La Herencia (Theodore Nott)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La Herencia (Theodore Nott)

Mensaje por Auxanne Lestrange el Sáb Mayo 07, 2011 2:05 am

7 de Octubre // Doce del dia

Auxanne Lestrange se encontraba de pie ante la entrada del imponente edicio de Gringotts. Para la Comunidad Magica su nombre era Auxanne Defray, una mujer Francesa de incontable fortuna que se habia mudado a Inglaterra por negocios. Pero la verdad era que su estadia en ese pais era para estar junto a su Señor y ayudar asi a la causa. La unica causa por la que valia la pena vivir.
Hacerse de la Camara de sus padres fue solo posible gracias a la ayuda de Narcissa Black, su tia, quien al conocerla no pudo negar el parecido de Auxanne con Bellatrix a su edad. Le hizo entrega de la varita de su madre, recuperada por un elfo domestico de la familia Malfoy durante la batalla perdida el dia que Auxanne nacio. La madera de nogal con nucleo de dragon tenia una empuñadura de plata y una serpiente tallada que terminaba con las fauces abierta del reptil, de donde salia una esmeralda. A Auxanne le sorprendio el parecido de aquella varita con la suya propia, como si su madre y ella hubiesen estado siempre conectadas. Y era esa varita la llave necesaria para hacer entrada a la camara Lestrange, donde una cuota mas de su fortuna se escondia en el subsuelo del Banco Magico.
Auxanne miro el cielo grisaceo que cubria Londres y sintio un escalofrio por la brisa gelida que golpeo sus palidas mejillas. Iba ataviada en una tunica negra y larga, con un tajo revelador que le llegaba hasta el muslo cuando caminaba. Su lustroso cabello oscuro iba tapado por un sombrero en punta, clasico de la moda Brujistica, de un negro tornasol. Y sus manos iban cubiertas por unos guantes rojo vino de cuero, ocultando asi la marca que mostraba la lealtad a su señor. Esperaba en ese lugar a Theodore Nott, aliado y hombre de confianza. El la ayudaria a pasar por Gringotts en busca de los secretos que su madre habia ocultado ahi, y que ayudarian para los planes de su señor. El plan era decir que por orden judicial, una bien falsificada, venian a hacer incautacion sobre las pertenencias de la Señora Lestrange. Ademas que deseaban cambiar sus contenidos a una nueva boveda, a la cual solo Auxanne tendria ingreso, como encargada de la causa. Todo habia sido previsto por Auxanne, hasta el mas minimo detalle, y la presencia de Theodore, un hombre serio y responsable para la comunidad, le daria aun mas valor a sus palabras. Fue por ello que sus labios rojos mantenian una leve sonrisa mientras esperaba frente a la fachada del imponente edificio. De a poco todo comenzaba a tomar logica en su vida.
Auxanne Lestrange podia sentir como el sentido de la Causa le daba total sentido a su propia existencia.
avatar
Auxanne Lestrange

Mensajes : 41
Puntos de Canje : 35313
Fecha de inscripción : 06/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Herencia (Theodore Nott)

Mensaje por Theodore A. Nott el Sáb Mayo 07, 2011 3:02 am

[Un día antes]

Hace varios días había recibido una lechuza en mi casa. El animal era totalmente negro y los ojos eran de color ámbar, sabía a la perfección de quién era la bestia o al menos de dónde provenía. En el pico llevaba un sobre color rojo italiano, sellado con cera negra. Hice un ademan desde mi silla detrás de mi escritorio para que el ave entrara y se posara en un pequeño palo que tenía para recibir a las lechuzas. Tomé el sobre y con un manotazo al aire hice que se fuera, sin darle antes alguna golosina o una caricia en la cabeza.

Rompí el sello y trozos de cera saltaron. Abrí el sobre y dentro saqué un pedazo de pergamino blanco. Lo extendí y sonreí al ver la letra, definitivamente no me había equivoca, el color del sobre, el color de la letra y la caligrafía eran de Auxanne. Me recargué en el respaldo de la silla y leí con atención lo que ponía. Saludos, algunas vivencias con poco importancia, más saludos y finalmente un posdata, “Mañana. Medio día.” Al parecer ya se había decidido a llevar a cabo el plan que teníamos desde hace un tiempo.

[7 de octubre]

Había tenido que ir demasiado temprano al Ministerio de Magia para dar el aviso de que quizás estaría buena parte de la tarde fuera la oficina. No tenía que darle explicaciones a nadie puesto que sabían con anticipación qué tendría que hacer personalmente una incautación en la bóveda de la ya fallecida Bellatrix Lestrange. Dejé sobre mi escritorio la orden, lista para aparecerla en el banco en que caso de que los duendes se pusieran difíciles.

Cerré la puerta de mi oficina y me fui hasta la chimenea, donde apenas ingresé me llevó de forma inmediata a un edifcio abandonado en pleno centro de Londrés. Cuando estuvé fuera me desaparecí para aparecerme justo en la entrada del banco de los magos, Gringotts. Miré a mi al rededor para encontrar el rostro de Auxanne y así lo hice. Me acerqué a ella con apenas una sonrisa en los labios. –Buenas tardes Auxanne– le dije colocándome a su lado –Espero no haberte hecho esperar demasiado tiempo– comenté –Quería segurarme de que todo estuviera en orden antes de...– rodé los ojos.

avatar
Theodore A. Nott
Puesto en el Ministerio
Neo-Mortífago

Mensajes : 68
Puntos de Canje : 35395
Fecha de inscripción : 19/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Herencia (Theodore Nott)

Mensaje por Auxanne Lestrange el Sáb Mayo 07, 2011 3:23 am

Una otra mirada se posaba en Auxanne mientras se acomodaba el sombrero con sus manos enguantadas. Hombres y mujeres observaban a aquella dama que se veia de Alta Alcurnia por su parada y sus ropajes, pero que nunca antes habia sido vista en alguna revista o reunion social. Era una completa extraña para el mundo ingles, pero pronto eso cambiaria. Una fiesta del dia de brujos celebrado por el Ministerio de Magia seria la ocasion ideal para darse a conocer. Auxanne Debray, herdera millonaria y bruja de familia Sangre Pura iria a codearse con los altos cargos. Ya trabajaba en un plan con respecto a ello. Su intencion completa era parecer una damisela en peligro, sola y desprotegida en aquel nuevo pais. Buscaria el refugio bajo los aleros de los ganadores de la Guerra, quienes se conmoverian por su historia de chica practicamente huerfana con una madre demente. Una actuacion que Auxanne podria llevar a cabo sin problema alguno, al final del dia esa era su historia.

La voz de Theodore Nott la saco de sus cavilaciones. El hombre, tan elegante como siempre, se acerco a ella excusandose por la demora. Auxanne le devolvio la leve sonrisa y poso una de sus manos enguantadas en su hombro-. Todo esta en orden, querido Theodore- respondio con aquel acento frances innato de su lengua, a la vez que besaba cada una de las mejillas de Nott a modo de saludo, tal como se usaba en Francia. Miro sus ojos sin reparo alguno y se tomo de su brazo, tal como una dama camina junto a un caballero-. La varita esta en mi bolsillo, asi que no tendremos ningun problema para acceder a la Boveda- le señalo tocando con su mano libre el bolsillo de su tunica-. ¿Vamos?-.

Del brazo se adentraron en el edificio de techo alto y construccion neoclasica. Pilares de piedra flanqueaban las entrada y cuadros de eventos historicos replegaban las paredes en marcos de brocados dorados. Se acercaron hacia un meson donde un duende con lentes redondos miraba unos papeles. Auxanne sonrio y poso su mano enguantada en el meson que le llegaba al pecho. Era deber de Theodore dar las explicaciones respectivas. Ella solo tenia que actuar, preocupada de que no estuvieran espiando tras las espaldas, y concentrada en su tarea: encontrar aquello que Lord necesitaba.
avatar
Auxanne Lestrange

Mensajes : 41
Puntos de Canje : 35313
Fecha de inscripción : 06/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Herencia (Theodore Nott)

Mensaje por Theodore A. Nott el Lun Mayo 09, 2011 3:07 pm

La sonrisa de Auxanne a pesar de haber sido sencilla y apenas visible había hecho que en mi algo se emocionara. Sabía que no debía de pensar de esa forma en ella pero era imposible. Se trataba de una chica demasiado atractiva y estaba seguro que ella lo sabía y que podía aprovecharse de ellos. Vi como su mano se posaba sobre mi hombro y miré sus guantes, deseando ver sus manos desnudas.

Nuestros rostros se acercaron para darnos dos besos en ambas mejillas al puro estilo francés. Parecía que leía mis pensamientos, pues justo estaba por preguntarle por lo de la varita cuando ella me contestó que la traía en su bolsillo. Se tomó de mi hombro y juntos entramos al banco, pasando a un lado de los guardias que traían sus varas doradas que identificaban si alguien traía algún objeto oscuro.

Las puertas se cerraron detrás de nosotros y caminamos el largo pasillo hacia la mesa que estaban hasta el fondo en el centro. Varios duendes me veían e inclinaban su cabeza y yo sólo me limitaba a sonreír con gran superioridad. Los duendes eran pocos de los seres mágicos que sabían respetar a las familias de sangre limpia.

Llegamos con el duende que se encargaba de recibir a todos los que iban de visita. –Yo me encargo– le dije acercando mi boca su oreja derecha. Me solté de su brazo y carraspeando cuando estuve frente al duende lo llamé por su nombre. El ser me vio el rostro y después hizo una mueca que seguramente debió de haber sido una sonrisa. –Vengo a hacer un chequeo en la bóveda de los Lastrange– dije de forma seria –Hacer una incautación y traspasar TODO a una nueva bóveda en la cual mi acompañante será la única que podrá tener acceso a ella– terminé haciendo un ademan para Auxanne se acercara.

El duende la vio de arriba hacia abajo y pude notar que abría demasiado los ojos, quizás se debía a esa presencia que tenía de los Lestrange o al parecido que tenía con la misma Bellatrix Black. –¿Sucede algo? – pregunté al duende que regresó sus ojos hacia mí –Tengo una orden firmada por el mismo Ministro de Magia Ezra Knnox, donde me da la autorización de hacer lo que le he dicho– saqué mi varita para aparecer dicho documento pero el duende movió la cabeza de forma negativa. Llamó a otro duende de nombre Gollum y le dije que nos llevara hasta la cámara de los Lestrange.



avatar
Theodore A. Nott
Puesto en el Ministerio
Neo-Mortífago

Mensajes : 68
Puntos de Canje : 35395
Fecha de inscripción : 19/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Herencia (Theodore Nott)

Mensaje por Auxanne Lestrange el Miér Jun 01, 2011 8:17 am

La seguridad con la que actuó Theodore Nott provocó que una sonrisa se posara en los labios de Auxanne. Siempre había admirado a los hombres que se hacían respetar con su sola presencia, ya que en su mayoría buscaban títulos y nombres que los validaran. Theodore Nott, teniéndolos, no necesitaba nada de aquello para demostrar su importancia. Bastaba su sola existencia.

Admirando con sus ojos claros al duendecillo, quien no dudó en hacer caso, Auxanne se mantuvo de pie junto a Theodore. La varita de su madre hacía peso en el bolsillo de su túnica, y sus manos enguantadas acariciaron la varita sobre la tela, sintiendo levemente la forma de la serpiente en la madera.

Gollum, una criatura pequeña y enjuta, se acercó a ellos y les pidió que los siguiera. La mano de Auxanne se posó nuevamente en el brazo de Nott, caminando junto a él a paso calmado mientras admiraba la riqueza que Gringotts demostraba. Aunque podría estar nerviosa, no lo estaba. Era como que todo aquel lugar le parecía extrañamente familiar. Se sentía como si siempre hubiese pertenecido a Inglaterra y a su círculo social.

Llegaron a un carro en el cual había que subir. Auxanne, con una sutil destreza, se poyó del brazo de Theodore y subió una de sus piernas. Al hacerlo el tajo de su túnica reveló su pierna cubierta por unas medias. Sin inmutarse subió la otra, y prontamente estuvo sentada al interior de aquel carro que distaba con la elegancia que todo el edificio hacía demostrar. En Francia ese no sería el medio de transporte, pensó Auxanne.

Una vez el Señor Nott ingresó al carro también, el duende impulsó una palanca y el móvil se comenzó a mover. El aire rancio de las profundidades se adentró por la nariz de Auxanne, por lo cual arrugó un poco su gesto. Sus manos, posada una sobre su regazo en el asiento de madera y la otra sobre el brazo de Theodore, se fueron rápidamente hacia las paredes del carro para sujetarse de ellas. Mientras avanzaban la velocidad del medio de transporte aumentaba. Eso parecía una carrera hacia lo oscuro, y a Auxanne aquella adrenalina le recordaba al furor que sentía en aquellos instantes anteriores a lanzar un avada. Era realmente fascinante.

Cuando por fin el carro se detuvo, Auxanne se quitó el sombrero y con un movimiento de su varita lo empequeñeció, guardándoselo en su bolsillo. Se puso de pie en el carro y admiró desde su interior la puerta que les revelaba la bóveda a los secretos de su familia. Con ayuda de Theodore salió del carro con elegancia a pesar del extraño movimiento que debía realizar para evitar tropezar con las paredes del carro. Y una vez que sus pies tocaron el suelo se hizo de la varita que llevaba en su bolsillo, y sin más la puso frente a la puerta-. Tojour pour- pronunció con su acento francés y las puertas se abrieron... revelando parte de la dinastía de los Black.
avatar
Auxanne Lestrange

Mensajes : 41
Puntos de Canje : 35313
Fecha de inscripción : 06/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Herencia (Theodore Nott)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.