente, en un tono algo enfadado, pero que realmente no era más que una tonta broma sin sentido para él mismo. -Así puedo hablar con alguien, es mejor que quejarse, retorcerse de dolor o dormir.- admitió pensativo, quizás ahora se estaba volviendo un poco hablador. Pero era lo que tenía el no tener tanta comunicación mientras se encontraba allí, tumbado en aquella cama de hospital.

Finalmente pudo conocer el nombre de su salvadora; Isabelle. -Encantado.- dijo con educación, asintiendo levemente. Sintió un pequeño dolor localizado, aquella disolución había conseguido mitigar muchísimo la angustia del chico. -Y gracias por acudir a mi llamada de auxilio.- esto lo dijo un tanto de forma vergonzosa. No le gustaba gritar, no le gustaba que la gente pensara que estaba asustado o que no podía soportar. -Más aún a estas horas.- pues era bien entrada la noche si bien el tiempo se escapaba de su conocimiento.

Una pregunta apartó al joven de sus pensamientos momentáneos y lo devolvió a ella. -Bueno, más bien estoy apurado por salir de aquí.- se sinceró. -Soy un joven al que no le gusta estar "encerrado" ni "cuidado". Me siento como en una guardería, como un niño pequeño que no puede cuidar de si mismo y que necesita atención.- le explicó a ella. -Y por mucho que agradezca la dedicación que tenéis para conmigo...- se excusó. -No me encuentro cómodo así.- la pura verdad. -Además, tengo una hermana sobreprotectora que estará esperando para volver aquí y llenarme de abrazos y cuidados intensivos por los que tendré que pasar, quiera o no.- rodó los ojos bajo aquella maraña de pelo. Amaba a su hermana, pero a veces se le hacía un tanto pesada con sus cuidados.

-Además, debo terminar esa poción... debo conseguir arreglarla, porque estoy seguro de que estaba cerca de obtenerla y poder mostrársela al profesor de pociones en toda mi gloria.- dijo, con cierto desdén, pero a la vez realmente necesitado de que ocurriera eso. -Necesito demostrar mi valía en ese campo; debo.- admitió. ¿Por qué? Porque quería ser como su tío, porque sabía que desde tiempo atrás ya había heredado ese don familiar tan característico para con las pociones y debía explotarlo al máximo. Quién sabe si al final podría resultar el descubridor de una nueva poción, ganándose el respeto y la fama.
avatar
Septimus S. Prince*

Mensajes : 77
Puntos de Canje : 34297
Fecha de inscripción : 24/08/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sintiéndose horrible (Isabelle V.)

Mensaje por Isabelle Vanderwall el Lun Ago 29, 2011 7:54 am


Escucho en silencio a Septimus y se preguntó cómo sería su vida? Al parecer no le gustaba que lo trataran como un niño sin embargo solo tenía dieciséis años.

-¿Por qué estás tan ansioso de demostrarle lo que puedes hacer a los demás?- preguntó algo confundida.

-Entiendo que quieras salir pronto de aquí porque para nadie es agradable estar en San Mungo pero…….- no sabía si seguir hablando con Septimus, la verdad es que a ella no le gustaba expresar sus opiniones tan abiertamente a alguien que acababa de conocer, generalmente las personas no entendían sus palabras. Pero con la profesión que escogió, había desarrollado cierto cariño hacia sus pacientes fueran conocidos o no, así que decidió continuar.

- Por lo que dices no te gusta las manifestaciones típicas de cariño y afecto, no te culpo a mí también me pasa lo mismo. Tengo dos amigas que son como tú hermana, aun así yo tengo mis razones, mi niñez y adolescencia fueron algo complicadas- suspiro cansada, aquella noche había sido realmente agotadora. Sin embargo le agradaba estar allí sentada, charlando.

- Mira Septimus a veces en la vida hay que dar tiempo al tiempo, quizás si forzamos mucho algo al final no termina como esperamos. Y creo que nuestras acciones y lo que hacemos a diario prueba quienes somos sin necesidad de demostrárselo a alguien. La persona adecuada que deba percatarse de lo seas capaz Septimus no tendrá necesidad de que se lo demuestres, ella sola se dará cuenta. Y si no… - se encogió de hombros -…..pues no vale la pena. Eso no significa que no te esfuerces por obtener lo que quieres pero a veces lo que queremos no es exactamente lo que necesitamos-

Volvió a suspirar y recogió su cabello en un moño algo desordenado para sentirse más cómoda, luego le sonrió abiertamente al chico antes de agregar:

-Yo creo que serás muy bueno con las pociones y que lograras esa que tanto quieres pero si no, aun así pienso que eres un gran muchacho. No todo el mundo lucha con tanta voluntad por lo que quiere-
avatar
Isabelle Vanderwall

Mensajes : 26
Puntos de Canje : 35562
Fecha de inscripción : 31/05/2011
Localización : Asteroide B 612

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sintiéndose horrible (Isabelle V.)

Mensaje por Septimus S. Prince* el Mar Ago 30, 2011 7:35 am

No tenía solución a aquella pregunta. Simple y llanamente quería demostrarle a los demás que podía hacer grandes cosas; era ambicioso, no lo negaba y lo que quería era aquel respeto que su tío consiguió póstumamente y sobre todo, el poder demostrar que los mestizos son incluso mejores que varios magos de "Sangre Limpia". Se encogió de hombros en una expresión seria y enferma, recostado allí en su cama, sus ojos clavados en ella. Se dejó persuadir por las palabras de ella, asintiendo cada cierto tiempo, siempre con la mirada seria y los ojos oscuros centrados en Isabelle. Es verdad que no debía ser tan precipitado y quizás lo había sido haciendo aquella poción de una manera poco... apropiada. Había jugado con su vida por un estúpido motivo como lo es el tiempo. Demonios! Él viviría muchos años más y había arriesgado todo a una poción porque no podía ser paciente con aquello. Y así, bajó la cabeza, algo decepcionado, al sentirse más crío que nunca. Un niño impaciente, para nada un adulto, un mero chiquillo que quiere su juguete aquí y ahora, que no sabe razonar y que desconoce el significado de la palabra autosuficiencia.

Y en cuanto a aquella gente a la que quería impresionar de forma tan enferma, eran sus amigos, su familia, pero eran a la vez todo el mundo mágico y ahora que lo reflexionaba podía conocer de buena mano una cosa; no podía llegar a impresionar de forma sincera a todo el mundo mágico. Incluso su tío tenía sus enemistades, incluso el mismísimo Harry Potter tiene aquellos que lo califican de imbécil y de auror glorificado de pacotilla. Los odiadores están para eso, para odiar.

Captó todos sus movimientos, aquel repetido suspiro que denotaba cansancio y como se recogía el cabello en un moño para sentirse más cómoda. El chico sonrió con tranquilidad, escuchando sus palabras, intentando no emocionarse con aquella fuente de autoestima que había descubierto. -Gracias.- dijo él, educado, asintiendo lentamente antes de dejarse recostar un poco más en el camastro. Giró la cabeza y tomó del vaso de agua, lo poco de disolución que quedaba allí mezclada, esperando que el dolor no solo fuera más leve, sino que desapareciera con gran eficacia. El estómago no le dolía ya tanto, si bien una sensación incómoda de cosquilleo y revoloteo recorría todo su interior. Sintió ganas de vomitar, pero aquello se mitigó rápidamente, inspirando y espirando de forma pausada y llena. Retomó la conversación con ella, no queriendo hablar más de todo aquello que constituía su alocada y poco organizada cabeza.

-Se le ve cansada.- todavía en aquel tono respetuoso que conllevaba consigo. No había que ser un gran observador para denotar que Isabelle estaba agotada. -¿Lleva mucho tiempo de turno aquí en San Mungo?- preguntó con cierta curiosidad, sin mucho más de lo que preguntar. Esperando su respuesta se le ocurrió otra interesante pregunta, una pregunta más personal pero que interesaba al muchacho, por saber más sobre Isabelle.

-¿Usted también estudió en Hogwarts?¿En qué casa?- cuestionó con interés, esperando preguntarle más tarde por sus profesores quizás, seguramente habrían compartido alguno, como McGonagall, la directora actual.
avatar
Septimus S. Prince*

Mensajes : 77
Puntos de Canje : 34297
Fecha de inscripción : 24/08/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sintiéndose horrible (Isabelle V.)

Mensaje por Isabelle Vanderwall el Mar Ago 30, 2011 10:07 am


Sonrío entre suspiros como respuesta ante su comentario sobre su evidente cansancio, al parecer no había pasado desapercibido para el chico, de hecho era difícil que alguien no lo notara sin embargo la respuesta a su siguiente pregunta no demostró su verdadero agotamiento físico.

-No tanto, un par de horas. Nada inusual para un medimago- aquello era cierto pero a Isabelle se le hacía más difícil porque apenas descansaba en casa, no podía dormir. La verdad es que no tenía horarios en su ciclo biológico, comía a deshoras, apenas dormía y para ella aquello era tan normal, había sido así casi toda su vida. Aunque últimamente las horas de sueño se habían reducido a cero….tenía épocas en que le pasaba, las pesadillas no la dejaban dormir y prefería saltarse el horario.

Asintió con la cabeza ante la segunda pregunta de Septimus.

-Ravenclaw, sorprendentemente. Aunque yo siempre he creído que no había otra casa en la que me pudieran colocar- estiro la mano derecha para apoyarse sobre ella.

-Mi familia siempre ha asistido a Slytherin desde mis abuelos hasta mi hermana menor, incluso en mis primeros años de Hogwarts el único amigo que tenía era de Slytherin pero como verás obviamente yo no encajo dentro de las características de esa casa, excepto por el hecho de que mi familia sea sangre pura y mi color favorito es el verde- admitió con una sonrisa.

- Tuve pocos amigos en Hogwarts, y hubo épocas en las que me ausente por motivos…….familiares se podría decir. Mayormente en mis primeros años, luego a partir del 6to cambio mucho mi vida en el castillo. Conocí personas muy especiales que se convirtieron en grandes amigas- esta vez levantó la mano derecha y reveló una cadenita que llevaba colgada en el cuello con un medallón que tenía dibujado un símbolo en el centro.

- Cada una de ellas lleva un medallón igual a este, son seis en total contando el mío- se acercó a Septimus unos centímetros para que pudiera observar la cadenita más de cerca, después de unos segundos regreso a su lugar inicial.

-Al igual que tú a mí también me apasionaba una asignatura en particular: la astronomía. Y tenía una razón personal para ello. Mi padre es astrónomo, desde pequeña me sentí vinculada a su mundo pero alrededor de mis seis años de edad el comenzó con estos viajes extensos hacía regiones lejanas. Se demoraba en llegar a casa, incluso había épocas en las que pasaba hasta un año sin verlo. Cuando entre a Hogwarts, la astronomía fue la forma que encontré de estar cerca de él, de no sentir su distancia tan lejana- por unos pequeños instantes la mirada de Isabelle se quedó perdida en algún punto de la habitación, como si hubiera entrado en otro mundo pero al minuto siguiente deposito sus ojos azules nuevamente sobre Septimus.

-Era buena en la asignatura, muy buena de hecho porque significaba algo importante para mí – notó como el chico había parado de quejarse de la sensación de dolor que presentaba cuando entró a la habitación. Sonrió para sus adentros complacida de haberlo ayudado, se recuperaría pronto si no volvía a ingerir más chocolates.


avatar
Isabelle Vanderwall

Mensajes : 26
Puntos de Canje : 35562
Fecha de inscripción : 31/05/2011
Localización : Asteroide B 612

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sintiéndose horrible (Isabelle V.)

Mensaje por Septimus S. Prince* el Mar Ago 30, 2011 10:46 am

Sabía que la vida del medimago era dura y sufrida, casi se podría decir que no lucrativa. Era algo completamente vocacional a su forma de ver las cosas. Te pagaban, sí, los galeones estaban ahí, pero aún así tenías que sacrificar muchas horas, el tener una vida coordinada. Septimus se planteó la idea de ser medimago en el futuro, pero le pareció algo demasiado duro, si bien no le importaba "sacrificar" parte de su vida para por el bien de los demás.

Y entonces el tema se sumergió de nuevo en el tema de Hogwarts. Ravenclaw, sin duda tenía todos los boletos para ser de aquella casa. A simple vista Isabelle le había parecido una mujer muy inteligente y discursiva, cosa que denotaba ese espíritu Raven que tanto le gustaba a veces. Entonces escuchó sobre la pertenencia del resto de su familia a su casa, Slytherin y una sonrisa apareció en su rostro, ciertamente egocéntrica, cuando escuchó que de Slytherin sólo tenía la sangre pura y su color preferido.

-Bueno, yo soy mestizo y soy alumno de Slytherin...- admitió con orgullo, se sentía único por ser un mestizo, un tipo de mago inconcebible en una casa como era Slytherin. -Y mi color preferido es el azul.- añadió, con una tonta sonrisa, una simple y tonta broma.

Fue entonces cuando Isabelle quiso compartir con él su breve paso por la escuela de Magia y Hechicería. Parecía ser que sus primeros años fueron un tremendo suplicio, pero con el paso del tiempo las cosas mejoraron para ella. El chico acercó la vista para poder observar la cadenita que llevaba colgada del cuello. Asintió con una sonrisa todavía enferma en el rostro y se recostó de nuevo mientras escuchaba el resto de su historia.

-Astronomía es una buena asignatura.- comentó con una sonrisa. -Las estrellas son algo demasiado bello que de normal en el mundo muggle no se pueden ver.- afirmó, recordando su casa, allí en Londres, donde ahora se encontrarían sus consternados padres, afirmándose que lo de su hijo no fue más que un susto. -En cambio desde la torre de astronomía, evidentemente, se tiene una vista preciosísima del cielo.- no le gustaba hablar de aquella manera tan... delicada. Lo suyo eran las pociones, no las estrellas. Pero no podía negar que alguna que otra noche se había escapado de las mazmorras para subir a la torre desde donde poder descansar observando aquella magnífica vista.

-Lo mío con Pociones es algo parecido...- se atrevió a afirmar, no daría nombres, pero sí que compartiría su historia con ella. -Un miembro de mi familia fue un gran maestro de las pociones. Y yo sigo sus pasos, muchos han dicho que me parezco mucho a él. Incluso la directora misma dijo que soy su vivo retrato.-comentó sonriendo. Pero la seriedad le sobrevino. -Además, tengo un importante objetivo, demostrar que un mestizo puede llegar a ser mejor que muchos de los orgullosos sangres limpia que son serpientes y no me aceptan.
avatar
Septimus S. Prince*

Mensajes : 77
Puntos de Canje : 34297
Fecha de inscripción : 24/08/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sintiéndose horrible (Isabelle V.)

Mensaje por Isabelle Vanderwall el Mar Ago 30, 2011 12:41 pm


Elevo una ceja con mirada divertida cuando menciono que era mestizo y más aún que pertenecía a Slytherin.

-Que sorpresa, ni cuenta me había dado- dijo en tono de broma sonriendo ante el hecho de que su color preferido fuera azul. Isabelle sospechaba que un chico como Septimus era candidato ideal para Slytherin sin embargo le sorprendió que fuera un mestizo, había jurado por su forma de ser que pertenecía a una familia de sangre pura.

- Que raro, creo que hay pocas excepciones con respecto a ese tema. Son muy pocos los estudiantes que llegan a estar en Slyherin siendo mestizos- admitió, si bien para Isabelle aquello de la sangre no tenía importancia no podía evitar conocer lo que significaba ser un mestizo después de haber crecido en el seno de una familia de sangre pura.

Escucho hablar a Septimus de las estrellas y nuevamente se sorprendió pero esta vez sonrió agregando.
-No tanto bellas como peculiares, lo interesante de las estrellas es que a pesar de parecer tan cerca están a miles de años de distancia por decirlo de algún modo. Espero que sepas que las estrellas no son más que esferas de plasma, que mantiene su forma gracias a un equilibrio de fuerzas denominado equilibrio hidrostático. La belleza poética que se les atribuye no es más que pura metáfora, generalmente utilizado por personas románticas… - entrecerró los ojos en una expresión curiosa observando en silencio a Septimus -….al parecer después de todo no eres tan serio - menciono en un tono divertido.

- La torre de astronomía era uno de mis lugares favoritos de Hogwarts- dijo ante el comentario de Septimus sobre la torre y de repente extraño el colegio…. a sus amigas y todas las cosas que había compartido en aquel castillo. Tenía muchos recuerdos, demasiados.

Ante los últimos comentarios del muchacho Isabelle se quedó callada, poniendo atención. Ahora entendía el porqué de su pasión por las pociones, más aún entendía por qué quería salir tan rápido de San Mungo pero fueron sus últimas palabras la que la dejaron en un silencio mudo.

Pasaron largos segundos antes de que volviera hablar.

- Espero que tu afán por demostrarles que eres mejor que ellos no te lleve por caminos equivocados-

Suspiro esta vez con tristeza.

- ¿En serio crees que vale la pena demostrarles algo a ellos? Si eso crees, les estas dando la importancia que no se merecen y es por eso tal vez que ellos sean tan orgullosos- se encogió de hombros y decidió cambiar el tema hacia las pociones y la escuela.

- Mmm creo que hubo un profesor de pociones que perteneció a Slytherin y era mestizo. Escuche a mi madre hablar algo al respecto , pero no estoy segura. Aunque si el logro ser un maestro en el arte de las pociones, tú también puedes- lo animó.
avatar
Isabelle Vanderwall

Mensajes : 26
Puntos de Canje : 35562
Fecha de inscripción : 31/05/2011
Localización : Asteroide B 612

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sintiéndose horrible (Isabelle V.)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.