Revolviendo las letras ~

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Revolviendo las letras ~

Mensaje por Emily Langdon el Jue Ene 05, 2012 2:12 pm

Érase una mujer que anhelaba tener un niño, pero no sabía dónde irlo a buscar. Al fin se decidió a acudir a una vieja bruja y le dijo:
- Me gustaría mucho tener un niño; dime cómo lo he de hacer.
- Sí, será muy fácil -respondió la bruja-. Ahí tienes un grano de cebada; no es como la que crece en el campo del labriego, ni la que comen los pollos. Plántalo en una maceta y verás maravillas.
- Muchas gracias -dijo la mujer; dio doce sueldos a la vieja y se volvió a casa; sembró el grano de cebada, y brotó enseguida una flor grande y espléndida, parecida a un tulipán, sólo que tenía los pétalos apretadamente cerrados, cual si fuese todavía un capullo.
- ¡Qué flor tan bonita! -exclamó la mujer, y besó aquellos pétalos rojos y amarillos; y en el mismo momento en que los tocaron sus labios, abrióse la flor con un chasquido. Era en efecto, un tulipán, a juzgar por su aspecto, pero en el centro del cáliz, sentada sobre los verdes estambres, veíase una niña pequeñísima, linda y gentil, no más larga que un dedo pulgar; por eso la llamaron Pulgarcita.
Le dio por cuna una preciosa cáscara de nuez, muy bien barnizada; azules hojuelas de violeta fueron su colchón, y un pétalo de rosa, el cubrecama. Allí dormía de noche, y de día jugaba sobre la mesa, en la cual la mujer había puesto un plato ceñido con una gran corona de flores, cuyos peciolos estaban sumergidos en agua; una hoja de tulipán flotaba a modo de barquilla, en la que Pulgarcita podía navegar de un borde al otro del plato, usando como remos dos blancas crines de caballo. Era una maravilla. Y sabía cantar, además, con voz tan dulce y delicada como jamás se haya oído
.

Estaba sentada en una mesa de la biblioteca, una mesa muy iluminada y sujetaba un gran libro de cuentos que tenían en la portada rosa con letras muy grandes y doradas el título "Cuentos de los hermanos Anderson" con una letras caligráfica y muy garigoleada. Me había sentado cruzando las piernas a lo indio sobre la silla y estaba encorvada sobre aquel hermoso y enorme libro donde había cientos de historias sobre princesas que vivían en tierras muy muy lejanas. "Achú!" estornudé tratando de hacer el menor ruido posible y me limpié la nariz con un pañuelo de tela que guardaba en el interior del puño de mi sueter ese día, había amanecido con un leve resfrío que comenzaba a hacerse mayor. "Malditos elfos del mal... todo es culpa suya, deben de incluir más vitamina C en las comidas y cenas... necesito una mandarina" pensé mientras me limpiaba la nariz que ya tenía roja por la punta a esas horas.


Una noche, mientras la pequeñuela dormía en su camita, presentóse un sapo, que saltó por un cristal roto de la ventana. Era feo, gordote y viscoso; y vino a saltar sobre la mesa donde Pulgarcita dormía bajo su rojo pétalo de rosa.
«¡Sería una bonita mujer para mi hijo!», dijose el sapo, y, cargando con la cáscara de nuez en que dormía la niña, saltó al jardín por el mismo cristal roto.
Cruzaba el jardín un arroyo, ancho y de orillas pantanosas; un verdadero cenagal, y allí vivía el sapo con su hijo. ¡Uf!, ¡y qué feo y asqueroso era el bicho! ¡igual que su padre! «Croak, croak, brekkerekekex! », fue todo lo que supo decir cuando vio a la niñita en la cáscara de nuez.
- Habla más quedo, no vayas a despertarla -le advirtió el viejo sapo-. Aún se nos podría escapar, pues es ligera como un plumón de cisne. La pondremos sobre un pétalo de nenúfar en medio del arroyo; allí estará como en una isla, ligera y menudita como es, y no podrá huir mientras nosotros arreglamos la sala que ha de ser vuestra habitación debajo del cenagal.
Crecían en medio del río muchos nenúfares, de anchas hojas verdes, que parecían nadar en la superficie del agua; el más grande de todos era también el más alejado, y éste eligió el viejo sapo para depositar encima la cáscara de nuez con Pulgarcita.
Cuando se hizo de día despertó la pequeña, y al ver donde se encontraba prorrumpió a llorar amargamente, pues por todas partes el agua rodeaba la gran hoja verde y no había modo de ganar tierra firme
.

- ¡Malo malo! ¡Sapo malo! - apunté con mi dedo al libro y fruncí el ceño muy molesta por lo que le estaban haciendo a Pulgarcita, sollocé una vez al imaginarme a mí de ese diminuto tamaño siendo secuestrada por un horrible sapo y solté un gritito. Me tapé la boca y miré a mi alrededor para asegurarme que nadie se había molestado por mi gritito y me dí cuenta que solamente había molestado a alguien que estaba en una mesa del otro lado del pasillo. Sonreí tímida y esbocé un "Lo Siento" con la boca casi sin pronunciar palabra y seguí sonriendo apenada, estaba segura que me había puesto roja como tomate y no solo de la nariz.





Spoiler:

avatar
Emily Langdon
RAVENCLAW
RAVENCLAW

Mensajes : 46
Puntos de Canje : 36648
Fecha de inscripción : 31/07/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Revolviendo las letras ~

Mensaje por Caleb White el Jue Ene 05, 2012 3:24 pm

Mi cabeza giraba en torno a un montón de cosas que no tenían respuesta haciendo que mis emociones estén como en un estado de shock extraño. Todo se resumía en que el año que viene iba a tener que aventurarme por las calles del mundo mágico en busca de algún empleo lo cual no era cualquier cosa, estos 17 años me habían caído algo extraño poniéndome en una situación rara de la vida pero ya… sacudí la cabeza en mitad del pasillo tratando de despejar mi mente y no empiece a pensar en cosas que no tenían sentido porque todavía era muy temprano para aquello. Tenía que pensar en otras cosas para despejarme o por ahí sacar mi lado estudioso e ir a la biblioteca a leer algún libro. No me encontraba muy lejos de ese sitio así que iba a ser lo mejor, antes de ir afuera a jugar a Quidditch con todos mis amigos prefería leer sentado, rodeado de sabiduría ¿Qué me estaba pasando? ¿Serian esos los pasos a la madurez? Incógnitas y más incógnitas.

Me tarde un par de minutos en llegar a aquel lugar donde abundaba la historia, la sabiduría, una parte esencial en esto que nosotros llamábamos magia para aquellos que estaban en sus años escolares en cualquier colegio u institución mágica. Una introducción algo extraña para entrar a la biblioteca y mas para como entre con la cabeza algo inclinada como escondiendo mi rostro de las pocas personas que había, eso gracias a mi forma vergonzosa de ser y mas que venía de un par de pasillos bastante concurridos. Por eso prefería refugiarme en mi mente donde el mundo lo creaba yo, porque ahí era como quería y las cosas salían como yo las pensaba… lamentablemente eso pasa solamente en mi cabeza, algo que no era muy bueno que digamos ya que vivir en los sueños creados por la imaginación era como estancarse en algo que era difícil que suceda.

Me puse a buscar entre los estantes cuando escuche el grito de una persona en la biblioteca “¿Qué fue eso? ¿Gritos en una biblioteca?” Pensé porque este si no era el más silencioso lugar peleaba por el primer puesto porque creo que hasta en la sala de castigos había mas personas que acá. En fin, basta de comparaciones algo estúpidas. Tome rápidamente el libro de pociones para ir por fin a buscar una mesa en tranquilidad para leer- No pude ver al ser que había gritado, en un lugar así las ondas de sonido rebotaban en todos lados haciendo que se produzca un eco desorientador. Me senté tratando de hacer el menor ruido posible con la silla frente a una niña que por lo que pude leer el titulo de su libro, creo suponer que era muggle y me parecía conocido de algún lado. Trate de hacer el menor ruido posible con la silla ya que tendía a arrastrarla por el piso cuando la movía, esta vez la levante un poco, tirándola hacia atrás para al fin sentarme. Tan pronto como me senté busque algunas pociones avanzadas para leer cerca de la mitad del libro y trate de tapar mi cara totalmente porque, a pesar de que tome el coraje para sentarme frente a una chica me daba vergüenza imaginar si quiera que me estuviera viendo. Estúpido, lo sé pero era así y no se le podía hacer nada.
avatar
Caleb White
GRYFFINDOR
GRYFFINDOR

Mensajes : 60
Puntos de Canje : 34601
Fecha de inscripción : 02/08/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Revolviendo las letras ~

Mensaje por Emily Langdon el Jue Ene 05, 2012 4:16 pm

El chico de la mesa de enfrente era un hufflepuff que me devolvió la sonrisa en cuanto vió mi disculpa y entonces ensanché más mi sonrisa, pero esta vez menos nerviosa por haberlo distraído de sus estudios. Tal vez debería de tomar mi libro y salir de ahí, esta historia le iba a gustar a Alabama, pero tal como era, capáz que terminaba haciendo una casita para Pulgarcita dentro de nuestra habitación y rodeando todo el colegio con un hechizo anti sapos.

Retiré el contacto visual con el Hufflepuff quien ahora me miraba un tanto acosadoramente, tal vez estaba pensando que quería ligarmelo o algo y devolví la mirada, algo espantada, a mi libro y seguí leyendo.

Mientras tanto, el viejo sapo, allá en el fondo del pantano, arreglaba su habitación con juncos y flores amarillas; había que adornarla muy bien para la nuera. Cuando hubo terminado nadó con su feo hijo hacia la hoja en que se hallaba Pulgarcita. Querían trasladar su lindo lecho a la cámara nupcial, antes de que la novia entrara en ella. El viejo sapo, inclinándose profundamente en el agua, dijo:

-Aquí te presento a mi hijo; será tu marido, y vivirán muy felices en el cenagal.

-¡Coax, coax, brekkerekekex! -fue todo lo que supo añadir el hijo. Cogieron la graciosa camita y echaron a nadar con ella; Pulgarcita se quedó sola en la hoja, llorando, pues no podía avenirse a vivir con aquel repugnante sapo ni a aceptar por marido a su hijo, tan feo.

Los pececillos que nadaban por allí habían visto al sapo y oído sus palabras, y asomaban las cabezas, llenos de curiosidad por conocer a la pequeña. Al verla tan hermosa, les dio lástima y les dolió que hubiese de vivir entre el lodo, en compañía del horrible sapo. ¡Había que impedirlo a toda costal Se reunieron todos en el agua, alrededor del verde tallo que sostenía la hoja, lo cortaron con los dientes y la hoja salió flotando río abajo, llevándose a Pulgarcita fuera del alcance del sapo.

En su barquilla, Pulgarcita pasó por delante de muchas ciudades, y los pajaritos, al verla desde sus zarzas, cantaban: «¡Qué niña más preciosa!». Y la hoja seguía su rumbo sin detenerse, y así salió Pulgarcita de las fronteras del país.

Una bonita mariposa blanca, que andaba revoloteando por aquellos contornos, vino a pararse sobre la hoja, pues le había gustado Pulgarcita. Ésta se sentía ahora muy contenta, libre ya del sapo; por otra parte, ¡era tan bello el paisaje! El sol enviaba sus rayos al río, cuyas aguas refulgían como oro purísimo. La niña se desató el cinturón, ató un extremo en torno a la mariposa y el otro a la hoja; y así la barquilla avanzaba mucho más rápida.

Más he aquí que pasó volando un gran abejorro, y, al verla, rodeó con sus garras su esbelto cuerpecito y fue a depositarlo en un árbol, mientras la hoja de nenúfar seguía flotando a merced de la corriente, remolcada por la mariposa, que no podía soltarse.

¡Qué susto el de la pobre Pulgarcita, cuando el abejorro se la llevó volando hacia el árbol! Lo que más la apenaba era la linda mariposa blanca atada al pétalo, pues si no lograba soltarse moriría de hambre. Al abejorro, en cambio, le tenía aquello sin cuidado. Se posó con su carga en la hoja más grande y verde del árbol, regaló a la niña con el dulce néctar de las flores y le dijo que era muy bonita, aunque en nada se parecía a un abejorro. Más tarde llegaron los demás compañeros que habitaban en el árbol; todos querían verla. Y la estuvieron contemplando, y las damitas abejorras exclamaron, arrugando las antenas:

-¡Sólo tiene dos piernas; qué miseria!

-¡No tiene antenas! -observó otra.

-¡Qué talla más delgada, parece un hombre! ¡Uf, que fea! -decían todas las abejorras.


- Pero que tontón que eres, claro que tiene dos piernitas, ¡es una niña, no una sapa! - de nuevo, sin haberme dado cuenta hablé en voz alta y al acto cerré los labios y levanté la mirada para ver si no había incomodado a nadie con mi comentario pero tremendo susto me llevé cuando un chico me devolvió la mirada en la misma mesa que yo estaba ¡EN LA MISMA MESA! No me había dado cuenta del momento en el que llegó por estar prestandole tanta atención a los malosos sapos, pero lo peor fué que me sobresalté tanto al ver que había alguien tan cerca sin previo aviso que enderecé la espalda pero por la posición que estaba guardando, de piernas cruzadas sobre el asiento, me impulsé sin querer demasiado hacia atrás y terminé cayendo estrepitosamente en el suelo quedando con el libro sobre mi cara - Estoy bien - informé en voz queda a mi misma persona cuando comprobé que nada me dolía, salvo un muslo que se golpeó con la madera de la silla al caer, pero no me golpeé la cabeza, y menos mal que no lo hice porque mi padre decía que cuando te golpeabas la cabeza se morían neuronas que jamás volvían a crecer.





Spoiler:

avatar
Emily Langdon
RAVENCLAW
RAVENCLAW

Mensajes : 46
Puntos de Canje : 36648
Fecha de inscripción : 31/07/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Revolviendo las letras ~

Mensaje por Caleb White el Jue Ene 05, 2012 6:29 pm

Esto era algo irónico porque a la mayoría de las pociones si algo salía mal uno corría peligro de envenenarse por una mala preparación, así hasta una poción de amor podía ser mortal. O también en altas dosis uno podía matar a una persona sin ser necesariamente veneno. Mejor memorizas la cantidad de materiales que llevaba para no errar en ningún cálculo ya que de por sí, junto a DCAO, pociones era una de las materias que mas me gustaba solo que era algo perezoso a la hora de la practica lo cual dificultaba un poco el aprendizaje de la materia. Algo que necesitaba mejorar en las variables de mi aspecto pero no creo que esto era parte de esa mejora ya que me había decidido entrar a la biblioteca solamente porque tenía un rato libre, me dieron ganas de leer y ahí estaba leyendo un libro de pociones para mejorar los conocimientos o por lo menos tratando.

Estaba tan concentrado en el libro con mi tranquilo, forzando una lectura lenta para que las palabras, los detalles queden bien grabados en mi mente. Gracias a aquello cuando la chica que estaba frente a mí se puso a hablar de la nada pero en un tono elevado, casi salgo flotando de la silla del susto ¿Qué le había pasado? Mire por sobre mi libro luego de reponerme del susto que me había dado tan fácilmente aquella niña, suspire extensamente y deduje “Es un libro de acción, no hay otra explicación para eso” Encogí mis hombros para esconder mi cara en el libro y volver a leer pero no pude evitar decir unas palabras - ¿S… segura que… que estas bien? – Trate de murmurar sin dar la cara… literal, escondí mi cara con mi libro e intente leer con los nervios de punta. Juro que tuve que leer unas líneas como diez veces porque me había quedado en blanco, no sabía lo que estaba leyendo y eso que solo dije unas pequeñas palabras con un tono bajo que se le agrego un notorio titubeo de la voz en señal de timidez. Gracias Merlín, trágame tierra. Me acomode el pelo ya en señal de no saber qué hacer, tenía que leer pero no podía gracias a mis actos impensados de hablarle a aquella chica que se encontraba frente a mí de la nada. Me estaba torturando, mi cabeza me estaba torturando y ya sentía mis mejillas algo calientes, con algo de temperatura por el sonrojo. Sacudí mi cabeza para luego forzar una especie de tos para aclarar un poco mi garganta “Concéntrate en el libro, concéntrate en el libro…” trate de seguir leyendo como pude con mi mente en blanco.
avatar
Caleb White
GRYFFINDOR
GRYFFINDOR

Mensajes : 60
Puntos de Canje : 34601
Fecha de inscripción : 02/08/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Revolviendo las letras ~

Mensaje por Emily Langdon el Dom Ene 08, 2012 2:12 pm

El mundo siempre era extraño visto desde abajo y aunque yo no era precisamente muy alta, tampoco era precisamente una enana de 30 centímetros, ahora comprendía más o menos lo que sentían los doxys cuando alguien pasaba a su lado... "Que nadie me pise por Merlín" retiré el libro de mi rostro justo en el momento en el que escuché que el chico que me había matado del susto por su manera tan sigilosa de llegar, me habló en un tono tan bajo que también parecía que hablaba nada más para él mismo. Había interrumpido mi diálogo personal pero tampoco era que mostrara mucha preocupación real por como me encontraba puesto que se quedó en su lugar, oculto detrás de su libro sin mirarme.

- Si... gracias por la preocupación- dije con un poco de sarcasmo puesto que realmente parecía que habia preguntado solo por preguntar y no movió ni un dedo para ayudarme a levantarme. Toqué mi cabeza comprobando que estuviera en su sitio y luego me puse en cuatro extremidades recuperando el lado correcto de mirar el mundo, ya no lo veía de cabeza. Me levanté finalmente y tomé mi libro. Levanté la silla y me senté de nuevo. Abrí el libro donde me había quedado.

Miré a mi preudo interlocutor pero ante su inminente falta de interés pensé que estaba muy ocupado estudiando y quien más que yo sabía que el ingenio sin medida es el mejor regalo de los hombres? No iba a interrumpir su preciada hora de estudio, sobre todo cuando ahora por fin iba a saber que diablos le había hecho el sapo a Pulgarcita. Me hundí en mi libro y en sus letras siguiendo con la historia.





Spoiler:

avatar
Emily Langdon
RAVENCLAW
RAVENCLAW

Mensajes : 46
Puntos de Canje : 36648
Fecha de inscripción : 31/07/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Revolviendo las letras ~

Mensaje por Caleb White el Lun Ene 09, 2012 3:39 pm

“Tonto, tonto, tonto… en vez de avergonzarte tendrías que haberla ayudado a levantarse ¿Dónde están tus modales? ¿Qué rayos estás haciendo? Pídele disculpas ¡Ahora!” Me decía en tono de amenaza mi cabeza al ser que por mis nervios no pude ni moverme de mi silla, de hecho hasta hace un rato estaba como una piedra por la vergüenza que me había agarrado de no ayudarla… aunque bueno ¿Dónde estaba mi mente cuando la necesitaba? Seguramente dándome la señal para activar mi carácter tímido. Tome aire por la boca hasta que mis pulmones se llenaron por completo e exhale por la nariz lentamente haciendo una especie de meditación para calmarme.

Agache un poco el libro, para mirar a la chica concentrada en su lectura luego de haberse repuesto del golpe. Que idiota fue en no ayudarla… idiota, idiota… ahora no sabía cómo hablarle, de hecho, miraba el libro sabiendo que detrás de esas hojas estaba su rostro, su persona y me daba más vergüenza – emm… esto, lo sien… siento, po… por no… no ayudarte. T… tendría que haber sido más caballeroso – Mi tono titubeante, suave y tratando de no ser muy alto ya que estábamos en un sitio que el silencio era primordial. Espero que me haya escuchado, no iba a poder decirlo de nuevo porque con suerte había salido mi voz por mis labios. Ahora mi garganta se sienta seca con mis mejillas enrojecidas y, para este combo, lo único que me faltaba era ponerme a temblar de los nervios, eso sería la frutilla del pastel - ¿S… segura que estas b… bien? – Repetí nuevamente ya que tenía que estar seguro que no le doliera nada, por Merlín… para por lo menos ayudarla si le había pasado algo. Tendría que concentrarme en el libro, seguir leyendo pero ahora no podía porque mi torpe actitud de un asistirla me estaba cobrando venganza.

Levante mi libro haciendo que, de nuevo, tape mi rostro y me puse a “intentar” leer. Intentar era poco, en realidad ya me estaba esforzando demasiado, mi cabeza me estaba arrastrando por ese recuerdo de hace unos segundos. Le estaba pidiendo al libro que haga lo imposible y me saque de ese mundo para olvidarme de lo pasado, realmente pedía un milagro. Este castillo lleno de magia ¿No podía tener algo que me saque de esta incómoda situación? Seguramente tendría que enfrentarla como siempre. Termine sonriendo por mis locos pensamientos, una sonrisa hipotética pero a la vez de gracia.
avatar
Caleb White
GRYFFINDOR
GRYFFINDOR

Mensajes : 60
Puntos de Canje : 34601
Fecha de inscripción : 02/08/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Revolviendo las letras ~

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.