Daughter of Moon.-

Ir abajo

Daughter of Moon.-

Mensaje por Invitado el Mar Mar 29, 2011 9:11 am

- Tercera semana en Hogwarts, día 22, en vísperas.-

Todo había pasado demasiado deprisa esos primeros días, la tranquilidad que tenía en el colegio era muy diferente que en casa donde podía ser capaz de salir por la noche como una loba descarriada por las calles a sembrar el horror en su viejo pueblo muggle. En el mundo mágico todo era diferente, al menos en el punto de que conocía el lugar a donde debía ir la noche siguiente. Ese día se había levantado con una gran contracción en la espalda, se sentía pesada aunque fuera una muchacha delgada, como si enfermase, no había querido cruzarse a nadie por los pasillos porque las vísperas siempre la alteraban, había ido a la clase de Defensa y luego se había recluído en la sala común a pasar el día estudiando, eso era lo que la quitaba de toda la presión, olvidaba su condición y aunque no fuera muy buena en recordar de memoria lo de historia de la mágia se imaginaba viviendo las épocas que el libro le relataba. Por la noche había tomado algo que comer en el Gran Comedor y lo había llevado a la sala común de contrabando, allí comería tranquila antes de salir al bosque. Comió apenas, quizás con poco hambre, la medianoche se acercaba por lo que no tuvo tiempo siquiera de cambiarse la túnica. Empezaba a respirar lento y sus fosas nasales se agrandaban, sintiendo diez veces más los olores. Era la hora.


- Tercera semana en Hogwarts, día 23, luna llena.-

La noche estaba hermosa, si no hubiera tenido aquel problemita peludo que afrontar Sunshine la hubiera disfrutado junto a un buen libro o quizás con su buena amiga Sarah y con Allie, pero no se pondría a pensar ahora en eso. Salir del castillo ya era una tarea fácil, el Profesor Neville estaba al tanto de todo y le había dejado abierta la puerta para salir. Sunny se lo agradecía siempre que podía. Se internó en el bosque, el ruido de los árboles y las criaturas magicas siempre llegaban a asustarla pero no dejaba de correr, como si fuera una fugitiva, lejos del castillo como siempre lo hacía.

La castaña se encogió en un árbol al sentir como sus músculos cedían y el dolor se hacía de todo su menudo cuerpo. Jadeó, chillo y se arrastró hasta el tronco mientras la bestia se hacía presente, dejandola sin conciencia, hambrienta y furiosa. Quería correr, desaparecer pero no hacer daño a nada ni nadie, la gran loba gris aulló a la luna y retomó su carrera.


- Libre.-
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Daughter of Moon.-

Mensaje por Invitado el Mar Mar 29, 2011 6:10 pm

- Tercera semana en Hogwarts, día 23, luna llena.-

Porfín había terminado ya mis deberes de Astronomía. Suspiré mientras lanzaba el libro con bastante enfado a la cama... enserio? Astronomía? PUAJ! ni siquiera me gustaba!. El hecho de la pérdida de mi hermano me habían hecho inscribirme a todas las asignaturas posibles optativas en sexto, solo para tener mi tiempo ocupado pero desde que... no recordaba nada con exactitud por decir algo en concreto, y mi mente parecía bloquear todos los recuerdos de Robert habidos y por haber, tenía más tiempo libre y, por lo cual, me arrepentía de coger cosas similares que nunca iría a usar en mi futuro trabajo...
Solté un suspiro colocándome un mechón tras mi oreja. Me levanté enseguida de mi pequeño escritorio compartido el cual, solo solía usar yo, ya que las demás chicas se iban a la biblioteca. Y guardé mi pluma y los pergaminos con cuidado.

Cuando fuí a meter los pergaminos al baul, pude ver algo en la esquina de esta mismo. Un trozo amarillento, maltratado, y con demasiadas dobleces como para ser deberes... a menos que se me hubiesen olvidado ahí, cosa que no dudaba mucho, ya que se encontraba en el compartimento secreto que habíamos hecho algunas de mi antiguo grupo. Lo desenrosqué levemente frunciendo el ceño al ver un montón de fechas anotadas y círculos perfectos, semicírculos y solo lineas que indicaban que algo estaba ahí, y, entonces, pude recordar de qué se trataba.
Sonreí para mís adentros. Se trataba de la razón por la que había estudiado para ser animaga, para convertirme en gata... no por diversión -Popa.- Sonreí tiernamente al decir aquellas palabras sin sentido, aunque para mí y para Sunshine Peltier lo tenían, y mucho.

Ninguna del antiguo grupo sabe el inicio real de ese mote pero, al vernos reirnos y hablando de ello con naturalidad, se lo terminaron llamando ellas también. Cosa que hizo que Sunny, la pequeña Hufflepuff, dudase de mi lealtad hacia ella, cosa que en la vida rechacé. Mi dedo índice pasó por un pliegue del pergamino mientras observaba como, con asombro, entre ella y yo habíamos hecho un calendario para más de tres años sobre los ciclos lunares. Me mordí el labio teniendo ganas de comenzar a reir "Astronomía y Astrología... para qué servían?" me dije a mí misma comenzando a reir. Aunque aquel hilo de voz que salía de mis cuerdas vocales no tardó mucho en apagarse.
"Día 23, luna llena". Pude leer en la fecha de hoy. Un nudo subió a mi garganta mientras observaba por la ventana, el gran astro menor se alzaba en pleno apogeo sobre el cielo de Hogwarts.

Tuve que medtarlo mucho tiempo, estuve caminando de un lado a otro de la habitación. Con la muerte de Robert, incluso me había alejado de Popa. Hasta que, asomándome porla ventana, un brinco se dió en mi pecho al ver una sombra corriendo hacia el bosque. Sin pensármelo dos veces, solté el pergamino y, sin túnica tan siquiera, bajé de dos en dos las escaleras.
Una vez salí de la sala común, me metí en un pasillo oscuro y cerré los ojos, comencé a pensar en la forma de un gato jaspeado, inspirando hondamente mientras notaba como mi ropa iba desapareciendo y, en cuanto pude abrir mis ojos, noté como mis manos estaban posadas sobre la fría piedra de Hogwarts. Lo había conseguido!
Salté escaleras abajo corriendo a cuatro patas como si endemoniada estuviese, sabía que puerta habían dejado abierta. Nos había costado varios meses de insistencia pero, tras unas cuantas "noches de revisión" el profesor Longbottom me había dado un permiso extraoficial para acompañarla en sus noches. Corrí a todo lo que daba mi nueva cordinación patas delanteras-patas traseras, con mi cola en alto, para no pisarla a través del puente, mientras escuchaba un aullido doloroso tanto para ella, como para mi nuevo sentido del oido.

Llegué al bosque y, acercándome al árbol donde olía a ella, me quedé alerta, respirando de manera veloz y con mis grandes y amarillos ojos dilatando las pupilas al máximo, para conseguir encontrar algo entre tanta oscuridad.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Daughter of Moon.-

Mensaje por Invitado el Jue Mar 31, 2011 5:57 am

Había sido divertido como había salido aquel mote que ahora llevaba, popa era ridículo y siempre que lo recordaba sus orejas ardían de verguenza mesclada con diversión infantil. Aunque ya estaba en último curso Sunshine siempre conservaría aquella frescura de niña tímida y dulce que la caracterizaba. Salvo los días previos a la luna llena, su humor cambiaba, se encerraba, no quería ver a nadie y es por eso que su grupo de amigos era reducido. Desde que Sarah se había alejado se escabullía sola, estaba acostumbrada a eso. Su dolor personal.

Pero esa noche no sufría ya, su mente se había disparado y lo único que quería era escapar de allí, comer, si, estaba hambrienta, al ponerse de pie sus patas traseras le dieron envión para salir de allí a la carrera, internandose en el bosque, olfateando desquisiadamente, algo debía estar cerca, el olor de la sangre de algun que otro animal mágico la guiaba donde sabía que lo conseguiría.

Los centaurios allí tenían su refugio, corrió hasta llegar allí y gruñó ante la embestida de uno de los animales, saltó sobre él y le mordió el cuero, dos de ellos corrieron escapando pero no le interesaba, Growy era el mandamás de la manada y la loba lo tenía visto como su nueva víctima. Logró derrivarlo y aulló a la luna.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Daughter of Moon.-

Mensaje por Invitado el Jue Mar 31, 2011 6:48 am

Las almohadillas de mis zarpas se habían vuelto demasiado sensibles, ahora, parecía uno de esos graciosos gatos que andaban con calcetines, alzando la pata medio metro al tocar cualquier rama o piedrecita que me pinchase. Me costó un rato acostumbrarme pero, porfín, pude comenzar a andar como un "gato" normal y corriente. Mis pupilas, en sentido vertical y ahora totalmente dilatadas para poder distinguir algo, no veían más que ramas moviéndose hacia el final del bosque, por lo que comencé a andar lentamente, moviendo mi moteado pelaje bajo la luna.
No se apreciaba demasiado bien, pero todo animago tenía sus propias referencias corporales. Así como ya habíamos estudiado en un capítulo de transformaciones, cada uno se diferenciaba de un animal... no necesariamente, pero casi siempre, por algo fuera de lo cúm, y en mí, eran aquellos aros impregnados en mi pelaje. Esos aros que solían ser plateados o blancos, en mí, eran del mismo color de mi pelo, un amarillo dorado bastante fuerte, cosa que, por suerte, no me delataba tanto como a otros animagos.

Oí un aullido y pude notar, como cada milímetro de mi espalda se arqueaba, erizando el nuevo pelo que me había salido por todo el cuerpo, una imagen bastante repugnante si la pensabas bien siendo humana, pero que ahora mismo no me importaba. Comencé a correr, sin necesidad de saltar las ramas ya que por todas cabía perfectamente a ras del suelo. Me encantaba el viento en mi cara, la agilidad y la flexibilidad de todos mis músculos, me entancaba, en definitiva, ser animaga.
Pero, al llegar al lugar, observé con horror y espanto la escena, no recordaba lo horribles que eran esas noches, Popa no era, para su desgracia, como yo en su forma animal, estaba sin control y cometía cosas realmente... atroces. Me aseguré de subirme a la rama de un árbol antes de maullar mirándola fijamente. No me esperaba, lo sabía, y por lo cual, podría no reconocerme y matarme enseguida. Mis bigotes permanecían alerta, mis orejas, se movían en la dirección indicada a cada pequeño atisbo de ruido a decenas de metros en el bosque, pero mis ojos, solo mis ojos, estaban pendientes del ensangrentado hocico de aquella horripilante bestia.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Daughter of Moon.-

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.