De mochileros.com

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

De mochileros.com

Mensaje por Lua A. Marsden el Mar Abr 26, 2011 2:31 pm

Ultima semana de Septiembre. Atardecer.

No sabía como lo había hecho, pero lo había conseguido. Hacía días que le había prometido al mejor amigo de su hermano acompañarlo al cementerio. Ambos habían coincidido en dos clases y habían hablado poco, y ambos coincidían en que Z se estaba comportando de una manera extraña esos días, desaparecía misteriosamente, cuando le preguntaban que había estado haciendo respondía que no recordaba y cosas así. Klaus le había dicho que algunas noches no dormía en el barco y eso tenía a la castaña pelirroja preocupadísima. El viernes por la mañana había visto al moreno y éste la había invtado al cementerio, visitarían a los que habían caído en Durmstrang y ella estaba más que entusiasmada por la idea. Su curiosidad desbordaba.

Así y todo llegó el sábado y ya tenía su bolso hecho, el permiso de MacGonagall para ir al vale en los bolsillos y el cabello repartido en dos trenzas qua hacían que se viera mucho menor que los preciosos 17 años que tenia. Había esperado a Gregory en Hogsmeade para emprender el viaje y cuando éste llegó hacia ella le sonrió dejandole un beso en la mejilla, era una suerte que ese año ambos podian aparecerse. Les ahhorraba tiempo. Tomó su mano y al llegar al viejo y fantásma pueblo donde los rumores decían que había nacido Harry Potter Lua se soltó de él con un brillo diferente en la mirada. Se sentía Sherlock Holmes en un lugar nuevo.

La castaña comenzó a caminar sin esperarlo, le encantaba conocer lugares nuevos y aquel era más que interesante. Hasta podían entrar a una de las casas abandonadas y hurgar dentro. - Apura ray, no tenemostodo el día.. - exclamó ella sinvoltearse, si tenían todo el día, tenían todo el fin de semana de aventura y ella lo disfrutaría.

- Klaus Gregory -



A la carga mi rockanroll desborda cualquier mal.

Lua Aleera Marsden.-


avatar
Lua A. Marsden
GRYFFINDOR
GRYFFINDOR

Mensajes : 87
Puntos de Canje : 36673
Fecha de inscripción : 21/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De mochileros.com

Mensaje por R. Klaus Gregory el Mar Abr 26, 2011 2:55 pm

Sentía que necesitaba hacer esa visita, cuanto antes. Klaus no había perdido seres muy queridos pero todas las noches los rostros de sus compañeros lo atormentaban, gritando, corriendo atolondrados entre los pasillos amplios pero rebuscados de Dumstrang. El castaño recordaba el pavor sentido en esos momentos, como había corrido en la búsqueda de su querida mejor amiga, que por ser tenía una mente demasiado parecida a la suya y ambos estaban en los terrenos tupidos y traicioneros del castillo para ese entonces. Sí. Necesitaba ir al cementerio y poder despedirse de cierta forma de todos aquellos que quizás ni había conocido.

Gregory andaba medio despistado esa mañana - de muchas otras que quizá ella no sabía - que se había cruzado con Lua. Entre comentario y comentario, intentando disimular las ojeras color ocre que se formaban en el surco debajo de sus párpados, el ambiente se tornó un tanto más sombrío y el muchacho le pidió si podría acompañarlo para finalizar esa etapa que debía concluir. A decir verdad fue patético invitar a alguien como ella a un lugar como tal, pero sentía necesitarlo y Zeeran andaba en las suyas últimamente. Así que, tras su aceptación y un beso en la mejilla como muestra de agradecimiento - probablemente más duradero que otros - pactaron todo para el día siguiente.

Llevaba un bolso - no uno de mujer - para pasar el día en el Valle de Godric, porque además de la visita al cementerio pasarían la tarde allí. Klaus se acomodó la corbata frente al espejo tras abrochar los últimos botones de su camisa blanca impecable, después se cambiaría pero querría lucir bien y adecuado para la situación del cementerio, que sería donde se dirigirían en primer lugar. Llegó a Hogsmeade con el permiso firmado por la directora, encontrándose a su castaña favorita en la puerta de Las Tres Escobas. Saludó a Lua con un beso en la mejilla, dibujando una sonrisa serena en el rostro, para luego reírse enternecido de sus trenzas y tomarle la mano para aparecer en el Valle. No cualquiera adivinaría el amor profundo que Klaus sentía por ella, pero con el pasar de los años y la escasa esperanza que disminuía cada vez, el castaño había aprendido a disimular, a no quedar como un idiota desesperado que haría cualquier cosa por ella. Las demostraciones habían disminuido, sí, pero el sentimiento era el mismo.

Llegados al Valle, Lua se separó de su mano y se adelantó, dejando a un atrasado Klaus observando su perfil curioso, detectivesco. Sonrió cuando lo llamó, ella jamás olvidaría que su nombre no era Klaus, como Santa, bien recordaba que se llamaba Raymond primeramente. Bajó la cabeza y rió apenas, negando de un lado para el otro apenas visible, para luego rebotar en el lugar mientras acomodaba las correas del morral y la seguía a paso tranquilo. No iba a mirarla, no mucho por lo menos, porque la conocía de memoria. Tenían un pequeño mapa que él había conseguido, pero quería adaptarse al sitio primero; las hojas secas del otoño crujían bajo sus pies, de manera agradable.


Raymond Klaus Gregory Harvey!


I know I don't know you, but I want you so bad.
Everyone has a secret, but can they keep it.
Oh, no they can't




- I'm looking for love this time -

Slowly you say "I'm not there yet!":


avatar
R. Klaus Gregory
DURMSTRANG
DURMSTRANG

Mensajes : 31
Puntos de Canje : 36160
Fecha de inscripción : 21/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De mochileros.com

Mensaje por Lua A. Marsden el Miér Abr 27, 2011 11:46 am

Ella hubiese querido que su hermanito fuese con ellos, y tambien Everleigh, pero el primero estaba empecinado en estudiar una tonta asignatura y la rubia estaba a los besos con el mayor de los Potter. Así la cambiaban, por libros y por un pito inquieto. Ellos se joderian. Lua se volteó para mirar al moreno y sus trenzas saltaron con gracia en su rostro. Se había dado cuenta desde hacia unos días que Klaus parecía cansado y no le desmentiría aquello. Fue corriendo y con toda esa alegría se le colgó al cuello. - Me llevas a caballito? - preguntó en un sutil ronroneo, su sonrisa de hoyuelos y esa miraada cristalina no aceptarían un no por respuesta jamás. A diferencia de Klaus se había puesto un vestido sencillo blanco que le llegaba por encima de las rodillas y solo un abrigo tejido finito que le había hecho su abuelita Maythe para su último cumpleaños. Los primeros fríos que abecinaban un invierno helado comenzaban a aparecer pero esa mañana todo era sol, una brillante esfera amarilla que los calentaba.

Realmente ignoraba todo aquel amor que decía profesarle el chico al cuel abrazaba. No eran más que conocidos para ser exactos. El mejor amigo de Zeeran, habían pasado juntosveranos de risas y juegos, de peleas por quien usaba el bañoo primero y esas cosas. Pero nada más que eso. En realidad se preguntaba porque la había invitado a ella teniendo a sus propios compañeros de Durmstrang allí para ello.

Lua esperaba impaciente a que él le dijese que si, que la llevaría en sus espaldas como una niña pero dudaba que el seriote de Raymond aceptara. - Porfas? - preguntó con un leve pestañeo coqueto, tenía su rostro frente al de él.



A la carga mi rockanroll desborda cualquier mal.

Lua Aleera Marsden.-


avatar
Lua A. Marsden
GRYFFINDOR
GRYFFINDOR

Mensajes : 87
Puntos de Canje : 36673
Fecha de inscripción : 21/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De mochileros.com

Mensaje por R. Klaus Gregory el Miér Abr 27, 2011 1:15 pm

Al levantar el rostro, su expresión cansina llegó a su auge total. La noche anterior, por ejemplo, se había desvelado y para cuando se había dado cuenta habían pasado varias horas desde la medianoche; el hecho de que su reunión se llevara a cabo después del almuerzo le había brindado más horas de sueño, porque una vez que lo había tomado ya se encontraba en suficiente paz como para dormir unas cuantas horas.

Echó la cabeza ligeramente hacia atrás cuando ella se acercó a él corriendo y se le colgó al cuello, sintiendo cómo le faltaba el oxígeno por largos segundos. La sonrisa de niña traviesa y la mirada brillándole hicieron que Klaus sonriera con complicidad, con cariño. Por un tiempo indeterminado y que le pareció eterno, el castaño se quedó clavado en los ojos de su amada, observándolos como si fuesen diamantes, zafiros únicos. Él no se perdía en sus labios, no se perdía en las curvas de su cuerpo - ya, ¿por qué tanta mentira? -, Gregory la miraba con vehemencia dulce que había aprendido a disimular, porque él la quería por ser simplemente ella, por su esencia, por lo que demostraba, por ser Lua Marsden y ya, no porque lo único que quisiera de ella fuera su cuerpo. Era tan estúpido ese razonamiento en su mente.

- Emm, sí Lou, súbete - dijo con una sonrisa pequeña tras carraspear, con la finalidad de salir de su ligero trance. Se rió con frescura por su batido de pestañas, dándole la espalda mientras cerraba los párpados con fuerza por uno o quizás dos segundos. Eso era una tortura, una jodida y perfecta tortura. Se inclinó y se colocó en cuclillas, para que la altura del castaño no interrumpiera la subida de ella a su espalda, miró el suelo pavimentado, mordiéndose los labios con inquietud.


Raymond Klaus Gregory Harvey!


I know I don't know you, but I want you so bad.
Everyone has a secret, but can they keep it.
Oh, no they can't




- I'm looking for love this time -

Slowly you say "I'm not there yet!":


avatar
R. Klaus Gregory
DURMSTRANG
DURMSTRANG

Mensajes : 31
Puntos de Canje : 36160
Fecha de inscripción : 21/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De mochileros.com

Mensaje por Lua A. Marsden el Miér Abr 27, 2011 2:36 pm

Ella tambien se había quedado mirando el rostro del moreno, pero solo porque lo veía distraído y distante y le preocupaba, un poquito, en realidad todos los Durmis deberían tener un picologo o algo así para que pudieran afrontar lo que habían vivido. Le dejó un mini beso en la frente y se bajó para que él se pudiera dar vuelta. Saltó a su espalda con un pequeño saltito y se aferró al cuello de él con fuerza. Ahí estaba perfectamente.

- Vamos a ir al cementerio primero o nos vamos de aventuras? - preguntó en su oído, niña, ni siquiera coqueteaba, aunque aquello ya fuese un don que salía a la vista siempre. Lua miraba todo desde allí arriba, maravillada por todo el escenario que se le presentaba. Las casas grandes, viejas y deterioradas, una pequeña plaza con una fuente secay más allá de todo las rejas de un viejo cementerio asomaba lúgubre como todo el lugar. La brisa fresca la hizo estremecer y abrazarse más a su compañero ese día - Me parece que no has dormido bien estos días, descansaremos luego de que hagas lo que tengas queh acer allí, si? - pregunt+o con suavidad, acomodandole el cabello sin perder el equilibrio, comenzaban a avanzar y a Lu la figura de Bastien se le venía a la cabeza ahora. No entendía porque pero lo sentía serca en ese lugar. Demasiado.



A la carga mi rockanroll desborda cualquier mal.

Lua Aleera Marsden.-


avatar
Lua A. Marsden
GRYFFINDOR
GRYFFINDOR

Mensajes : 87
Puntos de Canje : 36673
Fecha de inscripción : 21/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De mochileros.com

Mensaje por R. Klaus Gregory el Miér Abr 27, 2011 3:40 pm

Se sonrió por el tono travieso que cargaba la voz de Lua, pero no podía concederle ese plan de ir de aventuras, no ahora por lo menos. Su vestimenta formal pero sencilla demostraba que tenía que hacer algo en ese pueblo mágico, el cementerio del Valle de Godric debía presenciar su misión, debía completarla antes de que fuese irreparable. La aferró a él con una mano en la parte trasera de una rodilla, y con la otra en las manos que cercaban su cuello, sintiendo el suave tacto de las mismas. Inevitable fue que sintiera el aroma del cabello castaño de Lua, que envolvía su cuello al estar tan próxima. Realmente nada, en serio, podría salirle peor, y es que ¿no tenía ella algún mínimo defecto? No pedía mucho, quería caer en la realidad y darse cuenta que no podía seguir tan estúpidamente enamorado, no así, no como si ella fuese el elixir de la vida, no como si fuese la puerta al mundo de Morfeo cada noche.

- Prefiero terminar con esto de una vez, no quiero atormentarme más - explicó con brevedad pero intensidad en sus palabras, dejando en claro que no le gustaría hablar más del tema; en sí no era de hablar mucho, sólo lo justo y con las personas adecuadas. A veces, temía que por reaccionar o decir algo incorrecto pudiese perder esa relación de... de lo que fuese que tenía con Lua. Si no podía tenerla y amarla como él quería, por lo menos deseaba tenerla así, reírse junto a ella, acompañarla y que ella lo acompañara en momentos como esos, si tan sólo Lou supiera lo importante que era para Klaus el solo estar con ella. Rió ligero, observándola por sobre su hombro. - O me conoces muy bien, o estoy notoriamente destrozado - alegó, caminando sobre el asfalto de las calles mientras observaba las casas todas parecidas unas junto a otras, los faroles apagados aún, el sol brillando en el cielo y aún así la soledad pura de la ciudad. - No me molestaría realmente, hace días que me cuesta demasiado conciliar el sueño - Hablar con ella era como hablar con alguien que conocía de toda la vida, que veía cada día; quizás era porque eso esperaba o imaginaba que sucediera, Klaus sabía que lo suyo era platónico, que la llama estaba apagada hacía años ya, ¿pero cómo apagar un fuego imposible de extinguir, aunque sea por cenizas de las que pueda renacer?


Raymond Klaus Gregory Harvey!


I know I don't know you, but I want you so bad.
Everyone has a secret, but can they keep it.
Oh, no they can't




- I'm looking for love this time -

Slowly you say "I'm not there yet!":


avatar
R. Klaus Gregory
DURMSTRANG
DURMSTRANG

Mensajes : 31
Puntos de Canje : 36160
Fecha de inscripción : 21/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De mochileros.com

Mensaje por Lua A. Marsden el Dom Mayo 01, 2011 10:59 am

No pondria trabas, si habia decidido invitarla era porque tenia algo que hacer y para ello estaba, pero luego de eso pondria sus normas, claro que si. Lua se dejo llevar en la espalda del moreno, abrazando su cuello - Entiendo si, vamos a hacer eso importante.. - su voz sono seria a proposito, pero disfrutaba vacilandolo, beso su mejilla cariñosa mientras ambos iban por el sendero hacia aquel lugar donde descansaban los que ya no estaban. Desde pequeña habia odiado esos lugares, les tenia terror a que alguno se levantara de su tumba y le agarrara el pie con una mano gusanosa, todo se debia a las historias de sus hermanos, que ella seguia entusiasta, aunque a la hora de la verdad salia su lado vulnerable.

- Tengo un sexto sentido, realmente no te ves.. tan mal.. - comento ella sonriendole a Klaus. Ambos habian entrado por la reja de hierro a aquel jardin de enterrados. Lua trago saliva y se acomodo disimuladamente en el, de forma que sus piernas rodearan la cintura y sus pesadillas no se hicieran realidad.

El viento azotaba en cabello castaño pelirrojo de ella haciendolo bailar con las hojas que flotaban, amarillas, algunas casi blancas. Y otra vez, el olor de Bastien rondando por alli. Era algo imposible porque su rubito no estaba enterrado en el Valle sino en un cementerio muggle de Francia. Lua aspiro el aire llenandose de frescura, era la primera vez que sentia el aroma de Klaus, el mismo perfume masculino y delirante que usaba su antiguo amor de infancia.



A la carga mi rockanroll desborda cualquier mal.

Lua Aleera Marsden.-


avatar
Lua A. Marsden
GRYFFINDOR
GRYFFINDOR

Mensajes : 87
Puntos de Canje : 36673
Fecha de inscripción : 21/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De mochileros.com

Mensaje por R. Klaus Gregory el Miér Mayo 04, 2011 2:11 pm

Klaus notó el tono serio adrede de Lua, y comprendió que ella no era una muchacha seria, aunque lo intentaba porque sabía que para él era algo importante. Quizá no debía haberla invitado, unirla a sus proyectos personales, aunque esperaba que ella supiera que de ahí en más no olvidaría el hecho de que la acompañara en algo tan importante como esa visita. Permaneció en silencio, sereno, con una pequeña sonrisa en los labios ante el beso de la castaña mientras la llevaba en su espalda hacia el cementerio. La verdad era que tampoco le gustaban esos lugares, siempre fríos y solitarios; pero era su deber, estaba dicho. Sabía ya dónde estaban las tumbas de sus compañeros de Dumstrang, tenía todo muy en claro.

- Ya, puedes dejar de mentir cuando quieras Lou - le dijo levemente divertido, sin poder reírse debido a que ya habían atravesado la verja de hierro alto y oscuro que rodeaba el cementerio. Su expresión ahora ya era seria totalmente, bajó a la castaña cuando un cartel frente a ellos rezaba: "Alumnos muertos en el ataque a Dumstrang". No todos estaban allí, era claro, sólo los que provenían de Inglaterra. Se mordió los labios, cerró los párpados por un instante y suspiró; extendió su mano, con ojos tristes pero tranquilos, en paz, pidiéndole a la hermana de su amigo que la entrelazara. Siguió ese sendero de color crema que llegaría a las lápidas, todas apiladas una junto a la otra como si fuesen enanitos de jardín.

Y tal como había dicho, allí estaban. Tragó saliva sin hacer el menor ruido, sintiendo cómo los párpados le pesaban de un momento a otro. Caminó junto a ella, aún de su mano - era indescriptible la fortaleza que sentía al estar tomado de su mano, como si nada lo venciera, como si nada doliera - hasta aproximarse aún más. Reconocía ciertos nombres, sólo por miradas; Klaus jamás había sido de muchos amigos. Frunció el ceño y se soltó de su mano, torpemente. Sus rodillas cayeron frente a una inscripción escrita en piedra caliza blanca.

Jace Deveraux, 17 años.
Muerto en el ataque a Dumstrang.

"Un alma pura jamás abandonará a otra"


Su garganta ardió fuego, sus rodillas rasgaron el césped corto y de rápido crecido por sobre su pantalón, mientras sus nudillos rascaban la tierra inconscientemente. Sin dejar de mirar el nombre escrito allí, Klaus sacó su varita de grueso mango con torpeza de su morral, convocando con ella un ramo de flores, calas blancas, que unió al montón de otras decoraciones allí. Jace, su mejor amigo, uno de los únicos que tenía en Dumstrang, no era justo. Apretó el puño sobre el césped, con los párpados cerrados ahora y la cabeza gacha.


Raymond Klaus Gregory Harvey!


I know I don't know you, but I want you so bad.
Everyone has a secret, but can they keep it.
Oh, no they can't




- I'm looking for love this time -

Slowly you say "I'm not there yet!":


avatar
R. Klaus Gregory
DURMSTRANG
DURMSTRANG

Mensajes : 31
Puntos de Canje : 36160
Fecha de inscripción : 21/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De mochileros.com

Mensaje por Lua A. Marsden el Lun Jun 13, 2011 2:58 pm

Y si, estaba claro que no era la compañía ideal para un momento y lugar como ese, pero lo intentaba, Lua podía carecer de muchas cosas, pero sabía bien por todo lo que sus hermanos habían pasado en ambos ataques a los colegios, sabía como había vuelto Z a casa ese verano y no era el mismo, aquello había cambiado las vidas de los sobrevivientes y ahora, acompañaba a uno. La castañatomó su mano haciendo un mohín para alentarlo y ambos caminaron entre las lápidas, podía ver todos esos nombres, las flores que seguramente los amigos y familiares habían dejado allí para todos ellos. Debía agradecer tener a Jazz y Z con vida, lo hacía, ensilencio, cuando no a los gritos en sus arranques de efusividad.

Cuando Klaus soltó su mano ella lo dejó para que pudiera hacer lo que quisiese, aunque su rostro no se veía nada bien. Odiaba ver a las personas llorar o estar a punto de hacerlo. Prefería que gritasen a que solo pusieran cara larga. Con muy poco tanto la pequeña Marsden se sentó a un lado del moreno y observó como las hermosas calas blancas aparecían para el amigo de su acompañante. No le dijo nada, porque sabía que si abría la boca sería para decir alguna guarrada, y no era el momento, solo tomó su varita y la movió en un ligero movimiento para encantarlas, ahora si ni la nieve las marchitaría. Era bueno eso de tener una mejor amiga aplicada que le hiciera entrar al menos algunos trucos sobre herbología a esa cabeza hueca.

Despues de eso solo se quedó a su lado, el chico aquel de seguro había sido muy querido, creía recordar escuchar a su hermano nombrarlo de vez encuando en vacaciones. Lua se cumbrió un poco más con el saco para no pasar frío, aunque la nieve se filtraba por sus medias largas de lana.



A la carga mi rockanroll desborda cualquier mal.

Lua Aleera Marsden.-


avatar
Lua A. Marsden
GRYFFINDOR
GRYFFINDOR

Mensajes : 87
Puntos de Canje : 36673
Fecha de inscripción : 21/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De mochileros.com

Mensaje por R. Klaus Gregory el Lun Jun 13, 2011 3:20 pm

Supo que en algún lugar, Jace seguía junto a él. No importaba si estaba muerto, sino, cómo lo había hecho. Nada importaba, Klaus seguiría considerándolo como su mejor amigo por el resto de sus días, aunque nunca más fuese a verlo, y era algo que dudaba mucho. Sería un caprichoso, un insulso, quizás estaba demasiado traumado, pero la idea de su amigo rubión muerto le era imposible, casi como si lo presintiera. Suspiró, agradeciendo con una pequeña mueca que se parecía a una sonrisa su amable gesto. Parpadeó varias veces y suspiró largamente. Lua y Klaus eran tan diferentes: ella era toda una chispa, era una mujer hermosa por donde se la mirase, era conocida y tenía una personalidad más que atrayente; Klaus era un don nadie, más aburrido que otra cosa, en especial para los que no lo conocían, era reservado y por poco no amaba el silencio. Un silencio como aquel que le brindaba más y lo hacía pensar más. Con esa visita al cementerio había cerrado una de sus etapas, ahora sólo quedaba aceptar - realmente - la muerte de su mejor amigo. Já, como si fuese tan fácil. Después de todo, más de lo llorado no podría llorar, ya estaba como deshidratado casi.

¿Esa era la forma que tenía de conquistarla? Demostrarle que era un jodido maricón que se sensibilizaba por todo y que con los sentimientos estaba más que conectado. Excelente, Klaus, eres un completo genio. Allí comenzaba a hacer un frío espantoso, y la nieve se tornaba más húmeda e insistente. No se alarmó por él, si no por ella, que de seguro se estaría helando sentada en el césped. El castaño buscó la mano de Lua con torpeza pero decisión, apretándola fuerte entre sus dedos grandes y de tacto áspero, masculinos, necesitado de ello. - Ven, salgamos de aquí - propuso con un tono más jovial, poniéndose de pie y ayudándola a ella con muchísimo cuidado, como si fuese a romperse, de la forma en que la trataba siempre. - Gracias por aceptar acompañarme, venir sólo habría sido diez mil veces más angustiante y, lo siento, no quería que soportaras esta escena y menos que te congelaras del frío. - Klaus llevó su mano libre donde uno de sus brazos, que se escondía bajo su propio saco, y refregó su piel con la de ella con rapidez pero sin brutalidad alguna, intentando darle calor. Hizo un gesto con la cabeza como pregunta para comenzar a caminar, girando su cabeza sobre sus propios hombros antes de darle la espalda. - Adiós, amigo. - esbozó una nostálgica sonrisa y un brillo húmedo aparentó abarcar sus ojos por unos segundos, pero desaparecio tras sacudir ligeramente la cabeza y volver a ella.


Raymond Klaus Gregory Harvey!


I know I don't know you, but I want you so bad.
Everyone has a secret, but can they keep it.
Oh, no they can't




- I'm looking for love this time -

Slowly you say "I'm not there yet!":


avatar
R. Klaus Gregory
DURMSTRANG
DURMSTRANG

Mensajes : 31
Puntos de Canje : 36160
Fecha de inscripción : 21/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De mochileros.com

Mensaje por Lua A. Marsden el Miér Ago 10, 2011 2:19 pm

Lua estaba callada, asompbrosamente callada mientras el moreno se despedíacon tanto dolor de su amigo, lo había visto, sus ojos estaban distintos y p or un segundo eso se había transmitido a ella y la había hecho estremecer y bajar la mirada. Por una vez en la vida queria ayudar a alguien y era extraño, pretendía demostrar que solo le importaba ella y nada más pero allí era imposible. Lua meditó muy quieta con las manos juntas hasta que él la hizo ponerse de pie y la jaló para que caminaran.

Seguía cavisbaja mientras dejaban el jardín de los muertos y volvían al valle caminando, algo se le estaba ocurriendo dentro suyo, algo que no había pensado jamás en su vida, alguien que necesitaba cariño era él y si eso calmaba su dolor aunque sea por un momento ella se lo daría.

Lua se soltó de él y secruzó de brazos, parandose frente al alto castaño. - Se que sonará extraño, pero no me gusta verte mal.. puedo hacer que lo olvides esta noche? - preguntó mientras se acercaba a él lentamente hasta que sus narices chocaran graciosamente. La castaña de hermosos ojos cielo le sonrió bajando las pestañas una y otra vez mientras se mordía el labio. Sus metodos no eran del todo buenos, pero siempre le habían funcionado. Se puso de puntillas y dejó un beso en los labios de él, no tenía miedo, si él la rechazaba sería otra historia más que contar, hasta que esa fuerza invisible le atravezó el cuerpo al dejar de besarlo.. nunca había experimentado eso.



A la carga mi rockanroll desborda cualquier mal.

Lua Aleera Marsden.-


avatar
Lua A. Marsden
GRYFFINDOR
GRYFFINDOR

Mensajes : 87
Puntos de Canje : 36673
Fecha de inscripción : 21/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De mochileros.com

Mensaje por R. Klaus Gregory el Miér Ago 10, 2011 3:20 pm

Klaus la rodeaba por los hombros mientras salían del cementerio, y aún cuando caminaban por las calles. No por símbolo de confianza, si debía ser sincero, realmente tenía la intención de arraigarla calidez al cuerpo de la hermosa castaña, pero era sencillamente difícil mantenerse así, soportar aquella tortura del contacto de su cuerpo tan cercano y saber que no podía hacer nada. Era acercarse sólo un poco al cabello de Lua y sentir ese aroma de flores salvajes que recordaba de ella, que la caracterizaba. No comprendía cómo podía estar tan perdidamente enamorado de ella y que la castaña no lo supiera en lo más mínimo, ni siquiera tuviera pistas al respecto. Porque de saberlo, dudaba que se comportara de esa forma con él y, siendo lógicos, ¿cómo saber que alguien que apenas conoces está tan loco por ti? Era estúpido, patético. Klaus era patético.

Sonrió levemente por el inicio de su palabrerío, sin comprender completamente su sentido hasta que alzó el rostro para verla. Lua se había detenido y estaba cruzada de brazos frente a él. Tras terminar de hablar se acercó a él y rozó su nariz con la suya, logrando que Klaus se echara hacia atrás insignificantes centímetros sólo de la sorpresa. El castaño entreabrió los labios disimuladamente dentro de su fascinación. Porque sí, era una fascinación porque no todos los días tu enamorada te proponía entretenerte para quitarte las penas, pero iba cruelmente acompañada de una decepción. Él no quería que las cosas fuesen así, que sólo fuese eso, una noche. Eso era comenzar con el pie izquierdo. Raymond tenía algo muy en claro y era que lo que sentía hacia ella no era la lujuria de una noche, o un capricho. Él la quería, de una forma casi irreal pero existente.

Sus párpados se entrecerraron cuando los labios de Lua hicieron una ligera presión sobre los suyos, sólo unos segundos, y luego se separaron para quedar a escasa distancia. Sintió exhalar un suspiro silencioso, que provocó una sonrisa encantadora para él en los labios de su acompañante. Su cabeza era un remolino, ¿podía rechazar aquello? No, cualquiera lo llamaría idiota. Pero tampoco quería sentirse impuro por el resto de sus días, más impuro de lo que por sí ya era. Klaus llevó su mano derecha a la mejilla de la castaña mientras apegaba sus frentes y fruncía el entrecejo con frustración. Su mano izquierda fue a parar a su cintura hasta rodearla, haciéndose un puño tras su espalda baja. No iba a decírselo, no podía, era simplemente patético. ¿Cómo decir que si? ¿Cómo no decir que no? Podía sólo distinguir el placer que le quemaba sobre la piel debido a la sensación de aquel beso, era lo único que comprendía con claridad. - Lua... - murmuró como con la voz acongojada, buscando su mirada ansioso. No necesitó más que cruzarse con aquellos ojos azules para sentirse fundido de nuevo. Tomó sus labios entre los suyos con entusiasmo y vehemencia, apretando su cuerpo contra el suyo como si de eso dependiera su vida, posesivo. En ese momento Lua era suya, en esos escasos segundos en los que el beso podría llegar a durar, y nadie se la arrebataría como en todos esos años.


Raymond Klaus Gregory Harvey!


I know I don't know you, but I want you so bad.
Everyone has a secret, but can they keep it.
Oh, no they can't




- I'm looking for love this time -

Slowly you say "I'm not there yet!":


avatar
R. Klaus Gregory
DURMSTRANG
DURMSTRANG

Mensajes : 31
Puntos de Canje : 36160
Fecha de inscripción : 21/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De mochileros.com

Mensaje por Lua A. Marsden el Vie Dic 30, 2011 3:08 pm

No, nuca había sentido algo así, y eso que había besado a decenas de chicos en el colegio pero nadie le había hecho sentir como aquel beso, ni siquiera Jake y sus grandes ideas. La castaña se separó apenas luego de besarlo pensando que él se molestaría por haber hecho aquello y aunque no se arrepentía había una pequeña porción de su mente que se negaba a aquel sentimiento encontrado. Estaba tan confundida, que era eso que repiqueteaba en su pecho? Su corazón bombeando rapidamente y esa sensación de brisa matutina recorriendole el cuerpo, era un sensación vertiginosa, por demás mágica.

Cierta vez, en uno de los veranos en casa de sus padres Jazz le había contado que se había enamorado, con lujos de detalles le había dicho que era una sensación única e irrepetible, que no era para todos y en ese momento ella se había dado cuenta que eso que decía su hermana era cierto, porque a ella no le había pasado, por más que besase y se revolcase con medio colegio, nada, nunca había sentido nada más que calentura, un buen polvo y a la cama, eso eran, todos ellos.

Cuando Klauss la atrajo hacia él y volvió a acercarse a sus labios lua suspiró contra su nariz, cerrando los ojos y aspirando su aroma, lo besó despacio, alargando el momento, jamás había dado un beso de amor verdadero pero aquel le parecía de cuentos de hadas. Sonrió levemente y cuando él la llamó por su nombre levantó la vista para mirarlo, abrazando su citura suavemente.



A la carga mi rockanroll desborda cualquier mal.

Lua Aleera Marsden.-


avatar
Lua A. Marsden
GRYFFINDOR
GRYFFINDOR

Mensajes : 87
Puntos de Canje : 36673
Fecha de inscripción : 21/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De mochileros.com

Mensaje por R. Klaus Gregory el Vie Ene 06, 2012 6:00 am

¿Y si se confesaba? No, no era lo adecuado en lo absoluto. Se suponía que Klaus quería enamorarla, no asustarla y hacer que huyera. Era traumático imaginar la expresión de Lua en cuanto él le dijera que la amaba. Se imaginaba a sí mismo tan patético, como un fracaso de película, y a su hermosa castaña con la estupefacción clara en el rostro, mientras sus neuronas hacían sintaxis y le rogaban que se alejase del otro cuanto antes. No, no debía hacerlo, pero sentía las palabras quemando en su garganta, rasguñándolo para salir. Era una horrible lucha interna, y quería fusilar a la esperanza que seguía insistiendo en hablar.

¡Por Dios! De por sí su mente no estaba para actuar con sensatez, y la poca lógica que guardaba en un rincón de su cabeza se esfumaba con cada pequeña caricia de los labios de Lua por sobre los suyos. Aquella situación, así de torpe y extraña como era, sobrepasaba cualquier escena alguna vez imaginada por sus ilusiones. Lua debía haber sido creada desde sus más profundos sueños. Ella era el amor de su vida, la fiereza reencarnada en persona, la belleza hecha mujer.

Abrió los párpados lentamente tras murmurar su nombre, la castaña también se había separado un poco y le sonreía desde su lugar, abrazándolo por la cintura. Carraspeó levemente, con su voz baja. – Supongo que te han halagado mil veces, pero guardo la esperanza de que ninguna de esas ocasiones haya sido tan sincera como lo que te diré ahora. – su tono de voz apenas se oía, no era elevado porque la cercanía no lo necesitaba. Era pausado, como si midiera sus palabras, agregándole misterio a la situación. – Eres la mujer más hermosa que he visto en toda mi vida, Lua. – musitó mirando sus ojos, con una mano rodeaba su espalda media y con la otra acariciaba su rostro levemente, acomodando un mechón largo intruso en su flequillo, para colocarlo tras su oreja con muchísima delicadeza. – Puedo jurártelo, estoy más que seguro de que jamás veré a nadie como tú, no estoy hablando sólo de lo físico. – Klaus se sintió aliviado, decirle aquello para él era escupir uno de sus mayores secretos. Sabía que sería extraño para ella, que le dijera todo eso como si la conociera de toda la vida, cuando en realidad se habían visto sólo un par de veces. Para Lua era un recién conocido, Klaus creía conocerla de toda la vida. Era jugarse a todo o nada, quizás la castaña comprendía todo en un segundo y hasta allí llegaba sus oportunidades, o quizás no, quizás era un paso hacia adelante. Jugaba con fuego, pero mientras jugara con la hermosa muchacha que lo acompañaba, sinceramente no le importaba quemarse.


Raymond Klaus Gregory Harvey!


I know I don't know you, but I want you so bad.
Everyone has a secret, but can they keep it.
Oh, no they can't




- I'm looking for love this time -

Slowly you say "I'm not there yet!":


avatar
R. Klaus Gregory
DURMSTRANG
DURMSTRANG

Mensajes : 31
Puntos de Canje : 36160
Fecha de inscripción : 21/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De mochileros.com

Mensaje por Lua A. Marsden el Vie Ene 06, 2012 6:53 am

Nunca pemsó pensar tanto como allí, todo era diferente, se sentía una mujer nueva, aunque no hubiese pasado nada más que unos besos y unos abrazos, eso no podría estar sucediendo. Cuando Everleigh había dejado de hablarle se había dado cuenta que no podía seguir así, que debía crecer, pero estaba tan acostumbrada a aquella vida que la idea mínima de sufrir por un hombre se le había hecho su peor pesadilla. Kairos se lo había dicho, los hombres la harían sufrir si se aferaba a ellos, y no sabía si los consejos de su hermano eran por protección o celos obsesivos. Estando en los brazos calidos de Klaus se sentía a saalvo y lejos de sufrir, y era mucho más placentero que revolvarse con cualquier otro. Pero Lua estaba acostumbrada a eso y era lo que conocía. Le temía a lo nuevo, peor encima.

La castaña se lo quedó mirando mientras éste le decía aquellas cosas tan hermosas, claro que había recibido halagos, se amaba y era hermosa, y hasta se la creía y sabía como explotar esa belleza siempre. Bueno, hasta ese día. Se había quedado embobada al escucharlo de los labios de él,como si fuera el primero que lo había dicho. Se había quedado mirando sus ojos, eran como dos cristales claros, tan celestes como el cielo mismo y la tenían perdida.

- Tu tambien eres muy hermoso - susurró sin darse cuenta, estaba fascinada. Al darse cuenta de aquello se separó de él y dió dos pasos hacia atras. Que estaba haciendo él? Que tenía que la hacía cmportartse como una idiota, como una completa estúpida enamorada. Lua frunció el ceño confundida, aún sin dejar de mirarlo. - Me estas bromeando verdad? Todo esto es una broma.. - ella sonrió pero no estaba segura de nada allí, solo que si aquello había sido una molesta broma había sido muy buena, habíacaído por un momento.



A la carga mi rockanroll desborda cualquier mal.

Lua Aleera Marsden.-


avatar
Lua A. Marsden
GRYFFINDOR
GRYFFINDOR

Mensajes : 87
Puntos de Canje : 36673
Fecha de inscripción : 21/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De mochileros.com

Mensaje por R. Klaus Gregory el Vie Ene 06, 2012 7:21 am

Comprendía que era estúpido que lo dijera, horriblemente cursi. Pero Klaus era un jodido romántico empedernido, siempre lo sería. Y es que aún no se sentía con el derecho de hacer nada con Lua. De ser suficientemente afortunado, la castaña jamás iría a cansarse de su creatividad y dulzura. Pero ¿por qué siquiera le daba lugar a la esperanza? La joven Marsden debía tener decenas de hombres tras sus pasos, hombres que seguramente eran más atractivos, más divertidos, más habilidosos e incluso más inteligentes que él. Klaus no podía obsequiarle nada, no podía garantizarle nada que la hiciera feliz.

Sus párpados le desobedecieron cuando ese par de palabras se escaparon de los labios carnosos de su castaña. ¿Cómo era…? ¿Había oído bien? Klaus sintió el repentino impulso por tomarla de la cintura y aferrarla a él lo suficiente como para que sintiera su respiración agitada sobre su pecho, sus labios peleando con los suyos. Una batalla agradecida por esas palabras. ¿No sería todo eso un sueño? ¿No estaría a punto de caerse de la cama y despertar de un sueño que lo tendría loco por el resto de sus días? Primero Lua le había propuesto para olvidar las penas provocadas por la lamentable muerte de su mejor amigo, segundo lo había besado – mierda, mierda, Lua Marsden lo había besado – y por último le había dicho que era hermoso, sin siquiera rechazar las palabras que tan sinceramente había escupido una tras otra, probablemente con la peor expresión de enamorado inexistente. ¿Por qué nadie lo pellizcaba antes de terminar más enamorado de lo que estaba de la castaña, si es que eso era posible?

Dicen que un tonto reconoce a otro tonto, bueno, podría jurar que no siempre se cumple eso. Ambos estaban totalmente fascinados por el otro, pero dudaba que alguno viera en el otro el mismo estado patético que veían en sí mismos. Fue por eso, por no notar su fascinación, que no comprendió por qué Lua se alejó de él dando varios pasos hacia atrás con una sonrisa confusa y incrédula en sus labios, preguntando si aquello era una broma. ¿Es que acaso no había sido suficientemente sincero? ¿Es que acaso no alcanzaba con sólo halagarla sino que, realmente, debía expresar todos sus sentimientos? Se negaba a ello, se negaba a hacerlo en ese momento, en ese lugar, ese día, frente a la expresión escéptica de la castaña. Podría incluso, gracias a su imaginación, reflejarse lejanamente en las pupilas de Lua, y sí, su rostro sólo dibujaba qué tan perdedor era. – No, no, Lua. Cla… claro que no ess una broma - comenzó a tartamudear porque simplemente no sabía qué hacer. Dio dos pasos hacia adelante y se plantó, por miedo a su reacción. Quiso desaparecer, sin invisible como había sido siempre. Después de todo, aunque se juntara con diamantes, el celofán siempre sería sólo eso, celofán.


Raymond Klaus Gregory Harvey!


I know I don't know you, but I want you so bad.
Everyone has a secret, but can they keep it.
Oh, no they can't




- I'm looking for love this time -

Slowly you say "I'm not there yet!":


avatar
R. Klaus Gregory
DURMSTRANG
DURMSTRANG

Mensajes : 31
Puntos de Canje : 36160
Fecha de inscripción : 21/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De mochileros.com

Mensaje por Lua A. Marsden el Vie Ene 06, 2012 7:49 am


Seguro, segurísimo que aquello era una broma, una de muy mal gusto, una que dolía bastante, y ahi empezaba, lo que en toda su vida había evitado, renegado y vuento a evitar ahora la perseguía. El amor. No no no, no podía ser amor aquello, el amor era algo - segun palabras de su hermana - hermoso ee inevitable. - algo exactamente como aquello. Pero el amor es inseguro. Nunca se puede saber mas alla de lo que la otra persona diga, en cuestines de centmientos, Lua es un cero a la izquierda. Por eso prefiere la acción, los golpes a las discuciones, el sexo para relacionarse con los hombres, porque no quiere sufrir, porque al fin y al cabo es una Marsden y si no se esconde en aquel caparazón no sería digna.


- No es una broma? - preguntó, sin alterarse, dejaba aquello para las demás niñas mimadas y alteradamente enamoradas hasta de las rocas del jardín. - Entonces dime que es lo que quieres.. - le dijo parandose un paso más adelante, volviendo a estar frente a él pero sin tocarlo. Quizás solo quería lo que todos, y sus metodos eran tontos, quizás solo quería llevarsela a la cama como todos los demás y luego pavonearse por allí diciendo cualquier cosa a los demás, así eran los chicos, aquel seguro que había sido enseñado por Kairos. Le sonaba extraño, porque Klaus era amigo de Z, no de K, y Zee era un hombre hermoso, su hermanito no se aprovecharía de cualquier situaciónp ara llevarse a la cama a cualquiera. No, él lo haría todo mucho más prolijo, pero bueno, uno no tiene la culpa de los amigos que le tocaban en suerte.

Su corazón aun bombraba demasiado rápido y eso moleto en el estómago seguía allí, causandole escalofríos apenas levantaba la mirada para ver al castaño. - Yo no voy a acostarme contigo porque si, para que luego te pavonees.. - murmuró como si nunca hubiera hecho algo así, con él no lo haría, habái algo más fuerte que le impedía que el se acercase más porque este iba a doler más que todos los demás juntos.



A la carga mi rockanroll desborda cualquier mal.

Lua Aleera Marsden.-


avatar
Lua A. Marsden
GRYFFINDOR
GRYFFINDOR

Mensajes : 87
Puntos de Canje : 36673
Fecha de inscripción : 21/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De mochileros.com

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.