Casting Ginevra Potter

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Casting Ginevra Potter

Mensaje por Ginevra M. Potter el Dom Abr 03, 2011 7:09 pm

La fría brisa de septiembre hacía revolotear todas aquellas hojas secas en el patio trasero, los colores anaranjados danzaban en el exterior como si se presentase ante ella y su mirada curiosa que observaba la escena desde su habitación. Tenía la mente ocupada buscando explicaciones en donde simplemente no había nada, no sabía que pensar, algo estaba sucediendo dentro de su familia, el ambiente familiar tenía un aroma distinto y ella podía sentirlo. Pero no sabía con exactitud lo que estaba ocurriendo, de momentos sentía a Harry un poco distante pero toda duda se disipaba rápidamente cuando sentía sus tibios labios rozando los suyos una vez más, recordándole el amor que desde que eran solo unos niños existía. Ese amor tan verdadero que la hacía sentirse especial, ese amor que la hacía sonreír por más compleja que se encontrase su vida. Porque desde que sintió la calidez de aquel corazón supo que su vida sería junto al hombre que le había robado la razón. Entonces mirando aún hacia afuera sonrió, una hermosa expresión se dibujó en su rostro mientras una traicionera lágrima descendía por su mejilla. Extrañaba a sus hijos, sus tesoros y quería que Harry estuviese con ella en aquel momento, quería sentir aquellos firmes brazos aferrados a su cuerpo, otorgándole aquella seguridad que a veces le hacía falta. - Cariño...- Susurró con nostalgia para luego ponerse de pié. Observó su reflejo en el vidrio pulcramente transparente, su cabello anaranjado resplandecía perfecto como siempre, liso y sedoso como lo había tenido toda su vida.

Salió de casa como todas las mañanas, eran aproximadamente las nueve de la mañana cuando ingresó a las oficinas de El profeta, le fascinaba su trabajo aunque en aquel día otoñal todo tenía otro sabor, otro color. Por alguna extraña razón no estaba cómoda y un mal presentimiento agobiaba su pecho otorgándole una sensación de incómoda angustia. Observó el calendario que yacía sobre su escritorio; viernes. Continuó con su trabajo unos minutos más para luego tardía mente descubrí lo que estaba ocurriendo, sus ojos se abrieron de par en par, cómo podía haberlo olvidado. Aclaró su garganta y guardó todas sus cosas, era hora de volver a casa. Ser Jefe de la Sección de Quidditch tenía muchos beneficios, uno de los cuales era que podía estar fuera de su oficina sin faltar con su responsabilidad. Suspiró resignada, no le agradaba nada lo que había olvidado y tal vez hubiese sido mejor que nunca lo hubiese recordado, esa noche sería un desastre con letras mayúsculas pero lo había prometido. Aun se preguntaba en qué estaba pensando cuando había aceptado lo que su esposo le había propuesto, claramente era una locura pero no podía dar un paso hacia atrás.

… Seis de la tarde y nuestro hogar estaba perfecto, limpio e impecable, como si esperase con inexplicable deseo lo que iba a suceder en un par de horas más. Me había dedicado con un par de hechizos a arreglar todo como debía ser, el living y el comedor brillaban por su limpieza mientras los elfos, que libremente me ayudaban en casa, se encargaban de todo lo demás. Un aroma cálido y acogedor rondaba el primer piso, una mezcla de fragancia a lavanda y vapores exquisitos de los alimentos que se encontraban en la cocina, algo totalmente apetitoso. Mi vida estaba a punto de volver del ministerio, llegaba a casa de su trabajo bastante tarde y desaparecía bastante temprano por la mañana pero así era la vida que un auror como él debía llevar. En especial por tu gran talento y oh, Harry ♥ ...

El sol se ocultó en el horizonte lentamente, la temperatura descendió con rapidez mientras la hora del tal renombrado evento se acercaba. Observó el reloj; una hora exacta faltaba para que la familia Malfoy ingresase por el umbral de su puerta y se sentasen en su mesa como si se tratase de Ron y Hermione. Frunció el ceño sentada en el sofá delante de la entrada principal, estaba desconforme con la situación mas aún porque su amado esposo no se dignaba a volver a su hogar. Cerró los ojos recostada en aquel lugar e imaginó la situación, la pareja de rubios ingresando por la puerta con su actitud altiva y destructiva, analizando cada detalle de su humilde hogar. Si bien no era totalmente humilde, siempre podría existir algún detalle que criticar o podría llegar ella, Astoria, con un vestido más elegante que el que había elegido la pequeña Lilylu para ella. Lilylu... ¡Los niños! ¿Cómo había podido olvidarme de mis más hermosos tesoros? James mi pequeño travieso, Albus mi pequeño malvado y Lily mi pequeña hermosa. ¿Alguien podría tener una familia más perfecta que la mía? Obviamente no, cada pequeño con sus defectos y virtudes, complementaban nuestra familia con amor haciéndome totalmente feliz - ¡Mamá! ¡ Mamá! - Sus ojos brillaron con ternura al oír la voz de sus hijos por toda la casa. La hora de la cena se daba totalmente por iniciada, para su desgracia, pero tener a su familia completa en casa hacía que el trago no fuese tan amargo.

Se puso de pie con la agilidad de jugadora de Quidditch que aun poseía y se lazó sobre sus hijos que sonreían de pié frente a la chimenea. Los abrazó con intensidad a cada uno de ellos, Albus fue un poco esquivo, Lily le respondió con dulzura y James le hizo cosquillas para que riesen juntos. Hablaron rápidamente de cómo les había ido en el transcurso de la semana en donde las palabras Quidditch y travesura se repetían constantemente, como debía ser. Ginevra sonreía ante cada aventura de sus hijos, todo era importante para una madre. Sin embargo su conversación fue interrumpida por la llegada de Harry, por fin la familia estaba completa, que tardíamente volvía a Grimmauld Place. Por más que Ginny estuviese molesta con la situación, de solo observarlo toda angustia desapareció. Su corazón comenzó a latir con descontrol y unas traviesas mariposas revolotearon por su interior, aquellas que estaban ahí cada vez que se encontraban haciéndola sentir como una adolescente enamorada. Se acercó a él sonriéndole y lo besó con suavidad, no era necesario decir mucho más porque Bienvenido a casa, te extrañé y te amo, estaba expuestos claramente en aquel gesto tan sincero. Cenegada por la situación olvidó a sus hijos que corrieron a sus respectivas habitaciones riendo a carcajadas, les parecía tiernamente desagradable lo que acaban de presenciar. Unas palabras de James que se escucharon desde la lejanía la hicieron volver a la realidad, alzó la vista y con las mejillas de un intenso color carmesí observó a su esposo. - Amor... - Susurró con sus pupilas fijas en aquellos destellos esmeraldas que la observaban - Lo sé mi sol, yo también te extrañé - Impidió que las palabras estorbasen una vez más y finalizó el momento rozando aquellos labios tiernamente.

Fue cosa de un par de minutos para que toda la familia Potter se encontrase perfectamente arreglada en la planta inferior, Harry se encontraba el living esperando tranquilamente a sus invitados, Albus se encontraba sentado a su lado conversando de asunto que a nadie más le parecía importante mientras Ginny y Lily se encontraban en la cocina analizando cuidadosamente los últimos detalles, James divagaba de un lado a otro de forma inquieta, algo le extrañaba y su madre podía sentirlo – Vestirnos así, tan… formales solo para la familia Malfoy es totalmente exagerado! – Comentó arrugando suavemente el ceño, no le parecía apropiado tanta parafernalia solo para el trío de estirados. – Es cierto, ni que fueses jugadores profesionales de Quidditch – Agregó con inocencia la menor integrante de la familia. James la observó alzando una ceja con evidentes celos de hermanos, para él Lilylu era muy pequeña para pensar en ese tipo de cosas y pobre del que se atreviese a acercase a ella más de lo necesario pues no dudaría en arrancarles los ojos con su varita, de forma muggle y sin magia alguna, de forma de que el dolor fuese natural e intenso. - ¿QUÉ? Hablo por su talento evidentemente y que tal vez se te podría contagiar las habilidades en Quidditch que bastante te faltan… -Alzó aun más su ceja remarcando aquella expresión hastía en el rostro de James - ¡No me mires así! Solo estaba apoyando la causa, esto es muy extraño. A que si mami? – La señora Potter asintió con su cabeza, aquello era más que extraño, era casi terrorífico pero iban a pasar de eso de la mejor manera.

... Entonces sonó el timbre, Harry sonrió y juntos nos acercamos a la entrada principal, los niños esperaban en el living. La entrada de los Malfoy fue como me lo imaginaba, con ese avanzar altivo y despectivo que esa familia siempre había poseído. Draco saludó a Harry con intensidad y desembozo como si se tratasen de amigos de toda la vida, un brillo distinto en las pupilas de mi esposo refulgió cuando estrecharon sus manos, un resplandor rojizo que él jamás había poseído. Y si Ginevra Molly Weasley dice jamás, es jamás, porque no existe persona en este mundo que lo conozca tan bien como yo. Tragándome mi orgullo saludé cortésmente a Astoria y al pequeño Scorpius, es tan parecido a Draco cuando estudiante, aunque espero que tenga más decencia que su insolente padre. La pequeña familia Slytherin se implantó con educación en nuestra entrada, con sonrisas educadas y gestos amenos ingresaron a nuestro hogar. Como era evidente Scorpius y Albus comenzaron a charlar de sus asuntos mientras mis otros dos hijos hacían lo mismo al otro extremo del sofá. Astoria se encontraba de pie junto a la chimenea, me llené de confianza y seguridad para colocarme a su lado. No sabía que clase de conversaciones iba a entablar con aquella rubia, debía recordar no ser prejuiciosa y simplemente actuar con naturalidad....


off: lamento no finalizar el trama que se pedía pero si es necesario para que me aprueben el casting, lo termino mañana.


Última edición por Ginevra M. Potter el Mar Abr 05, 2011 6:07 am, editado 1 vez
avatar
Ginevra M. Potter
Profesor/a de Aparición

Mensajes : 35
Puntos de Canje : 35543
Fecha de inscripción : 30/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Casting Ginevra Potter

Mensaje por James S. Potter el Dom Abr 03, 2011 8:03 pm

Para mi gusto, el casting tiene todo lo que se esperaba y está Aprobado. Puedes comenzar con la ficha cuando lo desees, pero, si no fuera mucho pedir, me gustaría que terminaras la cena, en un nuevo post aquí mismo. Me gustó tanto que me encantaría que quedara registrado como un hecho on-rol. (Tal como pasó con el casting de Draco Malfoy) Ésto no es obligatorio. Y puedes hacerlo, si gustas, después de terminar tu ficha.
Casi-bienvenida al foro, madre Wink


A legal kiss never worth as much as a stolen kiss.

Their Daring, Nerve and Chivalry set Gryffindors Apart:





avatar
James S. Potter
GRYFFINDOR
GRYFFINDOR

Mensajes : 918
Puntos de Canje : 33498
Fecha de inscripción : 16/03/2011
Localización : En Sortilegios Weasley.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.